Lunes, 17.12.2018 - 07:13 h
Lo hará la Universidad Camilo José Cela

Moncloa se abre a digitalizar y difundir la tesis de Sánchez ante la crítica de plagio

El planteamiento básico es demostrar a todo el mundo que no se puede copiar un trabajo sobre un tema del que nadie había escrito nada antes.

Pedro Sánchez en La Moncloa
Moncloa difundirá la tesis de Pedro Sánchez. / EP

El Gobierno trabaja a marchas forzadas en la preparación de un plan que consiga frenar las acusaciones contra el presidente Pedro Sánchez por el supuesto plagio de su tesis doctoral sobre ‘Innovaciones en la diplomacia económica española’, con la premisa de que es necesario digitalizar el documento y difundirlo sin ningún tipo de cortapisa a todo aquel que lo quiera consultar. Según fuentes cercanas a Moncloa, el presidente no tiene nada que ocultar en ese trabajo y pretende atajar cuanto antes una situación muy incómoda y que afecta directamente a su reputación personal y profesional.

Desde Moncloa se han puesto en contacto con la Universidad Camilo José Cela, cuya reputación también está en juego, para que sea esta misma institución la que realice el trabajo digital y se encargue de su difusión, sin ningún tipo de restricción más allá de lo que mandan las normas en estos casos.

Esta decisión fue confirmada pasada una de la tarde por la  vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en los pasillos del Congreso de los Diputados. Allí, Calvo aseguró que Sánchez ya ha dado permiso para que se pueda consultar íntegramente desde internet el contenido de su tesis doctoral para terminar con las dudas que existen sobre su autoría y las acusaciones de plagio y descartó que sea necesario que el presidente dé explicaciones por este tema en la Cámara Baja.

Con la publicación ‘urbi et orbe’ del trabajo, desde el Ejecutivo y sus asesores se pretende aprovechar una especie de 'efecto boomerang' en la percepción que se ha querido difundir desde algunos medios sobre el supuesto plagio y sentar la base sobre la que se podrían instrumentar más adelante las acciones judiciales que se decidan, si no se rectifica a tiempo. La tesis principal sobre la que trabajan Sánchez y sus asesores es que es imposible plagiar una tesis en un tema, la diplomacia económica, sobre el que jamas se había escrito nada con anterioridad.

Fuentes conocedoras de todo el proceso aseguran que lo que se pretendía con la tesis de Pedro Sánchez era reflejar en un trabajo de investigación todos los avances que se habían realizado en materia de promoción del comercio exterior y la internacionalización en un periodo de doce años (200-2012), en el que el sector exterior de la economía española fue clave. Es por ello que el trabajo se basa en una gran acumulación de datos recogidos en el Departamento de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, que en ese momento dirigía Miguel Sebastián.

Diplomacia económica exterior a examen

Tal y como ha señalado este mismo jueves el entonces jefe de gabinete de Sebastián, Carlos Ocaña, desde el Ministerio se le dieron todas las facilidades posibles para que consiguiera los datos necesarios para llevar a cabo su tesis, como se hacía con otros muchos investigadores que pedían datos públicos para realizar este tipo de trabajos. Tanto desde el Ministerio, como desde el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), se consideró en ese momento que se trataba de un trabajo “innovador y único, porque nadie había contado hasta entonces el gran trabajo que se estaba haciendo en ese campo”.

Cabe recordar que en ese momento (2008-2012) y durante el mandato de Rodríguez Zapatero, se pusieron en marcha varios planes de promoción de las empresas españolas en el exterior, que permitieron con el paso de los años, elevar a más de 100.000 el número total de exportadores anuales, de los que unos 40.000 se consideraban empresas exportadoras habituales (más de cuatro años seguidos vendiendo en el exterior). En ese momento se estaba elaborando además un nuevo plan estratégico para el ICEX que postulaba reordenar su cartera de servicios para adaptarla de forma más efectiva a las necesidades que planteaban las empresas.

Una de las claves de ese momento pasaba además por lograr una mayor coordinación entre la labor que realizaban los agregados comerciales de las embajadas españolas por el mundo, y la actividad de las oficinas comerciales en el exterior (Ofecomes), todo para dar a las empresa la mayor cobertura posible. Según fuentes cercanas al trabajo del presidente, tras la recogida de datos Sánchez visitó y entrevistó a un gran número de empresas exportadoras para analizar los resultados de toda esa labor, aunque todavía fuera algo incipiente. Esa puede ser la razón por la que la estructura de la tesis de Sánchez presenta un gran cúmulo de datos y es menos analítica.

Según la versión oficial que se difundió en su día desde el Ministerio de Industria, el carácter innovador del trabajo y la colaboración prestada en su realización, junto con el ICEX y Exteriores, fue lo que animó más adelante a los responsables de Industria a avalar la realización de un libro donde se reflejara todo, basado en la tesis y con la colaboración del jefe de gabinete del ministro.

Ahora en Portada 

Comentarios