Los partidos asumen que hacen el "ridículo" pero mantienen sus posturas divergentes

  • Barcelona.- Los partidos que apoyan la manifestación del próximo sábado han asumido hoy que hacen el "ridículo" cuando discrepan por cuestiones organizativas de la protesta en vez de centrarse en llamar a la movilización, pero al mismo han mantenido sus divergencias, entre claros reproches sobre todo entre CiU y PSC.

Los partidos asumen que hacen el "ridículo" pero mantienen sus posturas divergentes
Los partidos asumen que hacen el "ridículo" pero mantienen sus posturas divergentes

Barcelona.- Los partidos que apoyan la manifestación del próximo sábado han asumido hoy que hacen el "ridículo" cuando discrepan por cuestiones organizativas de la protesta en vez de centrarse en llamar a la movilización, pero al mismo han mantenido sus divergencias, entre claros reproches sobre todo entre CiU y PSC.

La polémica política sobre si la manifestación debe ser encabezada por el presidente de la Generalitat y la 'senyera' o bien por el eslogan "Nosotros decidimos. Somos una nación" prosigue hoy, después de que anoche la entidad organizadora de la protesta, Òmnium Cultural, no aceptase las demandas de Montilla y mantuviese abrir la manifestación con el lema.

En las ruedas de prensa de los grupos parlamentarios, el portavoz de CiU en la cámara catalana, Oriol Pujol, ha sido el primero en criticar a aquellos que ponen en cuestión el lema de la manifestación y ha insinuado que el presidente catalán, José Montilla, no se acaba de creer la protesta del 10 de julio.

"La incomodidad aquí muy claramente es la del presidente de la Generalitat y la del PSC, que vive con profunda incomodidad el lema. El presidente de la Generalitat la vive con unos socios del Govern que lo ponen en evidencia. Esto no es muy serio y un poco ridículo, y probablemente esto acaba pasando cuando uno hace algo que no se lo acaba de creer (...) Te acabas metiendo en un lío y acabas estando incómodo", ha criticado Pujol.

La repuesta no ha tardado en llegar y el portavoz adjunto del PSC en el Parlament, Joan Ferran, que ve "intereses políticos" detrás de la decisión de Òmnium, en cuya junta directiva hay afines a CiU.

Ferran ha denunciado que "no atender una demanda responsable, razonada y patriótica del presidente catalán es un acto excluyente. No discutimos -ha dicho- el lema de la manifestación, que no está en duda (...) Hemos de poner por delante de la manifestación a las instituciones, la bandera y la presidencia".

El convergente Oriol Pujol, que ha admitido que el debate del lema les parece "ridículo", ha asegurado que Montilla y el PSC están evidenciando sus "debilidades" con este asunto.

Eso sí, Pujol, de forma cortés, ha apuntado que él es del parecer que Montilla debe ir a la manifestación y que debe encontrarse "cómodo" en una manifestación que aglutine a "todos", autonomistas, federalistas, confederalistas e independentistas.

No obstante, el PSC ha recordado a CiU que la Plataforma per la Sobirania, corriente independentista de CDC, ha llamado a la gente que asista a la manifestación a favor del Estatut a que rodeen de banderas esteladas y de pancartas independentistas al presidente de la Generalitat, José Montilla.

En este sentido, el portavoz socialista Joan Ferran ha instado al líder de CiU, Artur Mas, a que "desautorice" públicamente este llamamiento en aras de la concordia política antes y durante la protesta del 10-J.

Ferran, que también cree que los partidos están haciendo "un poco el ridículo" con sus disputas y no dan una "imagen apropiada", ha insistido en que el presidente catalán y la 'senyera' -"la 'cuatribarrada' es la que nos une a todos"- abran la manifestación anti sentencia.

"Hay quien quiere restar capacidad al president de convocar una manifestación y de ejercer de presidente y quieren esconder la bandera", ha lamentado.

Ferran ha recordado que, en la historia de Cataluña, el presidente de la Generalitat sólo ha estado presente en manifestaciones "importantes", como las del rechazo al terrorismo.

Por su parte, la portavoz de ICV-EUiA en el Parlament, Dolors Camats, ha pedido que "no sea un problema" que Montilla pueda encabezar la manifestación y ha recordado: lo que "nos debe unir es el rechazo a una sentencia que pasa por encima de un referéndum".

Camats, que se ha sumado a las tesis que lamentan las peleas políticas por la organización de la manifestación, ha informado de que el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, acudirá a la protesta del 10 de julio.

Por su parte, el PPC y Ciutadans han retado al presidente de la Generalitat a empuñar una 'estelada', bandera independentista catalana, en lugar de la 'senyera', enseña oficial de Cataluña, en la manifestación del próximo sábado, ya que se trata de una "manifestación totalmente independentista".

Mostrar comentarios