Las víctimas recorrieron 150 metros abarrotados de gente hasta la enfermería

  • Las víctimas de la avalancha en la fiesta de Halloween en el Madrid Arena tuvieron que recorrer en brazos de gente una distancia de 150 metros "abarrotados" de personas desde el lugar del siniestro hasta la enfermería.

Madrid, 26 dic.- Las víctimas de la avalancha en la fiesta de Halloween en el Madrid Arena tuvieron que recorrer en brazos de gente una distancia de 150 metros "abarrotados" de personas desde el lugar del siniestro hasta la enfermería.

"Esto es algo terrible, tremendo", han indicado dos de los abogados de las jóvenes víctimas de la tragedia durante una inspección ocular del recinto, en la que ha participado el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López Palop, que investiga el caso.

También han asistido el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, la fiscal del juzgado, así como los abogados de todas las partes, acusaciones particulares, acusaciones populares y de Diviertt, la empresa organizadora del evento, y de Kontrol 34.

Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, ha precisado que durante la inspección se ha medido el pasillo donde ocurrieron los hechos, que tiene tres metros de ancho por doce de largo, lo que lo convierte en "un auténtico túnel".

Además, ha detallado Núñez, ha quedado claro que, de las nueve salidas existentes en el local, sólo estaban abiertas tres y la grande de emergencia, ya que las demás estaban cerradas para vestuario, camerino o el escenario, de forma que "querían desalojar a 10.000 personas por tres salidas", lo cual era "totalmente inviable". EFE

xh/mlb

Mostrar comentarios