Martes, 13.11.2018 - 22:16 h
Una de las fiestas más internacionales de España

Las cifras de la Tomatina: más de 140.000 kilos de tomate para listos para lanzar

Este miércoles tendrá lugar la famosa fiesta del tomate en la localidad valenciana de Buñol, donde tienen ya todo preparado.

Tomatina
La tomatina de este año empleará 145.000 kilos de este fruto / EFE

En menos de 24 horas las calles de Buñol (Valencia) estarán teñidas de rojo. Pero, en este caso, de restos de tomate, porque este miércoles 29 de agosto se celebra una de las fiestas populares de España con más seguidores en el extranjero -con permiso de los Sanfermines-. La Tomatina vuelve un año más con un total de 145.000 kilos de este fruto listos para ser lanzados.

La cooperativa castellonense de La Llosa es la encargada de proveer de tomate a la fiesta, y esta misma mañana han partido los tomates dirección Buñol repartidos en siete camiones. Un total de 540 cajones con los miles de tomates de la variedad "pera roma" que se lanzarán en las calles de este pueblo y que se han enviado lo más maduros posible para que no dañen a nadie cuando se lancen.

El gerente de la cooperativa, José Ramón Mechó, ha explicado a Efe que los tomates proceden de Xilxes, La Llosa, Moncófar, Almenara, Benicarló y Hellín, y que si no se utilizaran para la Tomatina se quedarían en el campo sin coger, porque no son válidos para la venta en fresco ni para conserva. El concejal de la Tomatina, Rafael Pérez, ha explicado que a partir de las 17.00 horas de esta tarde los vecinos procederán a tapar con plásticos sus balcones y fachadas, de manera que esta noche quede todo "bien cerrado para que no entre el tomate".

A las 23.00 horas de la noche se pondrá en marcha el dispositivo de la Tomatina, para la que todavía se pueden adquirir algunas de las últimas entradas de las 17.000 puestas a la venta, a las que se suman las 5.000 entradas gratuitas para los vecinos de Buñol. Eso dará un total de 22.000 personas lanzando tomate sin parar por las calles del pueblo, que no tiene censados ni 10.000 vecinos. Antes del inicio de la Tomatina, que está programada para las 11 de la mañana, saldrán a la venta las últimas 1.500 entradas para quienes aún no tengan la suya.

Asistentes internacionales

Para este año, la Tomatina tendrá visitantes de diversas nacionalidades, como la inglesa, la estadounidense, la francesa y la australiana, lo que demuestra que cada vez más extranjeros se sienten tentados por la fiesta del tomate en la que la máxima es acabar lo más manchado posible.

Entre las novedades de este año, figuran la instalación de "Puntos Violeta" contra las agresiones sexuales -algo que se ha extendido por multitud de eventos públicos y conciertos este verano-, y la puesta en marcha de una aplicación informática para dispositivos móviles, denominada 'Tomatina&Go' y basada en la realidad aumentada. 

Habrá un total de 700 efectivos, entre miembros de la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Autonómica y la Local, Protección civil, seguridad privada y voluntarios, velarán por el bienestar de todos los asistentes y contarán con un helicóptero, un hospital de campaña, doce ambulancias y varias cámaras que vigilarán los enclaves más destacados. 

El ensayo oficial de esta fiesta se produjo el sábado, con la Tomatina Infantil, donde se lanzaron 8.000 kilos de tomates. Esta fiesta coincide con la del patrón de Buñol (San Luis Bertran) y sus orígenes se remontan al año 1945. Entre 1950 y 1957 fue prohibida por las autoridades, hasta que gracias a la demanda de los vecinos se reinstauró de forma oficial.

El pasado mes de octubre, la Comisión de Cultura del Congreso aprobó una propuesta del grupo parlamentario popular relativa a la candidatura de esta fiesta para ser incluida en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, una distinción de la que ya disfruta otra fiesta valenciana, las Fallas. 

Ahora en Portada 

Comentarios