Sábado, 18.01.2020 - 19:49 h
En el Hospital de Valme (Sevilla)

Las palabras de un médico de urgencias tras sufrir tres intentos de agresión

El médico urgenciólogo Alberto A. Oviedo contó los tres casos sufridos en una semana. "¿Hasta cuándo tenemos que aguantar?", se pregunta. 

Fotografía de un médico.
El exceso de horas de trabajo lastra a los residentes MIR. / Foto de rawpixel.com en Pexels.

La profesión de médico es una de las más expuestas a agresiones, ya sean verbales o físicas, de terceras personas. Desde el primer año de residencia tras el MIR, los médicos han de tratar con situaciones límite con pacientes de todo tipo en turnos, en ocasiones, de 24 horas seguidas. 

Alberto A. Oviedo, urgenciólogo en el Hospital de Valme (Sevilla), ha querido denunciar esta situación publicando en su perfil de Twitter una dura reflexión tras sufrir tres intentos de agresión en una sola semana:  

"Ayer, tras 23 años de ejercicio profesional, sufrí un grave intento de agresión física durante la guardia, junto con amplio y surtido repertorio de insultos y amenazas de muerte... hacia mí y hacia otros compañeros. El tercer caso en una semana. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar?

¿Vamos a esperar a que suceda otra agresión que por desgracia pueda ser ya algo irreversible? Tres agresiones en una semana y aún falta por llegar lo peor del verano: nuevos R1 sin formación adecuada ni experiencia más menos puestos cubiertos por las vacaciones, más cierre de centros de salud por las tardes por falta de cobertura, más cierre de unidades de día y cierre de plantas... Todo va a influir en un incremento de la presión en Urgencias y deberíamos estar preparados.

Yo acudí a socorrer a una residente al escuchar los gritos, pero los de seguridad, a escasos 15 metros, se ve que no escuchaban nada. ¿No deben actuar de oficio ante cualquier altercado que ponga en peligro la seguridad de los pacientes/ profesionales u otros familiares?

Se deben tomar medidas urgentes y disuasorias que eviten tajantemente que seamos agredidos mientras hacemos nuestro trabajo, en turnos interminables, con la peor remuneración de España, jornadas laborales asfixiantes y sin conciliación con la vida familiar.

Finalmente los funcionarios del CNP se llevaron detenido al agresor. ¡Muchas gracias por la rápida intervención! Hoy, tras la guardia, reventado y aún en shock por lo vivido, he tenido que ir a la comisaría a establecer la denuncia y finalmente he llegado a mi casa a las 12:30 h.

Si yo me encuentro así… ¿Cómo se encontrarán los 4 R1 y la R2 que acaban de empezar su ejercicio profesional como médicos con toda la ilusión del mundo tras superar años de muchísimo estudio, esfuerzo, trabajo y privaciones personales? 

Ahora no sé ni cuantificar cuánto tiempo personal tengo que “perder” en ir al COM para recibir asesoramiento legal y que me representen legalmente, comunicar el incidente a Salud laboral, hacer escritos, ir a juicio, etc... Está claro que nuestra profesión es vocacional. Pero el hecho de que sea vocacional no justifica ningún tipo de insulto, vejación, amenaza y muchísimo menos agresión por parte de nadie. Únicamente pido respeto para con nuestro ejercicio profesional y para con los profesionales.

Hay mucha gente aún que no sabe la gran suerte que tenemos de poder acceder a un sistema sanitario público, universal y gratuito, lleno de profesionales de un grandísimo nivel... que por desgracia tiene a su vez limitaciones, pero que es la envidia de todos los países occidentales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING