Lula pidió a Zelaya que evite dar argumentos para que embajada sea invadida

  • Nueva York.- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo hoy en Nueva York que había pedido al derrocado mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, que se mantenga tranquilo y no dé argumentos a las autoridades golpistas para una violación de la sede diplomática brasileña en Tegucigalpa.

Micheletti quiere que Brasil conceda asilo a Zelaya o lo entregue
Micheletti quiere que Brasil conceda asilo a Zelaya o lo entregue

Nueva York.- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo hoy en Nueva York que había pedido al derrocado mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, que se mantenga tranquilo y no dé argumentos a las autoridades golpistas para una violación de la sede diplomática brasileña en Tegucigalpa.

Lula informó a los periodistas que había hablado esta mañana telefónicamente con Zelaya, al que aseguró la protección dentro de la embajada de su país, donde se refugió por sorpresa el lunes.

El Gobierno brasileño, en coordinación con la Organización de Estados Americanos (OEA), las autoridades de Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y otros países está realizando intensas gestiones para buscar una salida rápida y pacífica a la nueva situación, según el canciller Celso Amorim.

La noticia de la vuelta de Zelaya a su país llegó cuando Lula viajaba con destino a Nueva York, donde asiste hoy a la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático y a los debates de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

También el alto representante de la UE para la Política Exterior, Javier Solana, dijo hoy a la prensa que Zelaya había sido advertido de que "no hiciera nada que pudiera empeorar las cosas".

El depuesto presidente de Honduras denunció hoy en un comunicado que la Policía y el Ejército "están reprimiendo al pueblo hondureño" en los alrededores de la embajada brasileña en Tegucigalpa, "con el fin aparente de capturarlo".

La Unión Europea ha urgido tanto a Zelaya como al gobernante de facto de Honduras, Roberto Micheletti, a "abstenerse de toda acción que pudiera incrementar la tensión y la violencia".

La presidencia sueca de turno de la UE subrayó en un comunicado "la importancia de una solución negociada a la crisis actual de Honduras".

Zelaya regresó a su país 86 días después del golpe de Estado que llevó al poder a Roberto Micheletti, que en respuesta decidió declarar un nuevo toque de queda.

Mostrar comentarios