Viernes, 24.11.2017 - 05:10 h
Salir del paro crónico

Las empresas ahora miran a los mayores de 50 años en busca del trabajador diez

Por primera vez en la serie histórica la franja laboral de 60 a 64 años supera el millón de ocupados 

¿Encontrar trabajo a partir de los 50? Lo que era misión imposible empieza a serlo menos. La realidad siempre es gris. Es cierto que hoy, uno de cada cuatro parados tiene más de 50 años, cuando hace siete años ese porcentaje solo alcanzaba el 15% o en el año 2005 el 12,5%. Lo es también que los trabajadores mayores de 50 que buscan empleo roza según la EPA el millón de personas (986.000 de 3.914.300).

La otra realidad es que los mayores de 50 años suman, según la EPA del segundo trimestre, más de cinco millones y medio de trabajadores, casi el 30% de los 18.813.300 que ocupados hasta junio de este año. Por primera vez en la serie histórica superaron el millón de ocupados en la franja laboral que va desde los 60 a los 64 años. El dato de ocupados, no obstante, también es un reflejo más del envejecimiento de la población que se traslada al mercado laboral. La lacra y el reto es que hablamos de parados de larga duración.

La otra cara de la moneda es que las cosas parecen estar cambiando y las empresas pueden empezar a ver este nicho como el del empleado diez. "Las empresas buscan cada vez más aptitud, responsabilidad, control de la presión, implicación, fidelidad y compromiso. Y saben que eso lo van a encontrar en personas de estas edades", confiesa Jaume Farré, director del Departamento de Integración sociolaboral de la Fundación La Caixa y uno de los impulsores del programa Incorpora, una acción que da cifras para la esperanza. De los 28.000 contratados gracias a este, 5.000 son mayores de 45 años y el 78% sigue en sus puestos un año después. Y lo mejor: "casi ninguno vuelve al programa. Se han reactivado".

Autoestima y reciclaje son las palabras clave. "Son personas moralmente tocadas, con cargas familiares en su mayoría. Hay que hacerlas volver a creer en sí mismas porque sus angustias son cotizar, la jubilación, la familia", confiesa Farré. El siguiente reto es "que descubran cualidades que desconocían, hacerles entender que no trabajarán de lo mismo". 385 entidades, 1.000 técnicos profesionales, y 29 millones de euros invertidos al año están logrando conectar a las empresas con este sector de la población, que aunque tiene una tasa de paro (15%) inferior a la de los menores de 34 tiene el hándicap de para qué sirvo ahora.

el dato

De los 5.000 contratados mayores de 45 años gracias a la Fundación Caixa, el 78% sigue en su sitio un año después 

385 entidades, 1.000 técnicos profesionales, y 29 millones de euros invertidos al año están logrando conectar a las empresas con este sector de la población

Jordi García Viña, director de relaciones laborales de la CEOE, cree que en la actualidad hay más problemas de contratación en el primer empleo. "El gran problema del sector de mayores de 45 o 50 años es que llevaban trabajando para la misma empresa gran parte de su vida. Tienen que enfrentarse a la movilidad, porque ahora el mercado de trabajo es más flexible". Sí es tiempo de rotaciones, trabajos efímeros... en aras de la competitividad. "Es necesario tener un valor en el mercado", reconoce Viña, "y estas personas sí tienen unas aptitudes y unas condiciones, pero es cierto que engrosan la mayor tragedia de Europa en el SXXI: el desempleo de larga duración".

Juan Gómez tenía más de 60 años cuando se vio en el paro. Toda la vida trabajando (haciendo mosaicos, en el transporte, de albañil...) y al borde la jubilación se quedaba sin nada. "Iba con mi CV a todas partes. Tenía una discapacidad en la rodilla por mi último trabajo y no era fácil". Aún recuerda cuando una empresa le rechazó directamente por su edad: "Me dolió, me sentí mayor. Porque esto afecta a todo, a uno, a la familia". Luego gracias a la fundación de la Caixa logró un puesto de conserje: "Ya ves, dejé de trabajar a los 69. El día que me dieron el trabajo hice una fiesta en casa. Mis hijas se volvieron locas". Solo tiene un consejo para los que se vean en su lugar: "Que no tiren la toalla. Y que no esperan en casa. Nadie les va a llamar, hay que salir, buscar".

"Nunca hay que tirar la toalla"

Juán GómezEncontró trabajo a los 62 y no se jubiló hasta los 69 


¿Dónde? Tres son los grupos a los que los mayores de 50 se dedican mayoritariamente según la Encuesta de Población Activa. Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores, Técnicos y profesionales científicos e intelectuales y lo que el INE llama ocupaciones elementales.

Desde la Fundación la Caixa también transmiten un último mensaje. "Responsabilidad social. Hay que sensibilizar a las empresas, dar trabajo a gente en esta situación es una gran aportación a la sociedad".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios