Prepara el relevo del responsable de Policía Judicial

Qué pasa en la UDEF: Marlaska confía en el jefe anticorrupción que nombró el PP

La cúpula de Interior reafirma al comisario Moré, que llegó e 2017 a la unidad que destapó la caja B de Génova e investigó la financiación de Podemos.

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.
Qué pasa en la UDEF: Marlaska confía en el jefe anticorrupción que nombró el PP
La Información

La UDEF (Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal) ha sido durante los últimos años una pieza clave en la investigación de la corrupción política. La caja B del PP, la familia Pujol, la operación Malaya... Las operaciones de este equipo especializado en combatir contra las ovejas negras de la política se cuentan por decenas. Sin embargo, desde la llegada de Fernando Grande-Marlaska al ministerio del Interior, hace ya dos años, la sensación interna es de que no se está potenciando a estos agentes. Las promesas de ampliar la plantilla siguen sin llegar y el plan de Podemos de crear una unidad independiente para desmontar las "cloacas" ni está ni se le espera. Mientras tanto, Interior habla de "continuidad".

Fernando Moré es el jefe de un grupo de policías especializados en cruzar cuentas bancarias, investigar conexiones internacionales, comprobar si existen casos de blanqueo o demostrar si alguien está excediéndose de sus funciones y acumulando en paraísos fiscales un patrimonio que no le debería pertenecer. Este comisario principal llegó al cargo durante la etapa de Juan Ignacio Zoido en el ministerio y no fue nada fácil que alguien aceptar el encargo en un destino que se encontraba en una situación de interinidad, sin ningún alto mando queriendo dirigirlo. Lleva ya casi tres años en el cargo y la cúpula policial mantiene su confianza absoluta en él, según explican fuentes oficiales del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska.

Pero la UDEF ya no es lo que era, explican fuentes policiales. "No nos entran casos y los que nos entran nos sobrepasan porque falta personal". Algunos agentes se han marchado, ya que formar parte de esta unidad, considera "de élite", no es sencillo. Son puestos de libre disposición y es el jefe el que elige a su equipo. Una de las salidas más destacadas ha sido la de Manuel Morocho, el inspector jefe que, junto a un grupo de agentes, destapó el caso Gürtel. Ha ascendido y ha conseguido plaza en Canfranc, en Huesca. Una vida muy distinta a la del complejo policial de Canillas.

Morocho llegó a comparecer en el Congreso en la comisión de investigación de la financiación ilegal del PP y sus palabras aún son recordadas en la Policía. Acusó al partido dirigido entonces por Mariano Rajoy de intentar "desestabilizar la investigación". ¿Aparecen Mariano Rajoy, Francisco Álvarez Cascos y demás nombres del PP en los papeles de Bárcenas?, le preguntaron "Indiciariamente, sí". El pasado mes de enero el exresponsable de la UDEF fue imputado por un presunto delito de falsedad documental relacionado con las actas de los registros de la Gürtel. La querella le presentó Pablo Crespo, uno de los condenados a más de 37 años de prisión.

Moré, por cierto, estuvo destinado en el aeropuerto antes de recalar en la UDEF, el mismo destino que David Blanes, ascendido hace unos días a jefe del a comandancia de la Guardia Civil en Madrid. Donde sí se prevén cambios es más arriba, en la jefatura de la Comisaría General de Policía Judicial. Su responsable, Eloy Quirós, tiene previsto pasar a la jubilación este verano y Marlaska deberá buscarle a un sustituto en cuestión de semanas.

En la UDEF dicen que ellos siguen "trabajando como siempre", pero repiten que tienen "escasos medios", sobre todo humanos. "Nosotros seguimos guardando máxima reserva sobre las investigaciones, pero hemos sufrido mucho en los últimos años", lamentan. No se refieren a aquel "qué coño es la UDEF de Pujol", sino al caso Villarejo. El excomisario utilizó a esta unidad y el "desprestigio", se quejan, "aún lo sufrimos". Ven, en conclusión, "poco interés" en reflotar el grupo de la Policía que tan buenos resultados dio. 

El Ministerio del Interior sigue en ebullición y Unidas Podemos ha cerrado filas con Marlaska. Pero no olvidan a "las cloacas". Solo hay que recordar que antes de formar la coalición con el PSOE el partido morado proponía la creación de una Unidad Integral contra la Corrupción Institucional (UCCI). Es decir, una especie de UDEF independiente de Interior y que cuelgue "de los órganos competentes de la investigación judicial", jueces y fiscales. 

El proyecto contemplaba que los miembros de la UCCI estuvieran blindados ante cualquier tipo de represalias, castigos o premios por parte de los políticos. Sus integrantes serían "los mejores cuadros de la policía, la guardia civil y las policías autonómicas", que se elegirían por concurso de méritos y capacidades. Este proceso de elección estaría liderado por el Consejo General del Poder Judicial. La promesa quedó descartada en el pacto de Gobierno del pasado mes de diciembre.

Imagen de archivo de agentes de Policía
Imagen de archivo de agentes de Policía en la sede de la calle Génova
La Información

Podemos también pidió en 2017 que la plantilla de la UDEF y la UCO (Unidad Central Operativa, su homóloga en la Guardia Civil) se duplicara para investigar la corrupción política. El partido morado, con Irene Montero (hoy ministra de Igualdad), Rafa Mayoral (diputado) y Juan Antonio Delgado (asesor de Marlaska en Interior actualmente) aprovecharon la presentación de una PNL para reivindicar la labor de estos funcionarios. Quedó en nada.

Mostrar comentarios