Lunes, 06.04.2020 - 17:49 h
Incumple el pacto de Gobierno con Podemos

Bronca PSOE-Podemos con la Ley Celaá: conserva la ayuda a 'coles' que segreguen

La nueva Ley de Educación mantiene las subvenciones públicas a los centros concertados que separen a los alumnos. Malestar en el equipo de Iglesias.

Las ministras de Educación, Hacienda e Igualdad, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
Bronca en el Gobierno con la Ley Celaá: el PSOE mantiene la segregación por sexos / EFE 

Importante división en el consejo de ministros entre los miembros del PSOE y de Unidas Podemos a costa del nuevo proyecto de ley de Educación que acaba de aprobar el Gobierno. El motivo de la discordia, esta vez, es la decisión del Ministerio de Educación de no acabar con las subvenciones económicas a los centros de educación concertados que separen a los alumnos. Es un asunto que ha quedado fuera del proyecto de ley que ha visto luz verde este martes.

Según explican fuentes gubernamentales, esta situación ha provocado un profundo malestar entre los titulares morados del Ejecutivo que, capitaneados por Pablo Iglesias, han mostrado su disconformidad con una ley que incumple el acuerdo de Gobierno firmado por ambos partidos. Es la segunda gran bronca en el seno del Gobierno tras la vivida a costa del anteproyecto de ley de libertad sexual que ha presentado la ministra Irene Montero.

Punto 2.1.1. de dicho pacto de Gobierno: "Derogación de la LOMCE". Última parte del mismo: "La nueva Ley de Educación garantizará desde sus principios rectores la inclusión y la eliminación de la segregación escolar por las condiciones de origen de los estudiantes, por sus necesidades educativas especiales o por sexo". Siguiente punto, el 2.1.2.: "Promoveremos la coeducación en todo el sistema educativo, impidiendo la segregación educativa por razón de sexo en los centros sostenidos con fondos públicos". Este es el aspecto que ha denunciado UP que no cumple con lo acordado en diciembre entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Desde el partido morado denuncian que el acuerdo pasaba por acabar con las subvenciones a aquellos centros de educación concertados que separen a los alumnos. Y, según lamentan, el nuevo proyecto de Ley educativa que lleva el sello del Gobierno de coalición no suprime esas ayudas económicas públicas. Fuentes cercanas al consejo de ministros aseguran que se trata de una decisión que el PSOE no ha querido tomar para no molestar más a la Iglesia y a la Conferencia Episcopal.

La titular de Educación Isabel Celaá, ha explicado que, efectivamente, el proyecto de ley mantiene esas subvenciones: "Afirma que preferentemente se concertarán aquellos centros que no separen a los alumnos por razón de género". Sin embargo, la ministra ha añadido que el proyecto llegará al Congreso y recibirá las enmiendas de los grupos parlamentarios. "Hay que avanzar en acabar con la segregación y que ningún niño pueda ser segregado", ha afirmado la responsable de esta ley. Y ha añadido: "Hay que tratar entre todos los centros sostenidos con fondos públicos las necesidades que requieren más esfuerzo en el sistema

El proyecto de ley, además, mantiene la asignatura de religión tal y como se encuentra en la actualidad: se trata de una materia de oferta obligada y de asunción voluntaria del alumno. No habrá, por tanto, asignatura espejo, según han confirmado fuentes del Gobierno.

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha explicado en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros que este proyecto de ley tendrá un "gran impacto transformador" en todo el sistema educativo y que busca la "excelencia" para "todos" los alumnos. Uno de los aspectos más destacados de la nueva legislación será la incorporación progresiva de la educación entre los 0 y los 3 años.

Según los datos que ha distribuido el ministerio de Celáa, la LOMCE del Gobierno del PP ha incrementado la repetición de cursos (un 15% en la Primaria), la disminuido la graduación (1,6% menos en la ESO y 2% menos en Bachillerato, ha elevado el número de alumnos con asignaturas suspendidas (un 24,2% más en la ESO) y ha subido el gasto de las familias (un 26% más desde 2011).

Según explica el Gobierno, la nueva Ley de Educación impulsará un currículum más competencial y flexible, una enseñanza, en definitiva, menos enciclopédica y menos memorística. Habrá también un tratamiento especializado para los alumnos que permitan el progreso del mismo. La ministra Celaá ha resaltado que es una legislación que potenciará la "equidad".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING