Sábado, 23.03.2019 - 08:27 h
El Gordo de Navidad

Que no te la jueguen con la Lotería: cómo demostrar que el premio también es tuyo

Desde la OCU recomiendan que si compartimos un décimo el que se lo queda deberá repartir fotocopias firmadas por todos.

Lotería Navidad
Premiados con el Gordo el día de la lotería / EP

Se acerca el sorteo de la Lotería de Navidad 2018 y toca hacer recuento de los décimos que hemos comprado y los que hemos compartido. Los que tengamos en posesión no nos generarán ningún problema si la diosa Fortuna nos sonríe y nos hacemos este año con El Gordo. Para el caso de los que compartimos con amigos, familiares o compañeros de trabajo sería necesario seguir una serie de consejos por si toca. No tiene que suceder, pero ¿como demostramos que también lo jugábamos nosotros?

Desde la OCU recuerdan que un décimo de Lotería es un documento al portador, es decir, que el premio lo recibe quien lo tiene en su poder; y  añade que si se comparte el depositario del boleto debe fotocopiarlo y entregar a cada participante una copia firmada (con el nombre y DNI del depositario) en la que se indique que la persona juega en ese número, serie, fracción y sorteo, una cantidad de euros determinada.

Asimismo, ha indicado que en la actualidad también se puede enviar una foto del décimo por correo electrónico o por otro medio de mensajería instantánea como WhatsApp. Según la OCU, esto puede ser una prueba, "siempre y cuando" aparezcan los datos del depositario, los participantes y la participación de cada uno. "Si la otra parte impugna esa prueba por considerar que se ha manipulado, habría que demostrarlo", ha remachado.

En el caso de las parejas sentimentales, la organización aclara que si el matrimonio es en gananciales, se repartiría en partes iguales, mientras que si el régimen económico fuera de separación de bienes, el premio de la Lotería de Navidad es del que lo ha comprado, salvo que se acredite que se ha comprado a medias.

Si se pierde o se sufre el robo del décimo, la OCU destaca que es "fundamental" denunciarlo ante la Policía Nacional o la Guardia Civil del lugar donde ocurrió el hecho, y ha precisado que en la denuncia se debe hacer constar el mayor número de datos posible y todas las circunstancias del hecho, aportar posibles pruebas (fotos o fotocopias del décimo), identificando claramente el documento número, serie y fracción.

Además, la organización indica que hay que comunicar por escrito el hecho a la sociedad estatal de Loterías y Apuestas del Estado. "Con la denuncia es posible paralizar el pago hasta que el juez resuelva quién es el verdadero dueño", recalca.

Por otro lado, si se va a cobrar un premio compartido, la OCU ha indicado que hay que identificar en el banco a cada ganador y su porcentaje de participación. La organización señala que los bancos pueden abonar el premio entero en la cuenta de la persona que ya es titular de una cuenta en ese entidad y que después repartirá según lo convenido, y algunas entidades ofrecen la posibilidad de pagar directamente a cada participante mediante cheque o transferencia.

Asimismo, la OCU recomienda no cobrar el premio solo una persona sin identificar a los otros participantes, ya que al repartirlo puede parecer que está donando el dinero, lo que obligaría al pago del impuesto de donaciones.

Si el premio es menor de 2.500 euros, es posible cobrarlo en cualquier punto de venta de la red de Loterías. A partir de esa cifra se debe recibir en una de las entidades colaboradoras, que no podrán cobrar ninguna comisión ni exigir contraprestación.

En enero de 2013 entró en vigor un gravamen especial sobre loterías que obligaba a tributar por el 20% de los premios de importe superiores a 2.500 euros, quedando exentos de tributar los premios de importes igual o inferiores. Este año, ese mínimo exento se ha elevado de 2.500 a 10.000 euros.

Si el décimo es compartido, hay que tener en cuenta que Hacienda retiene automáticamente este 20% (sobre la cantidad que exceda de 10.000) por cada décimo, no por cada persona agraciada. Es decir, se descuenta el impuesto y después se reparte la cantidad neta entre los partícipes. El premio no se declara en el IRPF, pero los rendimientos que genere sí.

Por otro lado, si el décimo se estropea hay que enviarlo a la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado, que determinará si se puede cobrar el premio, y si está muy irreconocible, será la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre la que se pronuncie. "No se debe intentar recomponerlo y debe entregarse en un sobre de plástico", ha señalado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios