Viernes, 06.12.2019 - 02:10 h
Tercera autoridad del Estado

Meritxell Batet repite como presidenta del Congreso en medio del lío de la Mesa

La socialista revalida el cargo mientras la atención en la polémica entre PP, Vox y Ciudadanos por los puestos del órgano de gobierno de la cámara

Meritxell Batet, en la COP25
Meritxell Batet, en la COP25 / EFE

Las piezas del puzle de la XIV legislatura empiezan a colocarse. La primera ha sido la de la presidencia del Congreso, que ha vuelto a ser para la diputada del PSC Meritxell Batet. Un cargo al que accede tras recibir 166 votos en una segunda votación en la que se ha enfrentado a la también expresidenta de la cámara Ana Pastor, del PP. Y lo ha hecho en medio de una votación que no ha contado con la atención habitual debido a la polémica que existe por la composición de la Mesa, que es el órgano de gobierno del Parlamento. Conflicto que implica a 'populares', Ciudadanos y Vox, por los acuerdos que buscan unos pero que no convencen a otros y viceversa.

La vuelta a la presidencia de Batet se ha producido en el día de la constitución de las cámaras, que en esta fecha están presididas por los diputados más longevos y con los más jóvenes como secretarios. Lo que no ha evitado la primera polémica de la legislatura, con una llamada al orden del presidente de la Mesa de Edad, Agustín Zamarrón, a una de las secretarias, Marta Rosique, que desempeña este puesto junto a Lucía Muñoz. Zamarrón, del PSOE, ha llamado la atención a la miembro de ERC después de que esta mencionara los políticos catalanes presos por el procés. Algo que ha hecho antes de empezar a leer el listado de diputados, y que ha provocado aplausos y reproches por igual. Zamarrón ha aclarado tras la lectura de los cargos electos que el motivo ha sido este, lo que le ha valido los aplausos del hemiciclo. 

Posteriormente, las votaciones se han desarrollado con normalidad, y sin sobresaltos que cambiaran el guión esperado. Batet ha salido elegida en la segunda votación tras no conseguir la mayoría absoluta en la primera, lo que entraba en lo previsible. La exministra y dirigente del PSC consigue así lo que no logró Patxi López, que tras la legislatura fallida de 2016 no consiguió repetir en la presidencia tras la repetición electoral de junio de ese año. Además, se convierte en la primera mujer que ejercerá como tercera autoridad del Estado durante dos legislaturas seguidas. Algo que no pudieron hacer ni Ana Pastor (2016-2019) ni Luisa Fernanda Rudi (2000-2004). 

Además de Batet y Pastor, la tercera candidata en liza en la primera votación ha sido Macarena Olona, de Vox. Aunque ésta solo ha contado con los apoyos de su grupo parlamentario. El proceso para elegir presidente de la cámara también ha contado con la protesta de los diputados de ERC y Junts per Catalunya, que han depositado en la urna papeletas con un lazo amarillo y la palabra 'Llibertat'. Una forma de voto que es nula y que por tanto no ha sido aceptada como válida por la presidencia. A esto hay que sumar 11 votos en blanco en la primera votación.

La única incidencia durante el proceso de elección de la presidenta ha tenido como protagonista a la diputada de la CUP Mireia Vehí. La parlamentaria independentista no ha sido llamada a votar por la secretaria de la Mesa en esta jornada Lucía Muñoz, de Unidas Podemos. Algo que se ha subsanado después de que Agustín Zamarrón preguntara a sus señorías si alguien no había sido convocado para depositar su papeleta. El presidente de la Mesa de Edad se ha disculpado con Vehí, diciéndole que "no sabe más el diablo por viejo"

Tras la elección de Batet, se ha procedido a comenzar las votaciones para las cuatro vicepresidencias de la cámara baja. A lo que seguirá el mismo proceso para elegir a los cuatro secretarios o secretarias. Lo que ha provocado el primer choque entre PP, Ciudadanos y Vox por las diferencias de criterio sobre cuántos puestos debe tener cada uno. Los de Pablo Casado quieren que Cs tenga un puesto en la Mesa, algo que los de Santiago Abascal se oponen a facilitar. Esto puede provocar que la formación de extrema derecha se quede sin sitio si finalmente los 'populares' apoyan al partido naranja. Está por ver que posición toma el PSOE también, que ofreció un sillón a ERC en medio de las negociaciones por la investidura de Pedro Sánchez. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios