Domingo, 17.12.2017 - 09:20 h

Pepa, la verdadera abuela de la Lotería, regala todo el Gordo a hijos y nietos... y se quiere casar a los 92 años

La alegría le hace no necesitar el andador al que lleva enganchada desde que hace tres meses se cayó y se rompió la cadera. Tiene tres décimos y "no tenía nada para dejarles pero ahora les dejaré Lotería". 

En la Residencia y centro de día para personas mayores Peñuelas de Madrid todo el mundo ha resultado agraciado de alguna manera con el Gordo de la Lotería de Navidad 2016.

ASÍ TE CONTAMOS EN DIRECTO EL SORTEO. 

TODO SOBRE LA LOTERÍA DE NAVIDAD. 

A la derecha Pilar. A la izquierda en silla de ruedas, Rosario

El Gordo de la Lotería de Navidad 2016, el 66.513, ha revolucionado la residencia para personas mayores 'Perñuelas' de Madrid, donde la administración del barrio de Acacias ha vendido la mayor parte de los décimos.

Rosario Soria cumplió el lunes 19 de diciembre 91 años. "Ahora ya cada cumpleaños es triste porque hace seis años que me falta mi marido pero nadie me podía decir que hoy iba a tener una de las mayores alegrías de mi vida". Rosario cuenta a lainformacion.com como vivió el momento.

"Estaba viendo la televisión y como sé de memoria el número he empezado a gritar 'Nos ha tocado', 'Nos ha tocado' y los compañeros me decían Rosario ¿que te pasa? y yo decía 'El gordo', 'El gordo', ¡nos ha tocado a todos! ¡que alegría!".

Rosario no tiene hijos pero tiene muchos sobrinos, y si todavía no ha caído en la cuenta de que su historia es muy parecida a la de Carmina, la protagonista del anuncio de la Lotería, una pista más : "Esto va a ser para todos ellos. Por una vez nos ha tocado a los necesitados". 

En esas Marijose, la joven que le cuida y le atiende día a día le da un beso. "Rosario, que alegría", le dice. La empleada se casa en seis meses y Rosario le dice que menudo regalo de bodas. 

A Pepa, que está a su lado, la alegría le hace no necesitar el andador al que lleva enganchada desde que hace tres meses se cayó y se rompió la cadera. Se puede decir que es otra Carmina. 

"Hoy corro y todo. Qué bien. He desayunado el gordo porque cuando ha salido estaba en la cama durmiendo. Somos ricos. Rosario cariño".

Pepa, con 92 años, sí que tiene hijos e intentó hablar con ellos desde el primer minuto "pero el teléfono comunica todo el rato. Me imagino que ya lo sabrán". Y ellos serán los que reciban todo lo que ha ganado Pepa. Tiene tres décimos y el 1,2 millones de euros se repartirán entre sus dos hijos, seis nietos y nueve biznietos. Está muy emocionada porque "no tenía nada para dejarles y ahora puedo dejarles Lotería". 

Ella puede además que cumpla un sueño. Nos confiesa que "puede que me case de nuevo porque aquí tengo muchos pretendientes. Aquí somos como una familia".

Ahora en portada

Comentarios