Lunes, 21.10.2019 - 07:59 h
Ningún vínculo con la caja 'b' del PP de Madrid

Monzón se desliga de Púnica ante el juez: "En Indra no hubo pagos en efectivo"

El expresidente de la compañía dice que había hasta cuatro líneas de control interno y que los abonos se efectuaban siempre vía transferencia. 

javier monzón
Javier Monzón a su llegada a la Audiencia Nacional.- / EFE. 

El expresidente de Indra Javier Monzón ha negado ante el magistrado al frente del caso Púnica, Manuel García Castellón, cualquier vínculo con la caja 'b' del PP madrileño. De hecho, ha asegurado que no es viable que se efectuaran pagos en efectivo, tal y como apunta la Fiscalía Anticorrupción, en tanto existe un sistema normativo de control que no lo permite. "En Indra no hubo pagos en efectivo", ha precisado en sede judicial, según informan fuentes presentes en el interrogatorio a este diario.

El actual directivo de Prisa ha detallado cuáles eran sus funciones dentro de la compañía y ha asegurado que los pagos se efectúan en su totalidad mediante transferencias. Monzón ha dedicado gran parte de su interrogatorio a explicar que ni tan siquiera se utilizan cheques y que no existen pagos en metálico a excepción de los que salen desde lo que se conoce como 'caja chica'. Se trata, según ha dicho, de un dispositivo en el que se almacenan cuantías mínimas para gastos ordinarios tales como el coste de un servicio de taxi o el pago de mensajería. 

La Fiscalía Anticorrupción solicitó su imputación el pieza novena del caso el pasado mes de agosto en el marco de una batería de citaciones en aras a esclarecer los pagos opacos que habría recibido el PP regional para costear sus campañas electorales. El Ministerio Fiscal sostiene que Indra, también imputada como persona jurídica, estaba implicada de lleno en este sistema de desvío de fondos y denuncia que habría emitido facturas falsas con las que pagar a los empresarios implicados en la trama, tales como Daniel Horacio Mercado o Juan Miguel Madoz Echevarría, administrador de Swat.

Relación con Aguirre y González

Sobre este asunto, Monzón ha señalado que existió absoluta transparencia en la compañía y que si realmente se produjo algún pago al margen de la contabilidad legal de la compañía, que los investigadores soliciten más documentación para aclarar este extremo, el cual en ningún caso le consta. Igualmente ha admitido que conoció a dos de las personas presuntamente claves en la red, Ignacio González y Esperanza Aguirre, si bien se remite a un par de encuentros en algún acto oficial y nunca con carácter persona.  

En su extensa declaración, Monzón ha negado categóricamente haber recibido presiones en aras a emitir facturas falsas para este entramado. Igualmente ha descartado conocer si el exconsejero delegado Javier de Andrés recibió presiones del entonces consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, para efectuar determinados pagos a empresarios cercanos a la trama, tal y como denunció en su día el propio exdirectivo. Igualmente la fiscal Carmen García le ha nombrado una serie de altos cargos y directivos de Indra, muchos de los cuáles ha asegurado no conocer, según las fuentes consultadas por este diario.  

Al respecto ha matizado en que entre sus funciones no estaba la contratación de la multinacional si bien ha insistido en que los controles eran muy rígidos puesto que el aspecto reputacional para una empresa de este calibre es básico. Tanto es así que ha explicado que existían cuatro líneas de control muy claras para que no se produjera ninguna irregularidad y que si Anticorrupción tiene la sospecha de que algún empleado actuó al margen de lo establecido, que se pida a Indra las normas de procedimiento en cada una de las actuaciones. 

Los presuntos pagos de Roura

En relación a los tres presuntos pagos en efectivo que habría efectuado el exdirectivo de operaciones Santiago Roura, Monzón ha asegurado que desconoce los pormenores del asunto y que no guarda relación alguna con el tema. Se da la circunstancia de que el propio Roura declaró este mismo lunes en la causa a petición propia y por primera vez desde su imputación a finales de 2014 tras las acusaciones de la UCO que le sitúan como la persona que habría efectuado tres pagos en metálico a empresarios de la Púnica, entre ellos, al considerado el 'conseguidor', Alejandro de Pedro.

El presidente no ejecutivo de Prisa ha respondido a las preguntas de la fiscal Anticorrupción Carmen García, de su letrado así como a la formulada por una acusación y por el letrado del presunto cabecilla de la Púnica, Francisco Granados. Éste se ha interesado en saber si guardó alguna relación con su cliente a lo que Monzón lo ha negado. Tras su declaración, el empresario ha abandonado las dependencias judiciales afirmando sentirse tranquilo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios