Lunes, 22.07.2019 - 23:07 h
Así se han trabajado la victoria

Eli, Esti y Nagore, las madres pioneras del IRPF: "Nos habían dejado tiradas"

Las contribuyentes que reclamaron antes de la sentencia del Supremo no se rinden: ahora empieza su lucha para que las haciendas forales muevan ficha.

MADRES IRPF
Eli, Esti, Nagore... las madres que han ganado el pulso a Hacienda por el IRPF. / J. González

La de Elixabete, Estíbaliz y Nagore es una historia de lucha... con final feliz. Estas madres alavesas, conocidas ya en toda España como 'las pioneras del IRPF', han ganado una batalla insólita a Hacienda. Ellas son las caras visibles de los cerca de 800 contribuyentes que han peleado durante meses desde la Asociación de Afectadas y Afectados por el IRPF de Maternidad y Paternidad para que la Agencia Tributaria les devuelva lo que es suyo: los impuestos indebidos que pagaron por sus prestaciones antes de que el Tribunal Supremo determinara que están exentas.

Reclamaron antes de la sentencia, y les fue denegado. Entonces se vieron envueltas en un embrollo administrativo que les dejó sin derecho a cobrar lo que les pertenece. Han invertido su tiempo y su dinero, pero sobre todo su esfuerzo y dedicación a la causa, y han conseguido una victoria sin precedentes al lograr un cambio de criterio por parte de Hacienda que va a beneficiar a nada menos que 8.000 contribuyentes de toda España.

Cuando se les preguntaba hace unas semanas aseguraban sentirse castigadas y discriminadas frente al resto de madres y padres que sí han recibido la devolución del improcedente tributo. Pero las sensaciones que transmitían ayer, al término de la reunión en la que la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, les comunicó que les va a devolver su dinero, eran bien distintas. Emocionadas, contentas y orgullosas de todo el trabajo que hay detrás de esta victoria, Eli, Esti y Nagore cogían algo de aire en la capital, tras una intensa mañana en la sede del Ministerio, y antes de regresar a Álava, donde empezó todo.

Hay que remontarse al lunes por la tarde. La buena noticia llegaba por teléfono. Eli, la presidenta de la asociación (dice ser presidenta "porque había que poner cargos y los pusimos al tun tun, porque en realidad todas hacemos lo mismo"), recibía la llamada de Hacienda: "La ministra os recibirá este miércoles a las 11 de la mañana para daros una solución". Llevaban semanas pidiendo una reunión. "Solo con oír esas palabras se me saltaron las lágrimas", comenta. A pesar de ser la máxima responsable de una asociación que tuvieron que crear de manera improvisada y casi por obligación, reconoce ser la más pesimista. "No esperaba que nos fueran a devolver nada", admite.

Después de hacer "malabares" con los niños, para poder dejarlos con los padres y los abuelos, y con los jefes para poder ausentarse de sus puestos  de trabajo, Eli, Esti y Nagore pusieron rumbo a Madrid el martes por la tarde. A ellas se unieron María y Lara aquí en la capital y las cinco acudieron ayer a la reunión con la ministra. No pudo ir mejor. "Nos esperábamos algún 'pero' y no nos ha puesto ni uno", celebran. Califican el encuentro como "cercano" y "distendido", y señalan sobre todo la cercanía de Montero: "Si nos han dado una solución ha sido gracias al compromiso personal y al empecinamiento de la ministra".

MAMIS IRPF
 Eli, María, Lara, Esti y Nagore, en el Ministerio de Hacienda. / L i

Pero no hay que olvidar que Montero no siempre estuvo por la labor de atender la demanda de este colectivo y, de hecho, nada más conocer la sentencia del Supremo se cerró en banda a buscar una solución que ofrecerles por razones de seguridad jurídica. Ahora aplauden su cambio de opinión y aseguran haberse encontrado con una ministra "muy cercana y muy atenta". Todas coinciden en destacar que "esto no hubiera sido posible con otro gobierno". En definitiva, "con Cristóbal Montoro no habría nada que rascar, pero este es un Ejecutivo de izquierdas y social y su compromiso, en este caso con las mujeres y la igualdad, se nota".

"Venimos hasta Madrid para acabar lo que empezamos". Así recuerdan  de dónde vienen y hasta dónde han llegado. No hay que olvidar que estas pioneras crearon en el País Vasco la asociación a la que después se sumaron centenares de madres y padres de toda España. Gracias a su iniciativa se ha conseguido un gran logro a nivel nacional, si bien su lucha sigue ahora en las diputaciones forales. "Esperamos que adopten el criterio estatal y se nos devuelva el IRPF a todos", demandan. Aseguran tener el compromiso personal de la ministra, que se encargará personalmente de mediar si las haciendas forales les ponen pegas.

Estas madres pioneras y luchadoras no quieren dejar de reivindicar la situación de las contribuyentes en Navarra, las más discriminadas de toda España. Mientas las haciendas vascas de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava adoptaron el criterio estatal tras la sentencia del Supremo y empezaron a devolver el IRPF a todos lo padres y madres con prestaciones cobradas desde el último año no prescrito, Navarra se mantuvo en sus trece y determinó que estas prestaciones sí deben tributar por IRPF, por lo que allí los contribuyentes no tienen derecho a devolución alguna. "Es una situación injusta y esperamos que este logro a nivel nacional les dé un empujón y haya un cambio de criterio". Es su gran aspiración ahora.

Decepcionadas con los sindicatos

A nivel nacional, hay más de 8.000 contribuyentes en la misma situación, según ha calculado la Agencia Tributaria. Hay que recordar que estas madres siguieron la estela del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y, animadas en su mayoría por organizaciones sindicales, consideraron que sus prestaciones de maternidad y paternidad debían estar exentas de tributación y exigieron su IRPF a la Agencia Tributaria, que desestimó sus reclamaciones. Después se han sentido decepcionadas por los mismos sindicatos que en su día les empujaron a reclamar: "Nos han dejado tiradas, completamente vendidas", denuncian.

MAMIS IRPF
 Las madres afectadas, Esti, Eli y Nagore / José González

Lo han hecho todo solas. Empezaron con un pequeño grupo de afectadas en Facebook y se fueron expandiendo por las redes sociales. En Álava eran apenas sesenta y después abrieron la puerta a madres y padres de toda España, hasta rozar los 800 afectados a día de hoy. Se manifestaron en Vitoria y costearon las pancartas, los altavoces, los silbatos y los folletos  con un bote de cinco euros que aportaron cada una. "¿Qué son cinco euros cuando hemos conseguido que Hacienda nos devuelva todo lo que nos debe?", se preguntan ahora. Esperan, de media, unos 2.000 euros. 

¿Y ahora qué? Ahora toca cerrar el asunto con las diputaciones forales, lograr que las haciendas vascas adopten el criterio de la estatal y que se extienda a la navarra. ¿Y después? Descansar. Eso lo tienen claro. Han sido meses de estrés, reuniones, entrevistas con los medios de comunicación, grupos masivos de whatsapp y presencia hiperactiva en las redes sociales. Eso cansa, y mucho. Pero sobre todo, ha llegado el momento de despojarse del móvil al que han vivido pegadas noche y día. "Me lo han pedido hasta mis hijas y así lo voy a hacer", dice Eli. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios