Domingo, 15.09.2019 - 08:33 h
Casi 1.000 hectáreas arrasadas

Consiguen controlar el incendio de Gran Canaria pero el viento mantiene la alerta

Durante el fin de semana casi mil vecinos tuvieron que ser evacuadas, setenta de ellos aún permanecen alojados en albergues

Imagen aérea del incendio de Artenara
Consiguen controlar el incencio de Gran Canaria pero el viento mantiene la alerta / GUARDIA CIVIL

El dispositivo desplegado ha logrado contener el incendio de la isla de Gran Canaria, gracias a la combinación de gracias a la labor combinada de los medios aéreos y terrestres. Aunque los efectivos forestales continúan en estado de alerta ya que se esperan rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora que podrían empeorar la situación.

El fuego, que se declaró el pasado sábado en el barrio de Juncalillo, en la cumbre de la isla, ha arrasado casi mil hectáreas y ha obligado a desalojar a un millar de personas. Así lo ha informado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, quien h a destacado que ela "magnífica" labor desarrollada por los agentes terrestres, entre 500 y 600 personas que están trabajando en distintos turnos en las labores de extinción, y los operativos aéreos, diez helicópteros y una avioneta.

El presidente ha lamentado el daño causado por las llamas, que han arrasado casi mil hectáreas de bosque. Torres ha informado de que en las próximas horas se va a intensificar el trabajo que están realizando todas las unidades aéreas y terrestres porque a partir de la noche se tendrá que centralizar toda las labores de extinción en los efectivos terrestres, al dejar de operar los medios aéreos.

En cuanto a la evolución de la meteorología, detalló que se prevé una bajada de las temperaturas en la cumbre, lo que beneficia a los trabajos de extinción, pero se ha activado la prealerta a partir de la próxima medianoche por vientos que pueden ser importantes, de entre 40 y 70 km/h, lo que supone una "mala noticia" porque la llegada del viento puede hacer que la contención lograda sea insuficiente.

Torres señaló que se está trabajando en el perímetro del incendio (23 kilómetros) humedeciendo la zona y realizando zanjas para intentar evitar que el fuego lo traspase y alcance cotas más altas, lo que dificultaría mucho la contención del incendio. Dijo, además, que si esta noche el viento es superior a 70 kilómetros por hora, hay un "riesgo alto" de que se reaviva el fuego, lo que podría dificultar la acción que se está desarrollando en estos momentos.

Un millar de vecinos desalojados en el fin de semana

En relación a los vecinos que han sido desalojados, comentó que durante el domingo algunas personas pudieron regresar a sus viviendas. Recordó que fueron evacuadas cerca de mil personas y todavía quedan cerca de sesenta alojados en los albergues que han habilitado los ayuntamientos. 

Torres detalló que aún hay que habrá que esperar a que se apague el incendio para valorar los daños de las viviendas afectadas. El presidente de Canarias aclaró también que, a pesar de que la mañana  del domingo se dijo que sí, al final ninguna persona ha resultado herida en las labores de extinción, aunque sí algún senderista que ha tenido algún percance físico, pero no por el fuego. Por ello, insistió en pedir a la población que siga las indicaciones de los responsables del incendio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios