Domingo, 22.09.2019 - 00:12 h
Permanece en prisión sin fianza

La madre de Romina: "Ella no murió por sobredosis, la mató su pareja"

Lamenta que su hija no merecía esta muerte y señala que la pareja "es un diablo en persona". También ha pedido que confiese que fue él quien la mató. 

Romina
El marido de Romina permanece en prisión sin fianza/ EFE

La familia de Romina, la joven presuntamente asesinada por su pareja en Lanzarote la pasada Nochevieja, continúa a la espera de saber si los restos encontrados en un contenedor cercano a su vivienda corresponden con su ADN. Su madre asegura que están "muertos en vida" y no duda en culpabilizar a Raúl, el marido de su hija y quien se encuentra en prisión desde hace semanas, de la muerte de Romina. Además, pide justicia y cadena perpetua para que no salga nunca de la cárcel.

Miriam, la madre de Romina, en una entrevista en Antena 3, ha asegurado que "ya no duermo y hay días que me olvido de comer esperando que alguien llame" y lamenta que su hija "no se merecía esta muerte". "Es un diablo en persona, destrozarla así, maltratarla, matarla, quemarla y enterrarla", ha señalado. 

Ha indicado que quiere recuperar el cuerpo de su hija y que el presunto asesino confiese que fue él. "¿Por qué la cortó en pedazos? Simplemente quiero que me diga dónde tiró la cabeza de mi hija", ha asegurado. Además, ha defendido que su hija "no murió por sobredosis porque no consumía drogas, sino por los maltratos, porque le pegaba Raúl". 

Raúl D.C. se encuentra en prisión sin fianza desde hace semanas como presunto responsable de la desaparición de la joven, con cargos de malos tratos habituales y de homicidio (o de asesinato, según evolucione el caso). Levantado el secreto de las actuaciones, la juez confirma que el procesado en ningún momento se ha declarado autor de la muerte de su esposa, sino que alega que se la encontró muerta en el baño cuando regresó a casa tras haber salido la noche de Año Nuevo. Como ya se había informado, Raúl D.C. sí reconoce que quemó los restos mortales de su mujer y que los hizo desaparecer tirándolos en varios puntos de la costa de Lanzarote.

Miriam describe a su hija como una persona familiar y recuerda que su familia era lo primero para ella y quiere que se la recuerda como era y no como "la pinta su asesino". 

Ahora en Portada 

Comentarios