Domingo, 22.09.2019 - 15:07 h
Les representará Agaz Abogados

Los militares despedidos fichan a un bufete VIP para litigar contra Defensa

El personal de Tropa y Marinería se moviliza para pleitear contra el ministerio por tener que abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir los 45 años. 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, visita a la Legión en Ronda
Los militares despedidos fichan al bufete que 'tumbó' a Mediaset y a Quique Pina / EP

Más de 53.000 militares serán despedidos de las Fuerzas Armadas cuando cumplan los 45 años. El goteo hacia las filas de las oficinas de empleo está siendo constante y continuará siéndolo en los próximos años. Se está preparando una querella contra el Ministerio de Defensa que agrupará a 800 de los afectados y, para ello, un despacho de abogados ya está trabajando en la misma. Se trata de Agaz Abogados, un bufete que ya ha saltado a la palestra mediática por llevar casos contra Mediaset o contra el empresario relacionado con el mundo del fútbol Quique Pina.

El personal de Tropa y Marinería ultima el paso a la vía judicial. No ha sido suficiente la subcomisión en el Congreso de los Diputados que acabó los trabajos parlamentarios sin ninguna solución para su problema. Encaran, por tanto, una incierta situación laboral en una edad crítica para reinventarse en el mundo laboral. Habrá de media cada año más de 2.500 familias que perderán el empleo, siendo los años 2027 y 2029 los momentos con bajas más severas (4.218 y 4.335 afectados, respectivamente). Es más, en esta legislatura (si se prolonga hasta 2020) 3.129 soldados se quedarán sin trabajo. Solo este 2018 serán despedidos más de 500 militares y el año que viene serán 1.000 los afectados.

Militares que serán despedidos al cumplir los 45 años.

Su decisión pasa por acudir a los tribunales a través de dicha demanda colectiva, lo que será un 'David contra Goliat': la Unión de Militares de Tropa (UMT) contra el Ministerio. El despacho Agaz Abogados, de hecho, ya trabaja en esta batalla legal que se desarrollará a lo largo del próximo 2019. Un portavoz del bufete explica a La Información que su defensa se basará en intentar desmontar el famoso Real Decreto 474/1987, el que regula la situación laboral del personal de Tropa y Marinería. Dicha normativa excluye a estos militares del Estatuto de los Trabajadores y del Estatuto Básico del Empleado Público, convirtiéndoles en personal eventual "por exceso de trabajo" en el Ministerio de Defensa. Los demandantes buscan, por tanto, que los tribunales les reconozcan un marco laboral.

Agaz Abogados es un bufete con sede central en Granada que ya ha protagonizado casos mediáticos. Colaboró con la defensa jurídica del empresario Miguel Ángel Gil Marín, el que fuera hijo del expresidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil. También ha ganado casos relacionados con el mundo de la televisión. Así, en 2016 la Sala Primera del Tribunal Supremo condenó a Mediaset a indemnizar con 30.000 euros a una exconcursante de 'Gran Hermano' por intromisión ilegítima en sus derechos al honor y a la propia imagen por las referencias realizadas a su persona tanto en programas de la cadena como en la página web de la misma una vez que había abandonado la casa del concurso y roto su relación contractual con la productora -lea aquí la decisión del alto tribunal-.

El bufete andaluz también ha participado en los litigios contra el empresario Quique Pina, el que fuera propietario del Granada CF. La recuperación de las acciones del Cadiz CF, un proceso en el que también se vio envuelto José María del Nido, o el caso de blaqueo de capitales en el Marbella CF por parte de la mafia rusa también lleva el sello de Agaz Abogados. Asimismo, Agaz defendió a varias concursantes de Miss España que demandaron a los organizadores del concurso por presunto amaño de la elección final.

Son algunos de los casos en los que ha participado este despacho que ahora va litigar contra el Gobierno español por la situación de eventualidad de los militares de tropa y marinería. "Constitucionalmente consideramos ilegal que seamos considerados eventuales tras más de veinte años, en la mayoría de los casos, prestando servicio en las Fuerzas Armadas", argumentan los afectados. "Lo mismo ocurre con los eventuales que son baja por enfermedad o sufren bajas en actos de servicio, que acaban en la calle", explican sobre la libertad que se toma Defensa a la hora de acometer los despidos.

El problema que afecta a estos más de 50.000 militares se encuentra en una 'laguna' existente en la misma Ley de Tropa y Marinería. En la normativa se contemplaba la posibilidad de que los soldados rasos pudieran homologar su trayectoria en el Ejército, pero dicha equiparación académica para la escala de tropa no se ha llegado a desarrollar con el Ministerio de Educación. De esta forma, los militares de base que no han ascendido por diferentes circunstancias durante sus años en las Fuerzas Armadas se quedarán en el paro sin título alguno y con una indemnización por despido únicamente

Ahora en Portada 

Comentarios