Martes, 21.05.2019 - 13:24 h
Bajo la lupa de Hacienda

La vida a 'millón' de Mario Vargas Llosa: gana lo mismo que un consejero del Ibex

Misti Copyright, que gestiona sus derechos de autor, facturó un millón de euros en 2017. El Nobel se puso una retribución de 625.000 euros anuales.

MARIO VARGAS LLOSA
La vida a 'millón' de Mario Vargas Llosa: gana lo mismo que un consejero del Ibex. /EP

La sociedad Misti Copyright SLU, a través de la cual el premio Nobel de literatura Jorge Mario Vargas Llosa administra y explota los derechos de autor sobre su propia obra, así como la realización de conferencias y clases universitarias dentro y fuera del territorio español, ha presentado cuentas. Y el literato peruano está de enhorabuena.  Todo son números verdes. En el ejercicio 2017 tenía un activo de 1,2 millones de euros y presenta un balance de ventas de 1,1 millones.

Tanto el amor (no deja de proclamarlo públicamente en la denominada prensa rosa a la que era ajeno en su vida pre-Isabel Preysler) como la economía, le sonríen. También la política, donde últimamente se decantado por el Partido Popular y participará en campaña en Madrid con Pablo Casado. Sin sorpresas, ya que el peruano ha participado activamente en actos de los populares. Pero su actividad mercantil es la que, de momento y mientras que no de el salto a la política, le genera los mayores ingresos.

En la memoria anual de su sociedad Misti Copyright del mencionado ejercicio fiscal se detalla literalmente que el miembro del órgano de administración (el autor de la 'Fiesta del Chivo' es administrador único de Misti Copyright SLU desde el verano de 2016) no percibió compensación económica alguna por ostentar ese cargo. Y aclaran que "independientemente de las tareas específicas del cargo de administrador se establece ahora una retribución de 625.000 euros anuales para el ejercicio 2017"

Un sueldo generoso (casi 30.000 euros mensuales) que apenas difiere del de un consejero del Ibex, cuyo salario medio marcó en 2017 por cuarto año consecutivo un nuevo récord, situándose en los 680.000 euros. El incremento fue del 5,6% respecto a un año antes, según figura en el informe de remuneraciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La hipoteca con Hacienda

En la mencionada memoria también se detalla que el intelectual afín al Partido Popular está bajo la lupa de Hacienda. Literalmente se señala que "se encuentran pendientes de inspección todos los ejercicios desde la constitución de la sociedad". Es decir, desde 2016.

Conviene recordar aquí que Mario Vargas Llosa tuvo en noviembre de 2018 que hipotecar su mansión en Madrid, la famosa propiedad de la calle Flora, que es sede social de Misti Copyright, para poder hacer frente a los 2,1 millones que le reclama Hacienda, según reza la nota simple de su propiedad. Así pues, hasta que el literato peruano no resuelva su deuda, la casa pende de un hilo fiscal. Su empresa no tiene un domicilio cualquiera. Situada en el centro de un triángulo que forma la Puerta del Sol con el Teatro Real y el Monasterio de las Descalzas Reales, la propiedad a nombre de la sociedad holandesa Jurema BV disfruta de un imponente chaflán. Tiene 283 metros cuadrados y casi 30 de terraza.

Para no perderla, Vargas Llosa cuenta con un competente servicio jurídico a su cargo que le aconsejó mantener la deuda suspendida para que no entrara en fase ejecutiva. De este modo, los abogados y el mismo escritor pretenden demostrar que la cantidad reclamada no es tal.

Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa con Isabel Preysler en la cena de gala / EFE

No obstante, el Nobel ha pedido una hipoteca privada con Hacienda por la cantidad que se le exige, poniendo como aval las escrituras de la vivienda que un día compartió con su segunda mujer, Patricia Llosa, y que asumió en su totalidad después del divorcio. 

Frente a las reclamaciones de Hacienda, Vargas Llosa se defendió asegurando  que “ha informado en todo momento a las autoridades tributarias españolas de su residencia, sus rentas y su patrimonio” y ha cumplimentando “las declaraciones tributarias establecidas en la normativa vigente”. Un comunicado del equipo jurídico-tributario del escritor afirmó que la información que aparecía en primicia un El Confidencial se refería “a una duda interpretativa acerca de la residencia fiscal de los años 2011 a 2014, años en los que él no residía en España”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios