Maite García Nieto publica "Hilos de colores" en el centenario de su padre

  • "Hilos de colores" es el título del primer libro de poesía de Maite García Nieto, que sale a la luz coincidiendo con el centenario del nacimiento de su padre, el académico y Premio Cervantes José García Nieto.

Madrid, 2 mar.- "Hilos de colores" es el título del primer libro de poesía de Maite García Nieto, que sale a la luz coincidiendo con el centenario del nacimiento de su padre, el académico y Premio Cervantes José García Nieto.

Publicado por Ediciones de la Torre y con ilustraciones de Ales Santos, la obra recoge los poemas en los que la autora ha estado trabajando durante los últimos años.

Maite García Nieto recuerda, durante una entrevista con Efe, que "por pudor" nunca leyó las poesías de su padre hasta que, estando este ya muy enfermo, empezó a copiarlas para introducirlas en la página web del académico.

Aunque reconoce que en su obra no existe ningún tipo de influencia de su padre "si la hay de Pablo Neruda o de Juan Ramón Jiménez", autores a los que afirma admirar. Al hablar de sus poesías, Maite García Nieto considera que "tienen mucho ritmo, son muy variadas y algo sensuales".

En opinión del catedrático Fernando Carratalá, autor del prólogo del libro, la autora tuvo la ocasión de frecuentar el trato con los mejores humanistas y escritores, gracias a las relaciones personales de su padre, "y este legado cultural ha condicionado su formación lingüística y literaria".

Reconoce, sin embargo, que Maite García Nieto tiene "su propia voz poética" y empieza a componer versos cuando su padre ya había fallecido.

Estos versos son, en su opinión, "una mezcla de música, plástica y lirismo. La musicalidad de sus versos deriva de su hábil manejo del ritmo, incluso cuando abandona el verso rimado".

El carácter plástico de sus poesías se logra mediante "un cromatismo propio de paleta impresionista" y una concepción arquitectónica del poema en la que todos los planos lingüísticos están perfectamente interrelacionados.

En cuanto al lirismo, "es consustancial a su personalidad, amante de la belleza por sí misma, y puesta al servicio de contenidos amorosos con un toque de fina sensualidad que convierte cada poema en una pequeña obra de arte", afirma Carratalá, quien considera que esta poesía, de un elevado poder de comunicación, "deja en el lector un aroma de vital de neorrealismo".

Mostrar comentarios