Miércoles, 19.12.2018 - 13:27 h

España es uno de los países que más olas de calor padece al año después de China

El Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas han estudiado las olas de calor entre 1972 y 2012.  Tras analizar 18 países, España padece 32 olas de calor anuales que duran entre 4 y 5 días; cuando la media está en 15 al año que duran entre 3 y 4 días.

Canarias supera los 40 grados por la ola de calor
Canarias supera los 40 grados por la ola de calor

España es uno de los países donde más olas de calor se registran al año y más duración tienen estos fenómenos extremos, entre 4 y 5 días de media frente a los 3 y 4 del resto de países, según una investigación publicada hoy en la revista científica Environmental Health Perspectives.

El estudio, en el que ha participado el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha analizado las olas de calor ocurridas entre 1972 y 2012 en los 18 países donde estos fenómenos meteorológicos extremos son más comunes. Aurelio Tobías, el investigador del CSIC, afirma que en España se ha estudiado las cifras de temperatura de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de todas las capitales de provincia, excepto de Palencia donde no había registros, desde 1990 que están disponibles. También, añade que no existe una única definición de ola de calor a nivel mundial

España se sitúa tras China en el listado de países donde más olas de calor se producen desde que hay registros, y desde 2003 ha experimentado un "significativo incremento". En España se han producido una media de 32 olas de calor al año desde 1990; en China, 37. Según el Plan Nacional de Alertas del Gobierno la media de olas de calor rondan los 15 anuales.

Los investigadores subrayan que las personas que viven en zonas de temperaturas más moderadas son las más sensibles a las olas de calor, ya que "no están tan aclimatadas a los extremos térmicos como aquellos que habitan en zonas más cálidas; un ciudadano de Sevilla estaría más aclimatado a una temperatura de 40 grados que uno de A Coruña a una de 30 grados", añade el investigador Tobías.

Riesgo de mortalidad

Un gran avance de está investigación, trata sobre la mortalidad a causa de las altas temperaturas que "depende más de la intensidad de las temperaturas que lleguen a alcanzarse que de la duración de la ola de calor", señala Aurelio.

El Plan estatal de Prevención de los Efectos del Exceso de Temperatura en la Salud, activo desde 2004, un año después de que la intensa ola de calor del 2003 se cobrase 6.500 fallecimientos más de los esperados, según cifras del Centro Nacional de Epidemiología, sitúa en 36,5ºC el umbral a partir del cual se produce un 'notable aumento de la mortalidad'. Tobías explica: "el riesgo de fallecer en estos días aumenta entre un 10 y un 20 % respeto a si no hubiera ola de calor, sobre todo en personas mayores de 65 años". Una vez superados los 38,5ºC el riesgo aumenta más del 20%.

La Escuela de Salud Tropical de Londres advierte que las olas de calor serán cada vez más intensas, frecuentes y duraderas en los próximos años debido al cambio climático, por lo que los planes de prevención y alerta son vitales para la salud pública.

Ahora en Portada 

Comentarios