Sábado, 30.05.2020 - 15:03 h
Loterías explica qué ha pasado

La mano del operario y el supuesto tongo que ha marcado el sorteo de Navidad

Un comunicado explica que en el proceso de introducción de las bolas en los bombos "alguna pueda rebotar hacia el exterior".

Lotería de Navidad
Clientes del restaurante Pepe, de San Vicente del Raspeig, celebran el Gordo. / EFE

Un vídeo en el que se veía a un operario de Loterías y Apuestas del Estado introducir "algo" en uno de los bombos y la prisa del Gordo, que ha aparecido nueve minutos después de comenzar el sorteo, han protagonizado las anécdotas, comentarios y bromas de esta tradicional cita navideña. Apenas una hora después del inicio del sorteo de Navidad ha comenzado a circular el citado vídeo, que ha dado lugar a todo tipo de conjeturas en las redes sociales y ha obligado a Loterías y Apuestas del Estado a emitir un comunicado para explicar que se trataba de algo normal.

Y es que, según ha aclarado este organismo momentos después de que se viralizasen las imágenes, una de las circunstancias previstas en el proceso de introducción de las bolas en los bombos es que "alguna pueda rebotar hacia el exterior". Entonces, el operario responsable de la introducción de las bolas "debe proceder a su introducción manual" en el bombo. Fin de las elucubraciones que circulaban por las redes.

Unas redes que también han acogido con mucho humor al "gordo madrugador". Solo en 2004 se había despertado más pronto que este año. Eran las 9,19 horas, tan solo nueve minutos después de que comenzasen a girar los bombos, cuando Noura Akrouh y Elizabeth del Carmen Roque cantaban el número más esperado desde hace exactamente un año. Era el 26.590.

Las bromas no se han hecho esperar y la combinación de las palabras "gordo" y "rápido" en la misma frase han sido utilizadas por numerosos usuarios de las redes para hacer todo tipo de bromas.

"Ha madrugado más el gordo que media España hoy", "Las 9,30 de la mañana de un 22 de diciembre y ya estoy deseando SALUD a todo el mundo" o "Que salga el gordo tan temprano es como si te sientas a ver una peli de suspense y te dicen quién es el asesino. Así no se hacen las cosas, hombre!!!", son algunos de los comentarios jocosos de los tuiteros.

Ajenas a estas bromas y a todo lo que ocurría fuera del Teatro Real, Noura y Elizabeth han controlado sus nervios a la perfección y han seguido cantando los números del primer alambre con total profesionalidad y seriedad hasta el final cuando han atendido a los medios de comunicación.

A Nerea Pareja le ha resultado casi imposible y, media hora después, cuando cantaba el primer quinto de la mañana, ha roto a llorar visiblemente emocionada ante lo que todos los asistentes presentes en el salón le han coreado "¡tú sí que vales, tú sí que vales..!". Con algunas bolas atascadas y varias que han acabado en el suelo, el sorteo, que se ha prolongado durante casi cuatro horas y media, ha transcurrido con total normalidad.

Y, repartiendo suerte, un año más no han faltado los clásicos: Doña Manolita, la Bruixa d'Or y.... la gasolinera de Granadilla de Abona en Santa Cruz de Tenerife, que tendrá que tener cuidado con el 'sorpaso' con el que amenaza su vecina, una gasolinera ubicada a menos de veinte kilómetros, en la localidad tinerfeña de Arico, que ha repartido varios premios.

Tampoco han faltado los loteros que se han quedado sin los décimos premiados y se consuelan con la alegría de sus clientes que nos han vuelto a regalar las tradicionales imágenes de brindis, saltos y emoción.

El 0, por delante y por detrás, ha sido uno de los números más repetidos y relevantes de la jornada. De los trece grandes premios del sorteo, nueve contienen este número. De ellos, incluido el gordo, cinco terminan en 0 y el tercero lo lleva repetido al principio: 00750.

Con el tercer premio, el 750, de tan solo tres cifras, el azar nos demuestra que el 22 de diciembre cualquier número tiene la oportunidad de convertirse en el más deseado. Y que, por tanto, no hay número feo (o no lo hay bonito, depende de la suerte).

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING