Lunes, 06.04.2020 - 20:30 h
Desde este sábado

La Comunidad de Madrid decreta el cierre de los locales de hostelería de la región

El Consejo de Gobierno acuerda paralizar la actividad de bares, cafeterías y restaurantes como medida de prevención ante el avance del coronavirus

Comunidad de Madrid cierra bares y restaurantes
La Comunidad de Madrid decreta el cierre de los locales de hostelería de la región / EFE

Primera gran medida contra el coronavirus en la Comunidad de Madrid tras el cierre educativo del pasado lunes. El Gobierno regional va a decretar el cierre de los locales de hostelería de la región, como ha podido confirmar La Información de fuentes gubernamentales. La decisión se ha tomado en una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno que forman PP y Ciudadanos, y será efectiva desde este mismo sábado. Lo que coincidirá con el gran aumento de casos de personas infectadas por la pandemia del Covid-19, tal y como alertó hace unos días la presidenta de la autonomía, Isabel Díaz Ayuso. 

Para el Ejecutivo autonómico no han pasado desapercibidas las imágenes difundas en los medios y las redes sociales que evidenciaban que los bares y restaurantes mantenían un flujo de asistencia habitual o incluso superior en los últimos días. Una circunstancia que chocaba por completo con las recomendaciones para evitar la expansión del Covid-19, ya que las grandes aglomeraciones o aquellas que se producen en espacios más cerrados son un gran foco de transmisión para el virus. Pero, sobre todo, esta asistencia a los locales implicaba rechazar la recomendación de que los ciudadanos se queden en sus domicilios y solo los abandonen para lo estrictamente necesario. 

Fuentes del gobierno regional explican que esta decisión ya estaba estudiándose desde hace días, con el objetivo de evitar todo lo posible que hubiera reuniones de personas que se pudieran poner en riesgo entre sí. El primer paso fue el cierre de las discotecas que decretó el Ejecutivo autonómico, con ese mismo fin de evitar aglomeraciones. Ahora le llega el turno a bares, cafeterías y restaurantes, que sí es cierto que en las últimas horas ya habían experimentado una caída de su actividad. Lo que casi con toda seguridad se extenderá a las tiendas y comercios, con la excepción de los supermercados y las establecimiento alimentarios, según explican las mismas fuentes. 

La Comunidad toma esta determinación en previsión de que el Gobierno de España lance un paquete de medidas mucho más ambicioso para intentar contener la pandemia. Una de ellas es la imposición del Estado de Alarma, que implicaría el cierre de la región madrileña. Lo que supone que no se podría entrar ni salir de los límites fronterizos autonómicos, en línea de lo que hizo Italia en varios de sus territorios. El Ejecutivo madrileño ya se ha preparado para este escenario, y está diseñando un plan para asumir lo que marque Moncloa, apuntan fuentes de la coalición de PP y Ciudadanos. 

Desde el pasado lunes, el Gobierno de coalición que lideran Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado tomó el camino de las restricciones para abordar los graves problemas sanitarios que está provocando el coronavirus. La primera fue la de suspender la actividad educativa en todos los niveles, enviado a casa así a los alumnos de escuelas infantiles, colegios, institutos y universidades. Posteriormente, se empezaron a lanzar de manera mucho más ambiciosa las peticiones a los habitantes de la región de que no viajaran o abandonaran la misma, en la línea de lo que hizo el Ministerio de Sanidad. Y ahora, se da el último paso con bares y restaurantes, que presentaban el conflicto de ser un aliciente para el público en esta situación a pesar de las advertencias de contagio. 

Tanto Ayuso como el alcalde de la capital del país, José Luis Martínez-Almeida, se mostraron proclives a imponer muchos más impedimentos a la movilidad y a la cotidianidad de los ciudadanos. Además de los planes del gobierno autonómico sobre la educación y la sanidad, con la última novedad de sumar los hoteles y los hospitales privados a la asistencia de pacientes con coronavirus, el consistorio también ha empezado a aplicar su propia política ante la pandemia. Algo que ha hecho con rebajas de impuestos para aliviar la mala situación que ya sufren empresas, pymes y autónomos. Y que beneficiarán sobre todo a los locales de hosteleria y los comercios que van a quedar cerrados, e incluso más a aquellas firmas que no despidan o incluso contraten durante todo 2020. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING