Martes, 16.10.2018 - 17:17 h
Habría facturado 798.521 euros

Màxim Huerta fue condenado por defraudar a Hacienda 218.332 euros

El ministro de Cultura y Deporte tributó por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, como debería haber hecho.

Ana Rosa y Màxim Huerta
Ana Rosa y Màxim Huerta / Europa Press

Menos de una semana después de tomar posesión de su cargo, el ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, se enfrenta a su primer problema. Según ha publicado este miércoles El Confidencial, Huerta fue condenado en 2017 por defraudar a Hacienda 218.332 euros con una sociedad que constituyó en 2006 cuando trabajaba como presentador de televisión en el programa de Ana Rosa. El titular de Cultura fue condenado a pagar 243.000 euros incluyendo recargos e intereses por los tres ejercicios fiscales.

Tras hacerse pública la noticia, Màxim Huerta ha descartado que vaya a dimitir en una entrevista a Onda Cero, donde ha aclarado que tiene su obligaciones tributarias al corriente "desde hace ya 10 años". El ministro, que aboga por la transparencia y dice no tener ninguna duda moral, ha querido zanjar el tema que cree que no tenga más recorrido: "Pagué lo correspondiente y asunto cerrado".

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en dos sentencias de mayo de 2017 condena al ministro por dejar de pagar la citada cantidad correspondiente a los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008 en los que habría facturado 798.521 euros a través de la sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen SL, sociedad de la que era único accionista y administrador desde enero de 2006.

Según explican las dos sentencia del TSJM, Huerta se dedujo por actividades artísticas 43.770 euros en 2006, 80.481 en 2007 y 24.451 en 2008, habiendo declarado solo por servicios profesionales o rendimientos del trabajo 44.400, 43.065 y 60.000 euros, respectivamente. Como consecuencia, del total de ingresos de los tres ejercicios, 798.520 euros, solo tributó por IRPF 21.860.

El titular de Cultura tributó por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, como debería haber hecho, eludiendo así "los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF" y "engrosando además indebidamente el capítulo de gastos". Esta era una práctica habitual entre artistas, periodistas de radio y televisión: crear una pequeña empresa y facturar sus servicios a la compañía que los contrataba a través de esa sociedad. Según Huerta, al entrar en televisión "recomendaban hacer esto".

El nuevo ministro del recién estrenado Gobierno de Sánchez afirma estar "al corriente" de todas sus obligaciones tributarias "desde hace ya unos cuantos años". Huerta ha añadido que "la regulación fiscal a la que hace referencia el artículo se refiere a los ejercicios 2006, 2007 y 2008".

Ahora en Portada 

Comentarios