Viernes, 22.03.2019 - 20:28 h
A la espera del desenlace en Cataluña

Los chantajes ocultos detrás de unos presupuestos que siguen en el aire

El PNV reafirmará en su Aberri Eguna su rechazo a apoyar los presupuestos mientras siga el 155, pero teme un adelanto electoral ante el auge de Cs.

Imagen del Congreso de los Diputados.
Imagen del Congreso de los Diputados.

Las cartas están marcadas y los chantajes encima de la mesa. Los presupuestos siguen en el aire a la espera del desenlace en Cataluña. El Gobierno, por boca del presidente, ya ha manifestado su deseo de que haya un president limpio y rechaza otras elecciones que alejen la aprobación de los presupuestos más socialdemócratas de la era Rajoy. Ese es el anzuelo.

Las subidas a los pensionistas, funcionarios, la equiparación salarial en las Fuerzas de Seguridad, becas, plan de vivienda, permisos de paternidad, el cheque bebé... todo depende de aprobar las cuentas. Cs ya ha dado un paso al frente intentando presentarse como el hacedor de las medidas, aunque el Gobierno le 'ocultó' algunas. El PP ha advertido al PNV de que su subida a los funcionarios puede ir al TC y vigila sus cuentas, lo que ha levantado ampollas en la formación, que habla de "chantaje" y amenaza con una subida mayor, del 1,75%, aunque sabe que sin presupuestos no la habrá. El PP ya le ha recordado que piensa más en los presos que en los vascos. 

​Y en estas llega el Aberri Eguna donde el PNV sacará su cara más nacionalista bajo el lema bajo el lema "Gure etorkizuna, gure Aberria" (Nuestro futuro, nuestra patria). 

El Gobierno acusará al PSOE de dejar en la estacada a los jubilados después de haberse puesto a la cabeza de la manifestación y haber hecho bandera de ellos durante meses y este reaccionará señalando la debilidad de un Rajoy incapaz de gobernar sin prorrogar cuentas.  Todos son conscientes de que a nadie le interesan unas elecciones generales anticipadas. Al PP porque teme la debacle, a Cs porque aún le falta fuelle, al PSOE porque no avanza y al PNV porque pactar con Rivera será siempre más difícil que con Rajoy. Todos miran a Cataluña, y el PNV... al PSOE, al que intentará presionar para que, si Cataluña no avanza, de el paso como ya hizo con el 155, "porque es un partido español". Más chantajes.

De hecho, la presidenta del partido jeltzale en Bizkaia, Itxaso Atutxa, ya ha advertido que el PP debe "mirar a otros caladeros, a los partidos españoles que apoyaron el 155", en clara referencia al PSOE, pero dejando claro que un adelanto electoral puede llevarnos a los peores años del aznarismo (donde, hay que recordarlo, el PNV sacó tajada). Temen a Cs.

Más allá de los titulares llamativos, el efecto Llarena y las euroórdenes han dejado claro al independentismo que se acabó el juego. Son los primeros a los que no les interesan unas nuevas elecciones donde Arrimadas puede ser la gran triunfadora. De ahí que tanto Domènech como Iceta, cada uno a su modo, hablen ya de Gobierno transversal. 

El líder de Catalunya en Comú-Podem ha señalado que si JXCat y ERC no se ponen de acuerdo, deben ampliar el campo de juego y formar un Govern "amplio y transversal" con personalidades "independientes" que representen a "sensibilidades diversas", más allá de "mochilas políticas", en referencia a Puigdemont, que persiste en un enroque aparente al grito de "no renunciaré" que llevará a un callejón sin salida. Y el tiempo corre. 

​El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, también ha reconocido que la conformación de un gobierno de concentración en Cataluña con presencia de todos los partidos es a día de hoy "inviable", pero ha insistido en que "en algún momento" habrá que "acordar más allá de las fronteras de los bloques", aunque sabe que Sánchez no puede apoyar a los independentistas de ninguna forma. El PSC sabe que la única opción viable es que la mayoría independentista en la cámara haga un Gobierno apoyado por su mayoría parlamentaria. Más allá de teatrillos para su público.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ya ha dejado claras las líneas rojas y ha asegurado que los socialistas no apoyarán a ningún candidato independentista "venga de donde venga", a lo que ha agregado que los independentistas no necesitan al PSOE porque ya tienen posibilidades para plantear su propio candidato. Solo a la CUP le interesa el cuanto peor mejor, como demuestra la caída del turismo o la cancelación del World Race que se une a otros fracasos de impacto económico vital.

Pero en el fondo no se ha perdido la fe totalmente en lograr un acuerdo 'in extremis' para que todos salven la cara. El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, se ha mostrado confiado en que, al final, las aguas vuelvan a su cauce y los presupuestos se aprueben. "Me cuesta creer que unos Presupuestos que apuntalan el crecimiento y apoyan a las familias con rentas más bajas no consigan el consenso parlamentario", advierte. Montoro también cree que "hay tiempo para lograr el apoyo necesario para los presupuestos de 2018, dado que el debate de totalidad tendrá lugar a finales de abril", y para entonces confía en que "la situación política en Cataluña se haya normalizado". A nadie le interesa lo contrario. 

Las claves de los presupuestos

-Apoyo a las pensiones mínimas y no contributivas que subirían un 3 %.
- Subida de las pensiones de hasta 9.800 euros anuales en un 1,5% y de las pensiones entre 9.800 euros y 12.040 euros en un 1%.
- Aumento de la base reguladora de las pensiones de viudedad del 52 % al 54 %.
- Exención de tributación para las rentas de hasta 14.000 euros brutos anuales (actualmente el límite está en 12.000 euros).
- Reducción de la tributación para las rentas del trabajo de entre 14.000 y 18.000 euros anuales.
- Deducción de 1.000 euros anuales en el IRPF por gastos de guardería.
- Deducción de 1.200 euros anuales en el IRPF por cónyuge con discapacidad.
- Aumento de la deducción por familia numerosa en 600 euros anuales por cada hijo que exceda el número establecido -con carácter general, a partir del cuarto-.
- Subida salarial de los funcionarios en un 1,75 %. Se dotan fondos adicionales equivalentes a un aumento salarial del 0,2 % para homologaciones retributivas o aportaciones a planes de pensiones.
- Aumento de la tasa de reposición de empleados públicos al 100% para las administraciones que hayan cumplido objetivos de déficit, deuda y regla de gasto y al 115 % para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, policía autonómica y policía local.
- Más capacidad de financiación autonómica con 4.244 millones de euros, un 4% más.
- Incremento en 46 millones de euros de la dotación para política de dependencia.
-Permiso de paternidad de cuatro a cinco semanas.
- Subida del 16,5 % en inversión en infraestructuras.
- Aumento del 8,3 % en dotación para investigación y desarrollo.
- Apuesta por industria y energía con una subida del presupuesto del  6,2 %.
- Más dinero para becas. Subida de 50 millones de euros.
- Más presupuesto para combatir la violencia de género.

Ahora en Portada 

Comentarios