Jueves, 23.11.2017 - 16:10 h

Despiden a un empleado del Registro de la Propiedad por amenazar a sus compañeras

Un juzgado de Girona ha confirmado el despido disciplinario de un trabajador del Registro de la Propiedad por amenazar, coaccionar y vejar a sus compañeras de trabajo de forma continuada para evitar que ascendieran laboralmente, según la sentencia del 17 de abril a la que ha tenido acceso Europa Press.

GIRONA, 4 (EUROPA PRESS)

Un juzgado de Girona ha confirmado el despido disciplinario de un trabajador del Registro de la Propiedad por amenazar, coaccionar y vejar a sus compañeras de trabajo de forma continuada para evitar que ascendieran laboralmente, según la sentencia del 17 de abril a la que ha tenido acceso Europa Press.

El Juzgado Social número 1 de Girona, recogiendo el expediente disciplinario del Colegio de Registradores de la Propiedad de España de octubre, considera que Xavier C.G., auxiliar de primera y substituto en el Registro de la Propiedad de Ripoll, tuvo una "actitud, comportamiento y trato vejatorio, abusivo, intimidatorio y acosador" de forma "persistente y sostenida" hacia tres trabajadoras, auxiliares de segunda, según informó hoy Catalunya Ràdio.

El motivo de este acoso sería que quería que se marcharan del Registro, como ya habían hecho anteriormente otros empleados, para que no promocionaran profesionalmente y pudieran llegar a cobrar parte de los beneficios de la oficina, lo que hasta entonces sólo podía hacer él.

Entre los incidentes denunciados, las víctimas relataron gritos e insultos, "broncas continuas", comentarios como "si quieres cobrar más, vete a una esquina", amenazas de cortar la lengua o las manos, seguimientos y espionaje fuera del trabajo, mensajes despectivos en el ordenador o el móvil, amenazas de secuestro de los hijos o de incendio del domicilio.

Las mujeres presentaban secuelas como ansiedad, depresión, desmayos o llagas en el estómago.

El individuo también amenazó al registrador de la propiedad cuando éste le advirtió de que le despediría. Cuando se hizo efectivo el despido, presentó una demanda contra las mujeres y el Registro de la Propiedad, que ahora ha sido desestimada.

El día de la vista oral, el acusado no se personó y el juez también tuvo en cuenta el testimonio de varios ex trabajadores de la oficina que ratificaron la versión de las víctimas.

GIRONA, 4 (EUROPA PRESS)

Un juzgado de Girona ha confirmado el despido disciplinario de un trabajador del Registro de la Propiedad por amenazar, coaccionar y vejar a sus compañeras de trabajo de forma continuada para evitar que ascendieran laboralmente, según la sentencia del 17 de abril a la que ha tenido acceso Europa Press.

El Juzgado Social número 1 de Girona, recogiendo el expediente disciplinario del Colegio de Registradores de la Propiedad de España de octubre, considera que Xavier C.G., auxiliar de primera y substituto en el Registro de la Propiedad de Ripoll, tuvo una "actitud, comportamiento y trato vejatorio, abusivo, intimidatorio y acosador" de forma "persistente y sostenida" hacia tres trabajadoras, auxiliares de segunda, según informó hoy Catalunya Ràdio.

El motivo de este acoso sería que quería que se marcharan del Registro, como ya habían hecho anteriormente otros empleados, para que no promocionaran profesionalmente y pudieran llegar a cobrar parte de los beneficios de la oficina, lo que hasta entonces sólo podía hacer él.

Entre los incidentes denunciados, las víctimas relataron gritos e insultos, "broncas continuas", comentarios como "si quieres cobrar más, vete a una esquina", amenazas de cortar la lengua o las manos, seguimientos y espionaje fuera del trabajo, mensajes despectivos en el ordenador o el móvil, amenazas de secuestro de los hijos o de incendio del domicilio.

Las mujeres presentaban secuelas como ansiedad, depresión, desmayos o llagas en el estómago.

El individuo también amenazó al registrador de la propiedad cuando éste le advirtió de que le despediría. Cuando se hizo efectivo el despido, presentó una demanda contra las mujeres y el Registro de la Propiedad, que ahora ha sido desestimada.

El día de la vista oral, el acusado no se personó y el juez también tuvo en cuenta el testimonio de varios ex trabajadores de la oficina que ratificaron la versión de las víctimas.

Ahora en portada

Comentarios