Lunes, 21.10.2019 - 02:52 h
Entrega un escrito al juez de Púnica

Marjaliza pierde contratos en Valdemoro tras filtrarse material secreto de la UCO

Denuncia que el consistorio regional ha utilizado dicha información para rescindir el acuerdo y reclama medidas para evitar que trascienda el sumario.

- El empresario David Marjaliza, considerado uno de los cabecillas de la trama Púnica, momentos antes de comparecer esta tarde en la comisión de investigación del Congreso sobre la supuesta financiación ilegal del PP
El constructor colabora con la Justicia desde mediados de 2015 / EFE

David Marjaliza ha pedido amparo a la Audiencia Nacional después de que la filtración de parte de las investigaciones que siguen su curso en el caso 'Púnica' haya provocado, según dice, un claro perjuicio en sus negocios. En concreto, el Ayuntamiento de Valdemoro estudia la rescisión de varios contratos firmados en anteriores legislaturas tras haber accedido a informes confidenciales de la Guardia Civil que los califica de "lesivos, fraudulentos y amañados".

En el escrito, remitido al Juzgado de Instrucción número 6 y al que ha tenido acceso La Información, el presunto 'conseguidor' de la causa relata cómo se ha enterado de lo ocurrido después de que el Ayuntamiento de esta localidad -considerada epicentro de la trama- lo haya publicado en su página web bajo el título 'El Gobierno inicia el procedimiento para anular otros cuatro contratos de Púnica'. 

El constructor confeso denuncia que, con la filtración de los informes de la Unidad Central Operativa (UCO), se produce una vulneración del deber de secreto y, por ello, solicita al instructor que sancione esta revelación y adopte las medidas necesarias para que no vuelva a ocurrir. Igualmente reclama que, para depurar posibles responsabilidades, deduzca testimonio a quienes estén detrás de la misma, aunque no hace mención concreta al respecto.

Los contratos públicos de 2012 que el consistorio de Valdemoro estudia ahora rescindir son los relacionados con el centro deportivo Supera, el del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), el centro deportivo Valpadel y de Valbar. Así consta en la nota que se publicó en la página web del municipio madrileño -liderado por el PSOE- el pasado 29 de noviembre y en la que se refleja que el Pleno acordó su inmediata revisión para proceder a su anulación. 

Sin embargo, estos no son los únicos negocios del constructor en el municipio. Él mismo reconoció en el primer juicio de esta macrocausa -relativo a la pieza conocida como 'chivatazo'- que Francisco Granados le mandó quemar toda la documentación que guardaba en sus oficinas de Valdemoro tras ser alertado por un guardia civil de la localidad de que se les estaba vigilando. 

Parte del material lo guardó debajo del colchón

Por ese motivo, se deshizo de gran cantidad de material comprometedor, entre el que se encontraba agendas con anotaciones con presuntos pagos en 'B' a varios políticos madrileños, que encargó guardar en bolsas de basura para quemar "un día de niebla", según su testifical en este juicio de la pieza 1, bautizada como 'Talamino'. Otro material relativo a estos hechos lo rescató y guardó debajo de su colchón. Parte del mismo ya lo ha entregado al instructor Manuel García Castellón.

Se trata de información clave de cara a contrastar la versión que mantuvo en su última declaración judicial. Incluye contratos que suscribió con empresas vinculadas a la trama, como Waiter Music, así como facturas y cheques del pago de hoteles, yates y restaurantes a nombre de Granados. De hecho, de cara a dar más detalles concretos de toda esta extensa documentación, prestará declaración finalmente este lunes 17 de diciembre después de que el juez haya modificado la fecha de citación hasta en dos ocasiones. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios