Tras la polémica con la comida de Telepizza

Directores de colegio denuncian que el menú infantil de Ayuso es "incomible"

Los centros remiten a la Consejería de Educación quejas por una comida de poca calidad y cantidad. Las familias no lo recogen y acaban en la basura.

Menú infantil servido en un colegio de la Comunidad de Madrid
Menú infantil servido en un colegio de la Comunidad de Madrid
Fernando H. Valls

Los menús infantiles que se están sirviendo en algunos colegios de la Comunidad de Madrid son "incomibles". Lo denuncian a La Información directores de centros públicos que tienen que gestionar el reparto de estas comidas a familias vulnerables o en situación de extrema pobreza. Los padres de menores de entre 3 y 12 años están acudiendo cada día a por este menú que el Gobierno regional distribuye desde el pasado 18 de mayo y se están encontrando -acusan- con pasta, pescado o patatas de baja calidad. Algunas familias han optado por dejar de recoger los alimentos listos para comer, de forma que algunos de estos paquetes acaban en la basura. 

La situación afecta a más de 10.000 niños que pertenecen a familias sin recursos y que cobran la Renta Mínima de Inserción (RMI) de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional dirigido por Isabel Díaz Ayuso decidió contratar a Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes para servir estas comidas pero la Vicepresidencia de Derechos Sociales forzó a que Madrid cancelara ese acuerdo y optara por menús más saludables. Ese fue el compromiso al que llegaron: suscribir "otro proyecto alternativo que garantice de forma más completa la alimentación de estos niños y niñas afectados por el cierre de los comedores escolares". 

El Ejecutivo autonómico decidió entonces contratar a una serie de empresas de catering, hasta trece, para preparar estos menús más saludables que las pizzas y los sandwiches. El problema es que, como se observa en las fotografías que hacen llegar a La Información quienes gestionan la situación en plena pandemia, la alternativa no es -lamentan- la más idónea. Ponen varios ejemplos.

Hace unos días, en uno de estos centros la empresa contratada (en este caso Alyes Restauración Social) hizo llegar el siguiente menú: "Filete de halibut en su jugo con champiñones". Ingredientes: filete de halibut, champiñones y aceite de girasol. Un director se queja de que ni siquiera se utilice el aceite de oliva para cocinar. Toda esta comida tiene que ser calentada en el centro escolar -que ahora no puede servir por las restricciones sanitarias la comida que antes tenía adjudicada a contratas- y consumida ates de 24 horas. Algo similar ocurre con la pasta: "Unos pocos macarrones, tomate de bote y algo de queso rallado". 

Macarrones servidos en un menú infantil en Madrid
Macarrones servidos en un menú infantil en Madrid
Fernando H. Valls

Otro menú que se entregó a los alumnos hace unos días estaba compuesto por judías verdes con tomate y pescado con patatas fritas. El pescado era merluza rebozada. La imagen que facilita el director de un centro sobre esta comida -que "no tenía ningún sabor"- es la siguiente:

Menú de judías verdes y pescado en un colegio de Madrid
Merluza rebozada servida en un colegio de Madrid
Fernando H. Valls

Desde el punto de vista nutricional los nuevos menús sí son más sanos que las pizzas o los nuggets, pero algunas comidas se encuentran faltas de determinados nutrientes. En el caso del mencionado filete de halibut, los valores nutricionales son 41,35 kilocalorías, sin aportación de hidratos de carbono ni proteínas.

Todos estos menús llegan a los centros escolares en su respectivo recipiente de plástico acompañados de fruta y pan. Una vez a la semana se acompaña de un lácteo, que puede ser un yogur o un flan. Los directores denuncian también que algunas familias han dejado ya de acudir a los colegios a recoger estos menús para sus hijos y no tienen más remedio que tirarlos a la basura ya que no se pueden consumir más allá de las 24 horas prescritas. 

Menús infantiles que acaban en la basura / La Información

Esta situación, explican los afectados, se viene prolongando desde el citado 18 de mayo y afecta a cientos de familias en situación de pobreza extrema. Fuentes conocedoras de la situación achacan todo el problema a la Consejería de Educación que dirige Enrique Ossorio, del PP. Aseguran que la Consejería de Políticas Sociales, en manos de Alberto Reyero, de Cs, no conoce el asunto porque se ha establecido un "muro de contención entre ambos equipos" a raíz de las últimas polémicas no solo relacionadas con la educación, sino también por la situación en las residencias de mayores.

Hay que recordar que el Gobierno central, a través de la Vicepresidencia segunda, decidió hace ahora un mes retener las ayudas económicas a la Comunidad de Madrid para pagar los menús que consumen los menores que disponen de beca comedor. Se paralizaron un total de 2,4 millones de euros por la polémica contratación de Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes, entre otros. La rectificación del Gobierno de Ayuso consiguió desbloquear esos fondos. De esta forma, Políticas Sociales firmó varios convenios con entidades sociales para repartir comida a través de los ayuntamientos, mientras que Educación suscribió esos contratos con las firmas de catering.

La Información ha contactado con la Consejería de Educación madrileña para conocer si van a responden a las quejas que han recibido por parte de los responsables de centros pero al cierre de esta edición no se ha recibido respuesta a la petición por escrito. A toda estación, por cierto, hay que sumar que, tal y como publicó El País, la misma consejería ha suprimido los menús en las escuelas infantiles donde se encuentran escolarizados niños de 0 a 6 años.

Mostrar comentarios