Lunes, 12.11.2018 - 19:44 h
Ofrecido por:
Nuevo logo de Gas Natural, ahora Naturgy

Las alternativas de movilidad frente a la alta polución

La polución causa al año la muerte de 400.000 personas; frente al problema, crecen las propuestas de combustibles alternativos.

Naturgy

La contaminación y polución del aire a nivel mundial que, solo en la Unión Europea, causa la muerte prematura de unas 400.000 personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, es responsable de las enfermedades cardiovasculares y respiratorias de millones de personas.

Cada año, la situación al respecto empeora. Según el Banco Mundial, el 92% de la población a nivel global viven en lugares donde no se respetan los mandatos sobre la calidad del aire.

En nuestro país, la tendencia se repite. Es el séptimo país de la Unión con más muertes prematuras al año, unas 30.000, causadas por esta problemática, según la Agencia Europea del Medio Ambiente. Ecologistas en Acción apunta, además, que el 81% de los españoles, unos 38 millones de personas, han respirado aire con una concentración de ozono superior a los límites recomendados por la OMS.

Pero ¿qué causa esa polución? Según expertos como Xavier Querol, experto del CSIC, el problema se debe principalmente a la alta densidad de vehículos en grandes núcleos como Madrid o Barcelona, donde existen 2.100 y 5.700 vehículos matriculados por kilómetro cuadrado, respectivamente. El fracaso de políticas ambientales y una flota que supera el diésel en un 65% tampoco ayudan.

Las partículas sólidas, el dióxido de azufre –responsable de problemas en el sistema respiratorio y en las funciones pulmonares, además de cardiopatías- y el dióxido de nitrógeno –causante de bronquitis y problemas pulmonares- son algunas de las partículas más comunes.

Combustibles alternativos

Según la Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad (GASNAM), el gas natural se ha convertido en el combustible alternativo más usado en automoción en España. Los vehículos con esa forma de propulsión emiten un 60% menos de óxido de nitrógeno, un 97% menos de dióxido de azufre y un 93% menos de partículas en suspensión; además, reduce casi a cero las emisiones de NO2, otro de los contaminantes del aire en las ciudades.

Para hacerse una idea, es mejor pensar en términos concretos. En este caso, la sustitución de un 5% del parque de vehículos pesados y turismos de gasolina y diésel a favor del gas natural supondría una disminución de la polución de entre un 1,5 y un 5%, según el informe Calidad del aire en las ciudades españolas: Transporte urbano, sector residencial y terciario. En Madrid y Barcelona, sustituir un 13% de medios tradicionales por vehículos a gas supondría una reducción de 50.000 toneladas de emisiones, según La calidad del aire en las ciudades. Un reto mundial, presentado por la Fundación Naturgy.

Una elección coherente

Muchos países del mundo ya han adoptado el gas natural como principal alternativa. Además de ser habitual en Latinoamérica, triunfa en Italia –donde el parque de vehículos de gas natural supera el millón-, Ucrania –con 800.000- o Alemania -400.000-. En total, en el mundo hay unos 22 millones de vehículos que funcionan con gas natural, y se espera que superen los 200 millones en 2030.

En España, la matriculación de este tipo de vehículos es una tendencia en alza. Según la Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad, las matriculaciones aumentaron en 2017 un 112%; al cierre de ese año, el parque alcanzaba las 8.500 unidades. En total, en España existen 57 estaciones de servicio de gas natural, aunque se espera que se abran otras 35 próximamente.

Ahora en Portada 

Comentarios