Viernes, 21.02.2020 - 17:45 h

Las cinco ideas que unen a Bernie Sanders y Donald Trump

  • Trump y Sanders son los protagonistas de la actual campaña de EEUU y, por raro que parezca, sus mensajes y algunos de sus gestos se asemejan mucho.

  • Los dos candidatos repiten una y otra vez que no reciben financiación de Wall Street y canalizan la frustación de los norteamericanos.

Las cinco ideas que unen a Bernie Sanders y Donald Trump

"Lo que está ocurriendo en estas elecciones desafía lo corriente. Lo que hemos visto hasta ahora es muy inusual dentro del sistema político bipartidista estadounidense: tenemos dos candidatos, Donald Trump y Bernie Sanders, que están redefiniendo el consensoque prevalece en sus partidos desde los años 70". Con estas palabras explica a www.lainformacion.comJohn J. Judis, analista delCarnagie Endowment for International Peacey columnista de periódicos como New York Times Magazine, Washington Post o Foreign Affairs, la situación tan anormal que vive la política de EEUU.

Son distintas las luchas en ambos partidos pero existe un elemento común: la vieja política está en entredicho. Cada día que pasa, la composición política de EEUU se asemeja más Europa.Donald Trump recuerda a Marine Le Penporque coinciden en la visión nacionalista y el rechazo a los inmigrantes. Por su parte, Bernie Sanders puede ser Jeremy Corbyn inglés ya que los dos representan la vieja nueva política, pertenecieron a los sindicatos y están en contra de la guerra, entre otras cosas.

El Partido Republicano, está envuelto desde hace años en una crisis de identidad que está quedando al descubierto con la irrupción de Trump. En lado demócrata está Bernie Sanders, senador por Vermont, uno de los estados más pequeños, enemigo de las grandes corporaciones, con limitados fondos para su campaña que se lo está poniendo muy difícil a Hillary Clinton.

Trump y Sanders son los protagonistas de la actual campaña y por raro que parezca, sus mensajes y algunos de sus gestos se asemejan mucho. Aunque uno es un millonario y el otro carga contra los millonarios, entre los aspectos que comparten está que se criaron en Nueva York y tienen el pelo canoso. Más allá de estas obviedades, en sus discursos coinciden en al menos cinco ideas.

Trump y Sanders están canalizando la ira de las personas que sienten que el sueño americano ya no está a su alcance

El 23 enero en Iowa, el candidato demócrata dijo: "Yo estoy enfadado y los americanos también están muy enfadados".

Unos días antes, el 14 de enero, durante el debate republicano, el candidato republicano aseguró: "Y os digo... yo no estoy enfadado, estoy muy enfadadoporque nuestro país lo están gobernado horriblemente y con mucho gusto aceptaré el encargo de vuestra ira".

Los dos candidatos canalizan la frustración entre los norteamericanos que se produce en un contexto positivo desde el punto de vista económico ya que la tasa de paro de Estados Unidoscayó a 4,9 por ciento, la menor en 8 años y la economía del país creció a un ritmo de 2,4 por ciento en 2015, pero es insuficiente para los norteamericanos.

Los dos candidatos dan la espalda a las donaciones de Wall Street

El 4 de febrero durante el debate en ABC News, Sanders señaló: "estoy muy orgulloso de ser el único candidato que no se están financiando a través de super PAC, el único que no se está financiando sin dinero Wall Street."

El 6 de febrero durante el debate republicano, Trump dijo: "no quiero su dinero. Voy a hacer lo mejor para América. No quiero su dinero, no necesito su dinero y soy el único que puede decir eso".

Los dos candidatos están llenando salas de conciertos y estadios de fútbol por todo el país. Entre la multitud que les aplaude existe de la sensación de que la corruptela y el dinero dominan el sistema. Por eso, ambos candidatos repiten siempre que pueden cómo han financiado sus campañas, sin acudir a Wall Street. El magnate están financiado su campaña con su fortuna y Sanders a través de las pequeñas contribuciones de 3,5 millones de americanos.

Comparten algunas ideas políticas relacionadas con el desarrollo económico del país

El 29 de noviembre Sanders explicó "necesitamos invertir en nuestras infraestructuras. En nuestras carreteras, nuestros puentes y nuestro sistema servicio de tren obsoleto"

El 3 de septiembre, Trump señaló "tenemos que invertir en nuestra infraestructura, en nuestros puentes, carreteras y túneles...todo se está cayendo a pedazos"

En la seguridad económica de las familias trabajadoras, las similitudes son sorprendentes

El 2 de junio, Sanders aseguró que "necesitamos políticas comerciales que sean justas para los trabajadores estadounidenses , justo para las personas pobres de todo el mundo, y no sólo diseñadas para hacer que los CEOs de las corporaciones multinacionales sean más ricas de lo hoy son"

El 18 de junio, Trump señaló "necesitamos comercio justo, no libre comercio.Necesitamos un comercio justo que va ser justo."

Los dos candidatos apuestan por una seguridad social más generosa

El 26 de junio, Sanders aseguró que "por supuesto que no vamos a cortar la Seguridad Social, vamos a ampliar los beneficios del Seguro Social."

El 11 de diciembre Trump indicó que "no vamos a reducir la seguridad social ni cortar el Medicare. Vamos a traer de vuelta todos los trabajos que no están quitando y vamos a tener un país rico otra vez".

Mientras que muchos republicanos hablan de privatización de la Seguridad Social y algunos demócratas quieren cambiar el mecanismo de cálculo. Sanders y Trump quieren una Seguridad Social más generosa.Si llegan a la Casa Blanca, se darán de bruces con la realpolitik

Tanto Sanders como Trump "son populistas cuyas propuestas, de ser los candidatos finales y, si alguno lo consigue, llegar a laCasa Blanca, probablemente se den de bruces con la 'realpolitik'", insiste el director del Instituto Franklin, Julio Carreño.

En el hipotético caso de Trump o Sanders llegaran a la casa Blanca no sería un fenómeno nuevo. En 1976, un 'outsider' de Washington llamado Jimmy Carterllegó al poder aupado por el descontento y la desconfianza creada tras el paso por la presidencia de Nixon y el caso Watergate. Sin ser un populista, Carter tuvo que gobernar incluso contra su propio partido. Como resultado, perdió las elecciones de 1980. "Estoy convencido de que si Sanders o Trump fueran capaces de llegar a la Casa Blanca correrían la misma suerte que Carter", señala Julio Carreño.

Aún es pronto para apartar a la vieja élite política del poder. El 1 de marzo se celebra el famoso y crucial "supermartes" en una decena de estados, entre ellos Alabama, Arkansas, Colorado,Georgia,Massachusetts, Texas y Virginia...Veremos quien gana la batalla: la nueva o vieja política.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING