Miércoles, 15.08.2018 - 10:39 h
La huelga se convoca como "rechazo" a la desigualdad y discriminación que sufren las mujeres

¿Lograrán las españolas el 8 de marzo el mismo éxito que las islandesas en 1975?

El 24 de octubre de 1975, el 90% de las mujeres de islandesas abandonaron sus puestos de trabajo, el cuidado de la casa y de la familia.

Fotografía de mujeres en huelga en Islandia.
Mujeres en huelga en Islandia. / Wikimedia Commons.

El 24 de octubre de 1975, el 90% de las mujeres de islandesas abandonaron sus puestos de trabajo, el cuidado de la casa y de la familia. La huelga paralizó la isla y cambió su historia para siempre. Durante ese día, los hombres se tuvieron que hacer cargo de sus casas, llevarse a sus hijos al trabajo porque cerraron las escuelas y varias empresas. Gracias a este día, a día de hoy Islandia es un ejemplo en la igualdad de género.

Las mujeres españolas quieren repetir la convocatoria de Islandia. Si todas las españolas secundáramos la huelga del próximo 8 de marzo, sólo trabajaría el 2% de los profesionales de educación infantil o el 6% de los de enfermería.

La huelga se convoca como "rechazo" a la desigualdad y discriminación que sufren las mujeres en el mercado laboral, a la brecha salarial, a la cronificación del desempleo femenino, a la violencia machista en todos los ámbitos y a las políticas de igualdad del Gobierno.

"Lo que queremos es asegurar el éxito de esta movilización en los centros de trabajo y que la participación de las mujeres en asambleas, movilizaciones, superen las expectativas", ha afirmado la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco, que ha subrayado que la duración de dos horas de los paros va a garantizar un mayor seguimiento que si fuera de veinticuatro horas.

Por su parte, la secretaria confederal de UGT, Isabel Araque, ha exigido al Gobierno que haga una reforma laboral para evitar la diferencia salarial en los complementos y pluses, y que el trabajo a tiempo parcial se concrete mayoritariamente entre las mujeres.

En 1980, Islandia tenía una mujer presidenta

En noviembre de 1980, Vigdis Finnbogadottir, una madre soltera divorciada, ganó las elecciones presidenciales. Vigdis fue la primera mujer presidenta en Europa y la primera en el mundo elegida democráticamente. Muchos otros niños islandeses seguramente crecieron dando por hecho que presidir un país es cosa de mujeres.

Vigdis ocupó el cargo durante 16 años, que sembraron el camino para que Islandia llegara a ser conocido como "el país más feminista del mundo". Vigdis llegó a la presidencia arrastrada por la huelga y el movimiento feminista que se inició en 1975. "Lo que ocurrió ese día estableció el primer paso para la emancipación de las mujeres en Islandia. Paralizó el país por completo y abrió los ojos de muchos hombres", contó la preseindata a la BBC.

¿Lograrán las españolas el 8 de marzo el mismo éxito que las islandesas en 1975?

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios