Martes, 21.01.2020 - 03:37 h
Dispositivo especial para el Barça-Madrid

Los Mossos piden apoyo a la Policía ante la amenaza de 'Tsunami' sobre el Clásico

La policía catalana, que tiene competencias de seguridad en eventos como el Clásico, pactará con la cúpula de Policía Nacional la estrategia a seguir.

Tsunami Democratic
Los Mossos se ven con la Policía ante la amenaza de Tsunami en el Barça-Madrid / EFE

'Tsunami Democràtic' ha señalado el partido de Liga entre FC Barcelona y Real Madrid como objetivo principal. El movimiento independentista quiere aprovechar el espectáculo deportivo más seguido en todo el mundo para imponer su agenda, que contempla exigir al Gobierno central la liberación de los políticos presos por el 'procés' o que Moncloa se pliegue a discutir sobre la autodeterminación. Una amenaza de boicot por la que ya se están empezando a movilizar las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado. Por esta razón, la dirección de los Mossos d'Esquadra y la de la Policía Nacional en Cataluña se reunirán este jueves en Barcelona para discutir el operativo a preparar para el partido del próximo 18 de diciembre, como ha podido saber La Información.

Esta cumbre entre las fuerzas catalana y estatal tiene como objetivo anticipar que las posibles movilizaciones masivas convocadas por Tsunami puedan afectar al desarrollo normal del evento. Desde la plataforma independentista han sido muy explícitos en sus planes, insinuando que su objetivo final es impedir que se juegue si no se llevan a cabo sus exigencias. La principal es que en las gradas del estadio y en un lugar visible del césped se vea el mensaje "Spain, sit and talk" ("España, siéntate y habla"), con el que se quiere conminar al Gobierno central a que se abra a aceptar los anhelos del independentismo para llevar a cabo su secesión del resto de España. Algo a lo que no han respondido oficialmente los clubes ni la LaLiga, a pesar de que el Barça si ha permitido en múltiples ocasiones el despliegue de pancartas con proclamas de este tipo.

La estrategia de Tsunami

Por el momento, solo hay una acción convocada desde el mismo 'Tsunami' para empezar la presión contra el Clásico. Se trata de la convocatoria a las 16h de ese miércoles 18 para realizar concentraciones en cuatro puntos situados en los alrededores del Camp Nou. Una llamada temprana a movilizarse, ya que el partido empezaría cuatro horas después. La idea no es otra que hacer una demostración de fuerza del independentismo, enseñando cómo pueden convocar a miles de personas ante un partido de fútbol tan mediático que además se celebra en un día laborable. También hay que tener en cuenta que esto puede suponer que se colapsen las calles que conectan con las puertas del campo, entorpeciendo así que el público consiga llegar al mismo.

Policía y Mossos tienen sobre la mesa varias acciones que los manifestantes más radicales puedan llevar a cabo. Por ejemplo, la convocatoria cuatro horas antes también está relacionada con el desplazamiento de los equipos hasta el campo, especialmente el que concierne al Real Madrid. El club blanco suele alojarse en un hotel que no está ni a un kilómetro del estadio culé. Pero esta cercanía no les salva de que se puedan formar tumultos que puedan bloquear el paso del autobús que traslada a los jugadores, como han señalado fuentes policiales a La Información. Una circunstancia de la que son conscientes en el club que preside Florentino Pérez, y que es una de las que más preocupa, como informó en su día el diario 'Marca'. 

Reparto de competencias entre Barça, LaLiga y RFEF

Otras situaciones que se contemplarán en este encuentro policial son las posibles 'riadas' de gente que quieran acceder al estadio para boicotearlo. E incluso que los propios asistentes con abono o entrada generen problemas dentro del estadio, ya sea en las gradas o por medio de intentos de saltar al césped. Lo único que dan por seguro las distintas fuentes consultadas es que el partido se disputará. Pero recuerdan que hay variables que por el momento no se pueden controlar. Entre las opciones están los posibles disturbios tras las protestas, que por motivos de seguridad se acabe disputando a puerta cerrada o que se produzcan problemas durante el transcurso del choque. 

En este último caso, el propio árbitro puede ser el que determine que el partido deje de jugarse. El elegido para este fin por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) es el canario Alejandro Hernández Hernández, que podrá tomar sus decisiones pero también tendrá que escuchar las recomendaciones de las Fuerzas de Seguridad. Según fuentes de la RFEF, el organismo y el colegiado que depende de ellos obrarán siempre en base a lo que sea recomendado por quien tiene las competencias de seguridad, que son los Mossos d'Esquadra. Por otro lado, quienes deben decidir si se permite el despliegue de enseñas o mensajes como los que quiere 'Tsunami' son LaLiga y el propio Barça por ser el equipo local. 

Todo está en el aire para ambos cuerpos policiales. Según fuentes del cuerpo autonómico, por el momento no se ha solicitado oficialmente que su brigada BRIMO reciba la ayuda de los UIP de la Policía Nacional para controlar las manifestaciones y actuar ante posibles actos violentos. Tampoco quieren contribuir a generar más alarma, al señalar que los Mossos son los que deben garantizar que todo transcurra con normalidad. Pero hay situaciones que apuntan a que el Ministerio del Interior no va a dudar en reforzar a la policía catalana. Como que, a menos de una semana del evento, las unidades antidisturbios no tengan sus cuadrantes de turnos disponibles, como han confirmado fuentes policiales a este diario. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING