Más altercados entre jóvenes y policías en Francia por las pensiones

  • París.- Las fuerzas del orden francesas intervinieron hoy para frenar las violencias protagonizadas por jóvenes alborotadores en Lyon y Nanterre, ciudades donde hubo serios altercados ayer durante las protestas contra la reforma del sistema de pensiones.

París.- Las fuerzas del orden francesas intervinieron hoy para frenar las violencias protagonizadas por jóvenes alborotadores en Lyon y Nanterre, ciudades donde hubo serios altercados ayer durante las protestas contra la reforma del sistema de pensiones.

Tras la batalla campal que se produjo ayer en Lyon, donde la Policía contabilizó unas 1.300 personas que participaron en la quema de coches, la ruptura de escaparates y el pillaje, esta mañana se habían desplegado entre 700 y 800 agentes.

Las fuerzas del orden arrestaron a una persona en Lyon, donde ayer habían sido detenidas 80. En todo el país los arrestos ayer fueron 428, lo que eleva la cifra a 1.423 en una semana.

El alcalde de la ciudad, el socialista Gérard Collomb, condenó en una entrevista a la cadena de televisión "i-Télé""las escenas de violencia y de pillaje" que "nada tienen que ver" con las protestas contra la reforma del Gobierno conservador para retrasar en dos años la edad de jubilación.

Además del de los jóvenes violentos, el otro frente de la oposición al Ejecutivo es el del desabastecimiento de carburante, con unas 4.000 gasolineras que ayer por la tarde (de las 12.500 que hay en Francia) carecían de carburante, según el ministro de Ecología, Jean-Louis Borloo.

La pasada madrugada, la Policía procedió al desbloqueo de tres depósitos de combustible, siguiendo las órdenes del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ante la constatación por el Gobierno de que ayer por la tarde un 40% de las gasolineras del país no estaban abastecidas como resultado de las protestas por la reforma gubernamental.

El secretario de Estado de Transportes, Dominique Bussereau, reconoció hoy al término del Consejo de Ministros que con el desbloqueo de todos los depósitos decretado por Sarkozy, "harán falta cuatro o cinco días para volver a una situación normal", aunque al mismo tiempo aseguró que las cosas "van a mejorar" en unas horas.

La movilización contra la reforma de las pensiones, cuyo voto final en el Parlamento debería tener lugar de aquí al fin de la semana, también se dejó notar en algunos aeropuertos, con manifestantes que cerraron total o parcialmente los accesos en Toulouse, Nantes o Charles de Gaulle, este último en París.

Además, los paros de una parte del personal obligaron a suspender por la mañana un 30% de los vuelos de Orly, el otro aeropuerto de la capital.

En los ferrocarriles, el índice de huelguistas según la empresa SNCF era esta mañana del 15,68%.

Mostrar comentarios