Sábado, 18.01.2020 - 02:02 h

Miles de personas protestan en Taiwán por muerte de recluta en confinamiento

Miles de taiwaneses salieron hoy a las calles para protestar por la muerte de un recluta durante un confinamiento ilegal por llevar un móvil con cámara, mientras el presidente del país, Ma Ying-jeou, prometió llegar al fondo del asunto.

Taipei, 20 jul.- Miles de taiwaneses salieron hoy a las calles para protestar por la muerte de un recluta durante un confinamiento ilegal por llevar un móvil con cámara, mientras el presidente del país, Ma Ying-jeou, prometió llegar al fondo del asunto.

Ma, que visitó a la familia del soldado fallecido, Hung Chung-chiu, aseguró hoy que "supervisará este caso" y que se conocerá la verdad, además de castigar a los responsables.

La muerte de Hung el pasado 4 de julio, tres días antes de acabar su servicio militar, ha conmocionado a la opinión pública, además de provocar la detención de varios altos oficiales y la imputación de más de una decena de militares.

La introducción de un teléfono con cámara en un campamento militar dejó de estar castigada con confinamiento en mayo pasado, tras un cambio en la normativa, por lo que Hung debería haber sido penalizado sólo administrativamente.

Los manifestantes exigen la supervisión externa de la investigación para evitar el encubrimiento de este caso, en el que el soldado Hung murió tras haber sido castigado físicamente, sin poder beber agua y en condiciones extremas de calor y humedad.

Los organizadores de la manifestación, el grupo civil Ciudadanos 1985, piden no sólo el esclarecimiento de la muerte del soldado, sino también un cambio en las medidas disciplinarias militares.

Algunos compañeros de Hung dijeron a medios locales que todo se debió a un ajuste de cuentas porque el soldado se había quejado de los supuestos malos tratos a los que se sometían a otros soldados y quería obtener pruebas grabando con la cámara del teléfono.

La manifestación, tras concentrarse ante el Ministerio de Defensa, se dirigió al Parlamento taiwanés, donde también se pidió justicia para Hung y se protestó por otros incidentes parecidos en el pasado.

Hung fue enviado por su brigada 542 de la ciudad norteña de Hsinchu a la 268 de Taoyuan, también ubicada en el norte de la isla, el 28 de junio, para pasar una semana confinado.

Desde el 2002 al 2011, unos 4.000 soldados han muerto o han sufrido heridas en Taiwán, incluidos 300 supuestos suicidios, según datos militares.

El Ministerio de Defensa ha emitido disculpas a la familia y a la opinión pública por el infortunado incidente.

Todos los taiwaneses nacidos antes del 1 de enero de 1994 tienen que realizar un servicio militar de un año, mientras que los nacidos con posterioridad a esa fecha están obligados a llevar a cabo un entrenamiento militar de cuatro meses.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING