Miércoles, 20.03.2019 - 11:13 h
El pago del 'Bexsero' abre una larga campaña 

Sanidad enfila el 28-A en guerra total con las CCAA por la financiación de fármacos

Carcedo hará públicas 12 ó 15 medidas "muy importantes" un día antes de que se disuelvan las Cortes. Busca vías para eliminar el copago. 

La nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo. (EFE)
La vacuna de la meningítis se convierte en arma política a dos meses del 28-A. / EFE

A poco más de dos meses de las elecciones generales y a tres de las autonómicas, locales y europeas, la vacuna contra la meningitis B 'Bexsero', que incluirán en su catálogo de vacunación Canarias y Castilla y León contra el criterio del Ministerio de Sanidad y Bienestar Social, ha encendido el debate político y se ha convertido en arma arrojadiza entre las comunidades y el Estado, enfrentados en el inicio de una larga campaña por la financiación de los medicamentos y por las competencias de las administraciones en este asunto.

La 'guerra del Bexsero', la vacuna del laboratorio GSK que tiene un precio por dosis de 106 euros para las familias y que apenas costará, debido a la compra masiva, 60 euros a las administraciones, ha sido la polémica más sonada hasta ahora, pero el Partido Popular también ha precipitado en el Senado el debate de la financiación de otro fármaco, en este caso contra la fibrosis quística. Por su parte, el Gobierno ha contraatacado adelantando que llevará al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se celebra justo un día antes de disolver las Cortes, "12 o 15 temas muy importantes", que seguro que intensificarán el enfrentamiento.

Así, el Ejecutivo pretende no dejar fuera del debate político asuntos como el copago farmacéutico, la dependencia o el modelo sanitario. El secretario general de Sanidad y Consumo, Faustino Blanco, durante su intervención en un foro organizado por Nueva Economía Fórum, ha dejado claro que en las elecciones generales los ciudadanos tendrán que elegir entre el modelo socialista para la Sanidad -"un sistema sanitario universal"-, y el de los conservadores -"de aseguramiento excluyente"-.

Blanco fue muy tajante y aseguró que sacarán adelante medidas hasta el último minuto, "ya que no estamos en funciones". Una de ellas, como publicó La Información, sería eliminar el copago farmacéutico para jubilados y familias desfavorecidas, una decisión tomada pero que requiere explorar fórmulas, ya que el margen, tras el fiasco en la tramitación de los presupuestos, es muy escaso.

Conflicto competencial con la legislatura agotada

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, ha censurado al Gobierno canario por decidir unilateralmente la financiación del 'Bexsero', que supondrá un coste de tres millones en Canarias y medio millón más en Castilla y León, y ha criticado la iniciativa, "por tener carácter político y ninguna justificación epidemiológica". Mientras, los pediatras y expertos se han puesto nítidamente del lado de los Gobiernos autonómicos. 

Luis Ortigosa, presidente de la Sociedad Canaria de Pediatría, aseguraba en el diario El Día que en "España existen 19 ministerios de Sanidad y todos ellos pueden adaptar sus calendarios vacunales a las necesidades específicas de su entorno", mientras que Amos García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), justificaba en el mismo medio la decisión canaria, "que se ha fundamentado en el alto índice de pobreza existente en el archipiélago y en el comportamiento totalmente imprevisible de la enfermedad".

En la misma línea, la Asociación Española de Pediatría (AEP) respaldaba las decisiones autonómicas de actualizar su calendario vacunal en niños y preadolescentes, al incluir la vacuna contra el meningococo B ('Bexsero') en lactantes. La AEP aseguraba que las evidencias científicas avalan los beneficios para la prevención de la enfermedad y que solo ese motivo podría justificar su financiación pública.

La meningitis B tiene especial incidencia en los niños y adolescentes y a pesar de que el número de casos en nuestro país es muy limitado, tiene una tasa de mortalidad que ronda el 10% y graves secuelas físicas y neurológicas para hasta el 30% de los que la padecen, desde ceguera a sordera pasando por amputación de miembros.

La fibrosis quística, en el Senado

El Partido Popular también ha utilizado el Senado, donde tiene mayoría, para urgir al Ministerio de Sanidad a que financie el 'Orkambi', el medicamento que fabrica el laboratorio Vertex para combatir la fibrosis quística. La posibilidad de que el pago de este fármaco salga de los fondos públicos, curiosamente, fue rechazada por el Gobierno 'popular' cuando estaba en el poder y, ahora, el Ejecutivo del PSOE negocia con la industria la oportunidad de financiarlo, como sucede en Italia y Holanda.

La defensa de la propuesta en la Cámara Alta corrió a cargo del senador canario Antonio Alarcó (PP), que aseguró el 'Orkambi' es el "único medicamento huérfano que ha demostrado eficacia" para hacer frente a esta enfermedad. Ha sido precisamente el Gobierno canario, en manos de Coalición Canaria, quien tomo el pasado diciembre la iniciativa de financiar el fármaco para los pacientes de la comunidad autónoma, una iniciativa que podrían imitar otras administraciones.

A finales del mes de enero, la madre de un niño afectado entregó más de 180.000 firmas en el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social para solicitar la financiación de este medicamento, ya autorizado en España. La ministra Carcedo dijo entonces que comprendía la inquietud de los padres, pero recordó que la financiación de los nuevos medicamentos se rige por el principio de coste-efectividad.

Ahora en Portada 

Comentarios