Los forenses rebajan a 12 los fallecidos y se identifican todas las víctimas

  • Barcelona.- El juzgado de Gavà (Barcelona) que lleva las investigaciones del accidente ferroviario de Castelldefels ha confirmado hoy que los forenses han establecido que son finalmente 12, y no 13, las víctimas mortales del atropello, que ya han quedado identificadas a la espera de contrastar el ADN de una joven rumana.

Identificadas todas las víctimas a espera de contrastar el ADN de la joven rumana
Identificadas todas las víctimas a espera de contrastar el ADN de la joven rumana

Barcelona.- El juzgado de Gavà (Barcelona) que lleva las investigaciones del accidente ferroviario de Castelldefels ha confirmado hoy que los forenses han establecido que son finalmente 12, y no 13, las víctimas mortales del atropello, que ya han quedado identificadas a la espera de contrastar el ADN de una joven rumana.

En concreto, las víctimas mortales del atropello son siete ecuatorianos, dos bolivianos, dos colombianos y una rumana.

Mientras proseguían durante la jornada de hoy los trabajos para identificar a todas las víctimas de la trágica noche de la verbena de Sant Joan, el drama de familiares y amigos proseguía en la Ciudad de la Justicia de Barcelona.

Un joven ecuatoriano ha acudido allí en busca de ayuda psicológica porque no puede dormir solo tras presenciar cómo el tren arrolló a una treintena de personas.

Se trata de David, un joven ecuatoriano de 18 años, que ha ido acompañado por su madre en busca de ayuda psicológica que le permita superar el trauma que supuso presenciar el mortal accidente.

El joven ha declarado que vio cómo el tren estuvo a punto de atropellar a uno de sus amigos. Desde entonces no puede dormir porque cuando cierra los ojos le viene "esa imagen a la cabeza", ha dicho, abrazado a su madre.

Asimismo, vecinos de Castelldefels, sobre todo de origen latinoamericano, ha depositado flores en la estación de tren en recuerdo de las víctimas.

De los 12 fallecidos en Castelldefels, hoy se ha identificado a dos personas, un joven ecuatoriano de 18 años y un colombiano de 33. Queda por contrastar la identidad de la joven rumana, de alrededor de 30 años.

Los fallecidos identificados, de entre los 17 y los 39 años, son: Jesús David Parada Ayala (Bolivia, 1991), Diego Erwin Gutiérrez Algarañaz (Bolivia, 1992), Jorge Eliecer Serrano Varón (Colombia, 1971), John Mauricio Osorio Linarez (Colombia, 1977), Danny Ariosto Cedeño Caina (Ecuador, 1985), Fernando Chamorro Pinchao (Ecuador, 1986), Janela Lizeth Luna Correa (Ecuador, 1993), Rosa María Vilar Arboleda (Eduador, 1993), Claudio Javier Mejía Aguas (Ecuador, 1986), Jihnson Eduardo Silva García (Ecuador, 1992). Una familia ecuatoriana no ha querido ofrecer el nombre de su hijo fallecido.

Varios centenares de ecuatorianos se han concentrado esta tarde en el Arco del Triunfo de Barcelona en recuerdo de las víctimas, y el embajador de Ecuador en España, Galo Chiriboga, se ha acercado a las capital catalana para ofrecer personalmente su ayuda a los familiares de los fallecidos, y ha declarado que espera que la investigación sobre el siniestro acabe "cuanto antes".

El juez de Gavà también ha dictado una interlocutoría donde ordena la clonación de la caja negra del tren que atropelló a las víctimas para que esté a disposición de las empresas o administraciones que hacen investigaciones internas.

Respecto a los 10 heridos aún hospitalizados por el siniestro, dos de las mujeres que fueron hospitalizadas en el hospital de Bellvitge en estado grave han pasado hoy a menos graves debido a su evolución positiva.

Se trata de una mujer de 25 años con fractura de pelvis y de otra joven, de 18 años, con fractura de tibia y peroné y traumatismo craneal.

Los otros ocho heridos evolucionan también de forma favorable, según ha informado el departamento de Salud de la Generalitat.

De los diez heridos, dos se encuentran en estado grave, dos en estado menos grave y el resto son heridos leves.

Desde el Gobierno central y de la Generalitat de Cataluña han insistido hoy en que la causa del accidente fue una "imprudencia" por parte de las personas que cruzaron las vías del tren.

El ministro de Fomento, José Blanco, ha afirmado que los últimos informes "ratifican que ha sido una imprudencia lo que ha causado la tragedia que a todos nos ha asolado".

Después de detectarse que muchas personas siguen cruzando las vías del tren a pie en el litoral catalán, Blanco ha hecho "una llamada a la prudencia".

Por su parte, el presidente catalán, José Montilla, ha dicho que la responsabilidad de las personas es intransferible y que la mejora de los accesos a las estaciones y de los mecanismos de información y seguridad "siempre serán insuficientes si no tomamos todos consciencia de nuestra fragilidad".

Por contra, el embajador de Ecuador en España, Galo Chiriboga, ha pedido que se espere al resultado de las investigaciones porque "los hechos sociales y humanos no ocurren necesariamente por causas imputables a ellos", ha declarado a Catalunya Ràdio.

Mostrar comentarios