Miércoles, 19.09.2018 - 19:15 h
Investigación sobre sus máster

Los casos Cifuentes y Casado golpean la estrategia electoral del PP para Madrid

Ambos políticos bajo sospecha por sus máster en la URJC son las mejores opciones del partido para las municipales y autonómicas.

Pablo Casado y Cristina Cifuentes en la clausura del Campus de Verano de NNGG
Pablo Casado y Cristina Cifuentes en la clausura del Campus de Verano de NNGG / Flickr PP

Las nuevas sospechas sobre la realización de un máster de forma irregular en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) por parte del vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, tras la polémica sin resolver aún surgida sobre Cristina Cifuentes, han puesto en duda de un plumazo la validez ética y profesional de los dos principales candidatos que el partido tiene de cara a las elecciones municipales y autonómicas de Madrid.

El líder del partido, Mariano Rajoy, daba el pistoletazo de salida para los comicios del año que viene en el congreso que su partido celebró el pasado fin de semana en Sevilla, oscurecido por la polémica sobre el máster que supuestamente realizó Cristina Cifuentes en la citada universidad, sobre el que pesan serias sospechas de que fue un fraude. Con ese tema en plena ebullición tras la exigencia de Ciudadanos y toda la oposición en Madrid para que Cifuentes dimita, las dudas sobre un máster similar realizado en el mismo centro por Casado han venido a presionar aún más una situación a punto de estallar.

Precisamente, cuando en el seno del PP se están negociando los candidatos que irán en las listas de cada demarcación, municipal y autonómica, que deberán ser elegidos con sumo cuidado de antemano ante la tesitura de tener que llegar a acuerdos futuros de gobernabilidad con el resto de fuerzas políticas en cada sitio para paliar unos más que previsibles malos resultados.

El control de la Comunidad de Madrid y la recuperación del Ayuntamiento,que les arrebató Manuela Carmena hace cuatro años, es uno de los principales objetivos electorales de la formación para el año que viene. A falta de un año para la cita electoral, la URJC y su Instituto de Función Pública, en el seno del cual ambos líderes del partido realizaron su máster, se están convirtiendo en un azote para el partido. En ambos casos, el responsable académico fue el mismo, el catedrático Enrique Álvarez Conde, sobre el que el pesan acciones como el supuesto intento de falsificación del expediente académico de Cifuentes y que está siendo objeto de investigación por la propia Universidad. El rector de la entidad, Javier Ramos, desmintió la semana pasada al profesor, que fue el tutor del trabajo de Cifuentes, y se desmarcó de sus actuaciones.

La nube que ahora se cierne sobre el PP de Madrid con las figuras de Casado y Cifuentes en entredicho, se une a la trama de corrupción descubierta y judicializada en el caso del partido en Valencia, dentro de la trama del caso Gurtel, y deja en muy mal lugar lo que desde siempre habían sido los dos grandes bastiones de poder del PP en el ámbito autonómico y municipal.

Uno más demostrable que otro

El caso del máster de Cristina Cifuentes llegó ayer a su punto más complicado, cuando desde Ciudadanos, la formación que es socia de Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, se dio un ultimátum al partido para que la presidenta presentara si dimisión sobre el caso, a la vista de que en las últimas dos semanas no ha sido capaz de dar explicaciones convincentes sobre la realización de su máster en Derecho Público y cuyo trabajo final no aparece por ningún sitio. El PSOE ha presentado una moción de censura contra Cifuentes y su Gobierno autonómico, que no prosperará si no es apoyada por Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.

El caso del vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, surgió ayer cuando el diario El País adelantó la información sobre la realización de un máster similar, cuatro años antes que la presidenta madrileña (en 2008), pero en la misma universidad y con el aval del mismo profesor. El propio Casado admitía anoche en declaraciones públicas que no recordaba su fue o no fue a clase durante lo realización de su curso, pero se mostró muy seguro de poder demostrar que todo lo hizo según le fue indicado por la propia URJC para superar todas las pruebas.

La universidad ha confirmado que está realizando una investigación sobre el máster de Casado, en el seno de la que tiene abierta sobre todas las que se realizaron por el profesor Álvarez Conde, algo que el político madrileño dice no temer, porque no tiene nada que ocultar. Al contrario que Cifuentes, Casado se ha mostrado dispuesto a enseñar su Trabajo de Fin de Máster (TFM) a la prensa, aunque no es partidario de hacerlo público. "No tengo problema en hacer público el contenido del Máster. Prefiero hacer un 'briefing', que se pasen diez horas leyéndolo, porque así de entrada no me apetece que ande circulando un trabajo y te estén analizando a la luz de la vela el pie de página", subrayó.

"Cuando no se tiene nada que ocultar no hay problema en explicar nada", ha incidido el diputado del PP, que previamente ha mostrado en su cuenta personal de Twitter una captura de pantalla con la intranet de la universidad que muestra su expediente, en el que figuran su licenciatura en Administración y Dirección de Empresas y el citado máster. "Este caso toca tu vida privada y sobre todo tu credibilidad futura profesional y la política es una actividad vocacional pero temporal", ha lamentado Casado.

No hay vuelta atrás para Cifuentes

Los socios de gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, Ciudadanos, han advertido este martes que “no hay tiempo de reconducir nada” en el caso de Cristina Cifuentes y lo únicos que serán es su dimisión y la propuesta por parte del PP de un candidato alternativo para presidir la Comunidad. El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha advertido esta mañana en el programa Espejo Público que no hay vuelta atrás en este tema y su formación está decidida a promover la salida de Cifuentes, después de que llevan 20 días sin recibir ninguna explicación.

La gota que ha colmado el vaso de la paciencia del partido de Albert Rivera ha sido la propuesta que han recibido del PP de Madrid para crear una comisión de investigación sobre el caso de Cifuentes. Según las explicaciones de Aguado, lo que el PP quería era poner en marcha algo que no era una comisión de investigación sobre el tema, sino que pretendía poner el foco en las personas que habían desatado las irregularidades, el profesor que destapó el caso e incluso los periodistas que han seguido el tema.

“Se nos ha agotado la paciencia”, ha asegurado Aguado, “y no nos gusta ver como hay miles de estudiantes cabreados viendo como sus títulos se devalúan por estos casos y por las sospechas de que en su Universidad había barra libre para los cargos públicos del PP”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios