Lunes, 20.11.2017 - 16:46 h
Tras la decisión de las bases 

Las contradicciones de Colau: reniega del independentismo, pero rompe con el PSC

Mientras, Puigdemont ha afirmado en una entrevista que una solución diferente a la independencia de Cataluña es "siempre posible". 

Colau y Puigdemont anuncian que en Barcelona se podrá votar el 1-O sin detallar cómo
Colau: "No soy independentista, la ruptura con el PSC es por democracia". / L.I. 

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reiterado este lunes que no es independentista y que la ruptura con el PSC, votada por las bases de su formación Barcelona en Comú, "tiene que ver con la democracia".

En declaraciones a RAC1, Colau ha respondido a Miquel Iceta, que la ha acusado de independentista, que la ruptura del pacto municipal no significa que "he elegido independencia, no soy independentista y he sido muy crítica con la DUI".

La ruptura "tiene que ver con la democracia y con la tristeza por la aplicación del 155, un hecho insólito y terrible que el PSC no ha condenado, sino que ha construido", ha añadido.

La militancia de Barcelona en Comú ha aprobado, con un 54% de votos favorables, romper el pacto de gobierno que mantenía con el PSC en Barcelona por el apoyo de los socialistas catalanes a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La formación que lidera Ada Colau gobernará ahora sólo con el apoyo de 11 de los 41 concejales que tiene el consistorio.

Colau, que no ha querido desvelar qué votó, ha añadido que se siente "identificada plenamente con el resultado".

La alcaldesa ha destacado que "muchos no reconocemos los últimos movimientos del PSC" y ha dicho que Iceta "nos deja a todos perplejos porque no sólo se alinea con el apoyo de Pedro Sánchez a Rajoy, sino que también se hace 'selfies' con Albiol e incluye en sus filas Unión Democrática y Societat Civil Catalana".

Ha añadido que "todo esto es legítimo", pero que "es perjudicial para Cataluña que el partido socialista haya hecho este viraje a la derecha".

Ada Colau ha defendido que "trabajamos para mostrar que hay un espacio que no se identifica con los dos bloques, ni DUI, ni 155" y ha resaltado que el Ayuntamiento de Barcelona es la única gran institución "que queda funcionando con cargos electos elegidos por ciudadanía", tras el 155 aplicado al Parlament y a la Generalitat.

Puigdemont y su solución diferente a la independencia

Por su parte, el presidente destituido de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha afirmado este lunes en una entrevista al diario belga 'Le Soir'  que una solución diferente a la independencia de esa comunidad autónoma es "siempre posible".

"¡Siempre es posible! ¡He trabajado durante treinta años para obtener otro anclaje de Cataluña en España!. Hemos trabajado mucho en eso, pero la llegada al poder del señor Aznar detuvo esa senda", afirmó al periódico francófono el político catalán, quien insiste en estar dispuesto a aceptar "la realidad de otra relación con España".

Así, Puigdemont se muestra a favor de un acuerdo con el Gobierno central, pero subraya que el origen de la crisis actual se encuentra en 2010, cuando el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales varios artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios