Marchan contra la reforma de la Constitución nicaragüense y la "dictadura"

  • Cientos de nicaragüenses se manifestaron hoy contra la propuesta sandinista de reformar la Constitución para dar más poder al presidente Daniel Ortega y a los militares, con consignas como "Basta ya de dictadura".

Managua, 28 nov.- Cientos de nicaragüenses se manifestaron hoy contra la propuesta sandinista de reformar la Constitución para dar más poder al presidente Daniel Ortega y a los militares, con consignas como "Basta ya de dictadura".

La marcha, convocada por la organización no gubernamental Movimiento por Nicaragua, salió de una rotonda llamada "Hugo Chávez" y culminó junto a la Asamblea Nacional, donde los manifestantes rompieron las vallas de seguridad resguardadas por un fuerte cordón policial en medio de forcejeos, aunque sin mayores incidentes, constató Efe.

Los manifestantes portaban la bandera de Nicaragua y pancartas y carteles con mensajes contra Ortega, a quien compararon con el exgobernante y dictador nicaragüense Anastasio Somoza Debayle.

"Basta ya de dictadura", "Basta ya de autoritarismo", "Basta de violación a nuestros derechos", "No a las reformas" fueron algunas de las consignas coreadas durante la marcha.

En la manifestación participaron algunos dirigentes de los partidos opositores Liberal Independiente y Liberal Constitucionalista.

La titular del Movimiento por Nicaragua, Violeta Granera, dijo a los periodistas que la propuesta de reforma constitucional planteada por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional busca consolidar "un régimen dictatorial, excluyente y partidario".

Según esa ONG, las enmiendas "tienen como propósito la perpetuación en el poder de Daniel Ortega y su familia", y son "un intento de sustituir el sistema de amplias libertades por otro de naturaleza totalitarista y fascista".

La diputada sandinista Alba Palacios, que preside la comisión especial que estudia las enmiendas, calificó la marcha de "partidaria", porque, según dijo, los integrantes de los partidos de oposición superaban a la participación civil.

Según el proyecto, Ortega puede obtener más poder con la propuesta de reforma constitucional en marcha, buscar la reelección indefinida y ganar los comicios en primera vuelta con la mayoría simple de votos, además de dictar decretos ejecutivos con fuerza de ley.

La reforma, cuya aprobación parece imparable, debido a que el oficialismo cuenta con mayoría en el Legislativo, también otorgaría mayores facultades al Ejército, que controlaría el espectro radioeléctrico y de telecomunicaciones, y sus oficiales generales podrían ocupar cargos públicos sin renunciar a su vida militar.

Las reformas parciales constitucionales en Nicaragua requieren ser aprobadas en dos legislaturas y con al menos el 60 % de los 92 diputados que integran la Asamblea Nacional, es decir con 56 votos.

En la Asamblea Legislativa los sandinistas tienen 63 diputados, lo que les da la mayoría absoluta.

Mostrar comentarios