Jueves, 16.08.2018 - 15:43 h

Los Mossos, otra vez en el punto de mira

Los Mossos son los agentes autonómicos más denunciados. En 2012, sus agentes recibieron 117 denuncias.

Dos personas han muerto en las últimas horas en sendos arrestos de los Mossos
Dos personas han muerto en las últimas horas en sendos arrestos de los Mossos

Siempre en el punto de mira, la actuación de los Mossos d'Esquadra ha saltado en numerosas ocasiones a titulares relacionándola con casos de malos tratos y abusos. Algunos de ellos, están siendo todavía investigados, otros están en proceso judicial. Los expertos consultados por este periódico afirman que los principales problemas de este cuerpo son la excesiva premura en su constitución, la falta de preparación adecuada de los agentes y un excesivo corporativismo. Estas son las cifras:El cuerpo autonómico con más denuncias

Según el último informe de la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, que engloba a varias organizaciones de derechos humanos, en 2012 se documentaron 851 denuncias por agresiones de la policía en el conjunto del Estado. De estas, 141 fueron en Cataluña, lo que sitúa a la comunidad por encima de la media estatal. Y de estas, 117 corresponden a los Mossos d'Esquadra. Por cuerpos autonómicos, son los Mossos los que acumulan más denuncias: la actuación de la Ertzaintza fue denunciada por 35 personas y tres, la de la policía foral de Navarra. Un cuerpo más numeroso, el de laPolicía Nacional, por ejemplo, tuvo ese año 514 denuncias. En España tenemos 69.825 agentes de policía nacional, según datos de septiembre de 2013. Cataluña tiene 17.160 mossos.

En cuanto al número de agentes imputados, no existe ningún registro oficial y, por tanto, las cifras deben obtenerse del recuento caso a caso. Mossos d'Esquadra no facilita información al respecto. Gemma Galdón, doctora en Política de Seguridad y profesora de esta materia en la Universidad de Barcelona, habla de aproximadamente setenta agentes imputados en la actualidad por distintos casos de abusos y agresiones, un dato recogido del semanario catalán La Directa.

Los datos de denuncias hay que englobarlos, no obstante, en el conjunto de actuaciones, que superan el medio millón anualmente.Según datos facilitados por Mossos d'Esquadra, el año pasado se realizaron 679.939 intervenciones.Comisarías en el punto de mira

De entre todas las comisarías, la lista negra la encabeza la del Raval. Estas dependencias han saltado a titulares en numerosas ocasiones: por el caso de la muerte del empresario Benítez, por el de las presuntas agresiones a un motorista y por los malos tratos denunciados por un periodista, detenido tras recriminar a los agentes una actuación contra un grupo de inmigrantes. Trece agentes están imputados por estos casos. Bien es cierto que El Raval es una de las zonas más conflictivas de la capital catalana, y que sus agentes practican unas 9.000 actuaciones cada año, relacionadas, sobre todo, con casos de prostitución y drogas.

[Te interesa leer: "Hablan los Mossos: tengo que mirar hacia arriba para ver si me están grabando"]Polémicos indultos

Algunos agentes se han beneficiado de controvertidas medidas de gracia del Gobierno para evitar la prisión. Ocurrió, por ejemplo en 2012, cuando el Consejo de Ministros decidió indultar a cuatro mossos condenados por amenazas y palizas a un detenido, a pesar de los informes en contra de los jueces de la Audiencia de Barcelona y la Fiscalía. Los mossos fueron condenados por los hechos ocurridos en julio de 2006, cuando los agentes detuvieron por error a un ciudadano rumano en Barcelona, le golpearon por todo el cuerpo, le amenazaron y le metieron una pistola en la boca para hacerle confesar.

La Audiencia de Barcelona condenó en 2008 a seis años y siete meses de prisión a tres agentes, a dos años y tres meses a otro y a seis meses cárcel a otro por delitos de lesiones graves y maltrato, entre otros. En 2009, el Supremo les rebajó la pena, y posteriormente el Gobierno les aplicó una nueva rebaja, a dos años, que abría la posibilidad de que los agentes eludiesen la cárcel. La condena fue finalmente sustituida por una multa económica de 7.200 euros.Esta decisión provocó una fuerte reacción por parte de los jueces. Casi 200 magistrados firmaron un manifiesto en el que denunciaban el uso "grosero y desviado" de la institución, y defendían la expulsión del cuerpo policial. Desde la Asociación Jueces para la Democracia consideran que "en España la institución del indulto está funcionando de una manera muy reprochable porque el Gobierno concede una serie de medidas de gracia a colectivos con vínculos con el poder, a pesar de las quejas de organismos internacionales que piden más investigaciones", dice a este periódico Joaquin Bosch, portavoz de la asociación, quien reitera que, en este caso, no había ninguna justificación para el indulto.


En septiembre de 2011, el Gobierno concedió también el indulto a tres agentes por insultos y golpes a un detenido en la comisaría de Les Corts. El Supremo les había impuesto, en sentencia firme, penas de tres y cuatro años de cárcel por detener ilegalmente a un hombre y golpearle en esta comisaría. El conocido como "caso Bikini" reveló varios abusos cometidos en Les Corts que obligaron al Departamento de Interior a colocar cámaras en las salas de cacheos de las dependencias policiales. Los hechos ocurrieron en junio de 2006, en la discoteca Bikini, de Barcelona, donde los agentes tomaban una copa, según la sentencia. Un amigo del detenido rozó a uno de ellos de forma accidental y uno de los agentes se encaró a él. El arrestado intentó mediar entre ambos, pero fue llevado a la sala de cacheos de Les Corts, donde le dieron un cabezazo y varios golpes. Al día siguiente, fue puesto en libertad, acusado de lesiones y atentado a la autoridad, delitos por los que resultó absuelto.

[Quizás te interese: "Benítez, Quintana... los casos más polémicos para los Mossos"]Falta de formación

"Es verdad que aquí ha entrado gente que quizás no debería haber entrado", reconoce Albert Miravelt, responsable de la sección de Mossos del sindicato CSIF, "pero eso ocurre en todas partes". Algunos expertos ven en la premura para constituir esta policía autonómica la raíz de la falta de preparación adecuada de los agentes. El cuerpo fue "refundado" en 1983 como policía autonómica de la Generalitat de Cataluña y se tuvo que dotar de efectivos en un corto espacio de tiempo.

"La formación no es la más apropiada para un cuerpo tan nuevo, debido sobre todo a la precipitación en el despliegue de esta policía.", dice la profesora Gemma Galdón, "El despliegue se tenía que completar en 2011, pero se adelantó tres años", explica, "En las primeras promociones eran apenas decenas de agentes, después subieron a unos 500 por año y más tarde se estuvieron licenciando más de dos mil. El instituto de seguridad pública estuvo desbordado durante años y con poca capacidad para seleccionar debido a las exigencias del despliegue"

Así, en 2005 entraron al Cuerpo 1.243 mossos, en 2006, 1589 y en 2007, 1.261. El periodista Bertrán Cazorla, que denunció a los Mossos del Raval por presuntos malos tratos durante su arresto, ha documentado varios casos de abusos de la policía autonómica. Considera que, el principal problema, es, con la falta de preparación, el exceso de corporativismo y la impunidad en las actuaciones.Los vaivenes políticos

La actuación de los Mossos siempre ha estado sometida a los laberintos de las decisiones de sus dirigentes de Interior. Una de las consecuencias fue, por ejemplo, la ida y venida del Código ético, que determina los principios básicos que deben aplicar los Mossos d'Esquadra en sus actuaciones. El Código fue adoptado por el conseller Joan Saura, quien también instaló cámaras de vigilancia en las comisarías, y fue eliminado tras la llegada de CIU. El actual conseller ha prometido recuperarlo.

Los Mossos, otra vez en el punto de mira

Ahora en portada

Comentarios