Líder del Senado de EEUU apoya el acuerdo de la Casa Blanca sobre la deuda

  • Washington.- El líder de la mayoría demócrata en el Senado de EEUU, Harry Reid, anunció hoy que apoya el plan para elevar el techo de la deuda que la Casa Blanca ha negociado con los líderes republicanos, según indicó su portavoz en un comunicado.

Washington.- El líder de la mayoría demócrata en el Senado de EEUU, Harry Reid, anunció hoy que apoya el plan para elevar el techo de la deuda que la Casa Blanca ha negociado con los líderes republicanos, según indicó su portavoz en un comunicado.

El senador demócrata respaldará el plan si sus correligionarios el Congreso lo aprueban, según matizó el portavoz, Adam Jentleson.

Poco antes, a la salida de una reunión con otros líderes demócratas, Reid afirmó que espera que el Senado pueda votar en las próximas horas el plan negociado a puerta cerrada este fin de semana entre la Casa Blanca y el líder de la minoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell.

Tanto el presidente de EEUU, Barack Obama, como el vicepresidente, Joe Biden, han tenido un papel activo en las conversaciones, que se intensificaron después de que los planes partidistas se estrellaran en el Congreso el viernes y el sábado.

El pleno del Senado rechazó hoy dar vía libre para que el plan de Reid pudiera ser votado mañana sin más debate, en una votación que dejó esa propuesta en un segundo plano frente a la negociada desde la Casa Blanca.

El propio McConnell aseguró hoy que el plan definitivo para evitar que el país entre en suspensión de pagos el 2 de agosto está "muy cerca".

En una entrevista en la cadena CNN, el senador republicano confió en que ese acuerdo se concretará "pronto", y adelantó que proyecta una reducción del déficit de 3 billones de dólares en los próximos 10 años y que no contará con "ningún aumento de impuestos".

Según el diario especializado Politico, el acuerdo se basa en la propuesta del presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, que permitiría ahorrar 917.000 millones de dólares en los próximos 10 años y elevaría el techo de la deuda en 900.000 millones en dos fases antes del final de este año.

Tras una reducción inmediata del déficit de alrededor de 1 billón de dólares, un nuevo comité bipartidista en el Congreso se encargaría de estudiar y recomendar qué recortes hacer para garantizar al menos otros 1,5 billones menos de déficit.

Mostrar comentarios