Margallo visita en haití un centro educativo financiado con fondos de la cooperación española

PUERTO PRÍNCIPE, 16 (SERVIMEDIA/MARIO SÁNCHEZ, ENVIADO ESPECIAL)

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, visitó este martes el Centro Integral Don Bosco Riobé, financiado con fondos de la cooperación española, y que se encuentra situado en Gressier (Haití), localidad ubicada a apenas seis kilómetros del epicentro del terremoto que asoló el país caribeño en 2010.
Este centro educativo pertenece a la red de escuelas que los Salesianos tienen en Haití desde el año 1935. Esta escuela, en la que estudian 700 alumnos, fue destruida durante el seísmo y reconstruida con 2,4 millones de euros procedentes de los fondos destinados a la cooperación española.
Concretamente, la ayuda al desarrollo española ha servido para rehabilitar los edificios del centro, que fue visitado por la reina Sofía en 2011, así como para reconstruir la sala de uso comunitario.
La reconstrucción de esta instalación responde a un ambicioso proyecto educativo que privilegia un enfoque de derechos, territorial y participativo generador a largo plazo en los sistemas sociales.
Con este proyecto los Salesianos instalados en Gressier pudieron aumentar y mejorar la oferta de actividades educativas y culturales dirigidas a infancia, juventud y comunidad en la zona.
En ese sentido, también se han mejorado las condiciones de vida de los habitantes de Gressier, fomentando los valores de la acción comunitaria que aumentan y optimizan las mejoras sociales.
Del mismo modo, se ha facilitado el ejercicio del derecho a la educación de calidad y la formación continua mediante la educación integral cuyo objetivo es el desarrollo del individuo.
EDUCACIÓN: MOTOR DE PROGRESO
Durante la visita del ministro a la escuela, el reverendo Jean Loubens Roseau pronunció las siguientes palabras con las que quiso dar relevancia a la obra que realiza en Gressier la congregación religiosa a la que pertenece: “Creemos en la educación y en que el crecimiento y el desarrollo de Haití pasa por ella. Dios os bendiga. Viva España. Viva Haití”.
Margallo dio un paseo por la instalaciones del centro, haciendo parada en las instalaciones donde estudian los alumnos de primaria, quienes le recibieron entonando canciones de bienvenida y agradecimiento.
Posteriormente, recorrió el aula de informática y las aulas donde cursan sus estudios los alumnos de Secundaria, dando por concluido su recorrido en la sala de usos comunes, en las que se entonaron los himnos nacionales de España y Haití y los reverendos Ducange Sylvain, provincial de los Salesianos haitianos, y Fabien Barrochin, director del centro, dieron las gracias por la ayuda española, al tiempo que recordaron los valores sobre los que la escuela ha sido cimentada.
Por su parte, el jefe de la diplomacia española recordó durante su turno de palabra que la cooperación y la ayuda al desarrollo representan uno de los principios fundamentales del Gobierno en materia de política exterior. Por último, una coreografía y unas canciones a cargo de los alumnos pusieron el colofón a la visita del ministro al Centro Don Bosco Riobe.

Mostrar comentarios