"Los resultados se verán con el examen, hecho con lápiz y papel"

  • Docentes y pedagogos coinciden en el acierto que supone digitalizar las aulas pero advierten de que el proceso debe incluir una adecuada formación del profesorado e insisten en que las nuevas tecnologías son sólo una herramienta.
Manuel Valiño
Manuel Valiño

"e;Deséame suerte, que la voy a necesitar"e;. Aunque dice que sus sensaciones son "e;muy buenas"e;, el profesor Andrés Granados, del colegio Ortega y Gasset de Ceuta, no las tiene todas consigo. "e;Me va a resultar difícil"e;, admite. Él es uno de los primeros docentes -junto con un compañero de otro centro en Melilla- que comenzarán a aplicar el programa piloto Escuela 2.0 del Ministerio de Educación. Dentro de pocos días, los 26 alumnos de su grupo de 5º de Primaria (10 y 11 años) acudirán a clase cada uno con su propio ordenador portátil. "e;Será un complemento muy bueno para reforzar el aprendizaje"e;, afirma Granados.

Mientras varios técnicos instalaban el martes una pizarra digital en la clase que utilizará, el profesor asistía a unas jornadas en Madrid sobre aplicación de la informática en el aula. En el encuentro estuvo presente el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, que considera a los docentes como la "e;piedra angular"e; del proyecto. "e;Será un apoyo a las clases tradicionales"e;, explica Granados sobre el uso del ordenador, aclarando que "e;al libro no lo va a desbancar de un plumazo"e;. El profesor del colegio ceutí añade que la evaluación final seguirá siendo la habitual: "e;Los resultados los veré cuando vea el examen, hecho con papel y lápiz"e;.

El programa del Ministerio coincide en Cataluña con el Proyecto 1:1, puesto en marcha por la Generalitat. Los padres de los alumnos de 1º de ESO del Instituto Puig Castellar, en Santa Coloma de Gramenet, recibían el lunes las condiciones de uso de los portátiles que recibirán sus hijos. Cada familia paga 150 euros por el equipo; el Govern, otros 150. "e;Hay padres que ya tenían ordenador en casa y no lo ven como una novedad"e;, explica el director, Francisco Gallardo. "e;Otros muestran recelo, por el uso que le vayan a dar"e;, añade. Gallardo considera la medida "e;una política de igualdad de oportunidades en el acceso a las nuevas tecnologías"e;. El contrato firmado por los padres establece una fianza de 30 euros al recibir el ordenador y la obligación de comprar otro en caso de que se pierda.

"e;Nacen con el ‘on’ y el ‘off’"e;

La digitalización de las aulas, que el Ministerio espera que en cuatro años se extienda a todas las clases de 5º y 6º de Primaria y 1º y 2º de Secundaria, "e;abre pedagógicamente muchas posibilidades"e;, indica un portavoz de Educación. Permitirá, en la asignatura de geografía, consultar mapas en la pantalla con la aplicación Google Maps, o escuchar la correcta pronunciación de una palabra en inglés a través de los altavoces de la pizarra digital. "e;Lo que hace posible es una enseñanza más participativa"e;, resumen en el Ministerio, indicando además que los resultados de los chavales -según experiencias anteriores- suelen ser mejores.

El psicólogo y pedagogo Javier Urra, antiguo Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, piensa que "e;igual que antes se nos daba un bloc y un lápiz, ahora hay que enseñar a los escolares a manejarse con las nuevas herramientas"e;. "e;Me parece perfecto, es muy positivo"e;, comenta Urra, que no encuentra ningún inconveniente en la corta edad de los chavales a los que se les van a entregar los portátiles. "e;Los niños hoy nacen con el on y el off. Están tecnológicamente capacitados"e;, explica. En su opinión, lo realmente importante es no olvidarse de "e;enseñarles a solucionar un conflicto o a trabajar de manera cooperativa"e;.

Pere Marquès, profesor de Tecnología Educativa de la Universitat Autónoma de Barcelona y director del Grupo de investigación DIM (Didáctica y Multimedia) del mismo centro coincide en la idoneidad de la iniciativa, que califica de "e;excelente"e;. "e;En nuestro país tenemos un cierto retraso en el tema de la integración de la tecnología en las aulas; muchas son aún "e;del siglo XIX"e;, asegura el docente. "e;La materia prima es la misma, la información, y con las nuevas herramientas las posibilidades de aprender son mucho más altas"e;, explica. Pero advierte también de que el profesor ha de cambiar su forma de trabajar. "e;No puede estar quieto, sentado en su silla durante toda la clase. Tiene que saber qué puede hacer en el aula ahora que sus alumnos tienen un ordenador"e;, concluye Marquès.

Mostrar comentarios