Linde calcula que el PIB se acercará al 2% a finales de 2014

    • El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha comparecido ante la comisión de asuntos económicos del Congreso para aclarar a los diputados algunos aspectos sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE).
    • Avala las previsiones económicas del Gobierno y asegura que el crecimiento del PIB se "acercará al 2%" a finales de año.
(Amp.) Linde pide un seguimiento continuo de la recaudación para reaccionar a tiempo si hay desviaciones
(Amp.) Linde pide un seguimiento continuo de la recaudación para reaccionar a tiempo si hay desviaciones
Alexia Acosta

Linde reconoce que "existen riesgos" y que "vienen de Europa" pero confirma la recuperación de la economía española. Así, el Gobernador del Banco de España avala el cuadro macroeconómico realizado por el Ejecutivo en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentados ayer por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El Gobernador del Banco de España considera que las perspectivas de la economía española son más favorables que hace un año, a pesar del peligro de "quedarse anclada durante mucho tiempo en una inflación nula".

Linde aumenta las previsiones realizadas por el Banco de España en julio (1,7%). Asegura que a final del último trimestre el PIB "se acercará al 2%", y que la "inflación recuperará tasas positivas". Si así se cumple, el crecimiento alcanzaría niveles precrisis no registrados desde 2008 aunque ese no sería motivo para esperar subidas salariales.

Linde considerado que se trata de una "discusión absurda" el debate en el que se señala que "ha llegado el momento de subir los salarios" porque todo depende de la empresa y el sector.

Por ello, no cree que el Gobierno apoye los PGE en proyecciones excesivamente positivas, ni siquiera al referirse al descenso de la tasa de paro, eso sí "a un ritmo más pausado" al tiempo que advertía que "alcanzar el déficit previsto del 5,5% para el conjunto de 2014 exigirá mantener el ritmo de ajuste en la segunda mitad del año".

El supervisor ha constatado que el ritmo de crecimiento del empleo "superó las previsiones", y cree que las proyecciones a futuro "apuntan a la prolongación de esta senda de creación de puestos de trabajo y de reducción gradual de la tasa de paro, si bien a ritmos quizá más atenuados".

"La economía española está en una fase de recuperación, lo que significa no sólo más actividad sino, además, un avance en la corrección de los grandes desequilibrios acumulados en la fase anterior de expansión (déficit público, desempleo y endeudamiento privado)".

También se ha referido al impacto positivo de las reforma de las pensiones, y a la reforma fiscal que entrará en vigor en 2015. Así, "la pérdida recaudatoria se verá compensada por la recuperación y el fortalecimiento de la demanda interna" aunque "se deberá hacer un seguimiento" para que no se constaten desviaciones.

"Es evidente que en este momento España es el niño bueno de la clase, pero la clase también tiene que ir bien porque, si no, el niño bueno puede torcerse. España necesita que Europa vaya bien y es cierto que ahí hay un riesgo porque las grandes economías europeas han ido hacia una situación muy plana que, naturalmente, nos afecta, no lo podemos evitar", ha subrayado.

El máximo responsable del Banco de España también ha valorado la recuperación de la demanda y el consumo en España y el papel que está jugando. Esto ha sido posible por la "progresiva normalización de las condiciones financieras", por la "favorable evolución" del mercado laboral y también por la "culminación del fuerte ajuste de la inversión residencial, sobre la que existen indicios de estabilización".

En cuanto al crédito, Linde ha reconocido que "sigue en fase de contracción, en paralelo con el desendeudamiento del sector privado", si bien a su juicio este proceso está "siendo compatible con una recomposición de los flujos de crédito hacia las empresas con mejores perspectivas de actividad y exportación".


Mostrar comentarios