Montilla dice que el PSC no debe desmarcarse del PSOE por una "trampa" de CiU

  • El ex presidente de la Generalitat José Montilla considera que el PSC no puede decidir si vota o no junto al PSOE en el Congreso en función de la agenda política de otros partidos ni de las "trampas" que le tienden grupos como CiU para "desgastar" al socialismo en Cataluña y en el resto de España.

Barcelona, 27 feb.- El ex presidente de la Generalitat José Montilla considera que el PSC no puede decidir si vota o no junto al PSOE en el Congreso en función de la agenda política de otros partidos ni de las "trampas" que le tienden grupos como CiU para "desgastar" al socialismo en Cataluña y en el resto de España.

"Algunos tienen mucho interés en que se produzca -una votación diferente del PSOE y el PSC en el Congreso-, pero eso es una trampa -de CiU, añade más adelante- que la opinión pública de Cataluña ha comprado de forma acrítica, me parece", advierte Montilla en el libro 'Clar i Català' (RBA, 2013), que escribe el periodista Rafael Jorba y saldrá mañana a la venta.

El expresident socialista, que cuando dirigía el PSC fue criticado tanto por CiU como por algunos miembros de su partido por no romper nunca la disciplina de voto del PSOE en el Congreso, reflexiona sobre las relaciones entre los dos "partidos hermanos" en estas memorias políticas de sus cuatro años de presidencia.

Montilla, que ayer declinó pronunciarse por el histórico desmarque del PSC en el Congreso, se muestra escéptico en sus memorias sobre la conveniencia de este gesto y defiende que él nunca lo hizo cuando era primer secretario por "lealtad" al PSOE y porque perjudicar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no era bueno ni para Cataluña ni para el PSC, sólo para sus adversarios.

"Yo quería obtener buenos resultados, no hacer un festival", se justifica en este sentido.

Durante su mandato hubo un intenso debate en el PSC -que persiste en la actualidad- sobre la conveniencia de tener grupo propio en el Congreso para poder mantener la coherencia con sus decisiones en el Parlament, algo que Montilla considera que sólo puede aportar más "visibilidad" de cara a los medios de comunicación, pero no más autonomía.

"Si tuviéramos grupo propio, ¿tendríamos que votar diferente en algunas cosas dentro del grupo federal? No necesariamente, y el voto de los diputados al final es suyo, individual, cada persona es la que al final pulsa el botón", esgrime el exlíder del PSC.

Montilla asume en este sentido que su partido "ha perdido esta batalla" de cara a la opinión pública, en referencia a las críticas que recibió el partido en Cataluña en el pasado por no desmarcarse del PSOE cuando votaba en contra de asuntos clave que el PSC sí había apoyado en el Parlament.

"Esta batalla la hemos perdido desde el momento en que en tu propia casa -dentro del PSC- tienes gente que utiliza esto como argumento; es decir, en el momento en que tú mismo apoyas las críticas que te hace el adversario, las legitimas. Así que esta batalla la hemos perdido, por esta y otras razones", opina.

Montilla quita hierro en su libro a las discrepancias entre el PSOE y el PSC, que considera naturales, al tiempo que admite que "siempre ha habido problemas puntuales" entre ambos partidos, "incluso en las etapas en las que ha habido más química".

El expresident y ahora senador añade que el PSC pasa ahora por un momento en el que lleva "muy poca agua en la cantimplora, y hay quien trabaja para que la poca que lleva la pierda".

No obstante, confía en que su partido remontará porque en Cataluña, a su juicio, siempre habrá espacio para una izquierda "progresista, democrática, moderna, que busque el entendimiento con España".

Mostrar comentarios