Domingo, 19.01.2020 - 22:58 h
Se pospone la reunión con la Policía Nacional

Alerta en los Mossos: nadie sabe aún qué tiene que hacer ante el Barça-Madrid

Los agentes que tendrán que velar por la seguridad del Clásico no han recibido instrucciones específicas sobre el dispositivo para detener a Tsunami

Alerta en los Mossos: nadie sabe aún qué tiene que hacer ante el Barça-Madrid.
Alerta en los Mossos: nadie sabe aún qué tiene que hacer ante el Barça-Madrid. / EFE

Los planes policiales para garantizar que el Barça-Madrid del próximo 18 de diciembre se celebre con normalidad siguen sin concretarse. Los agentes de los Mossos d'Esquadra aún no saben en qué turnos y bajo qué instrucciones tendrán que trabajar el día del Clásico para contrarrestar las movilizaciones y al boicot anunciado por Tsunami Democràtic. Así lo confirman fuentes de la policía autonómica consultadas por La Información, que señalan que "no es normal" esta situación. Especialmente para aquellos que tengan que hacer su jornada o incluso se vean obligados a hacer horas extra, ya que no saben cuáles son los planes para hacer frente a las amenazas de la plataforma independentista.

Los Mossos son los encargados por el momento de toda la seguridad que conlleven las horas previas del partido. Cientos de sus agentes tendrán que lidiar con las movilizaciones dispuestas por Tsunami en cuatro puntos en los alrededores del estadio. Una de las actuaciones que tendrán que realizar será la de facilitar que los autobuses que transporten a los jugadores de los equipos pueden llegar al Camp Nou sin mayores problemas. La prioridad en este caso será el bus del Real Madrid, ya que un posible intento de evitar su desplazamiento hasta el campo preocupa en el club blanco. Por esta razón, los agentes tendrán que despejar las calles de posibles manifestantes que pretendan ponerse en medio para impedirle el paso. 

Pero por el momento, ni las unidades BRIMO de antidisturbios de la policía catalana ni las de otras áreas han recibido instrucciones específicas de cómo deben desplegarse en la zona. Tampoco cuál será la forma de actuar si las manifestaciones se acercan hacia las puertas del Camp Nou, complicando de esta manera que el público pueda llegar a sus asientos. Fuentes policiales consultadas por esta redacción dan por segura la celebración del partido, ya que no está sobre la mesa ningún escenario que contemple una suspensión o un retraso del mismo. Otra cuestión es si podrá entrar todo el público que tenga abono o entrada, ya que eso depende de cómo transcurra el día. 

En la misma situación están los agentes de la Policía Nacional. Varias fuentes del cuerpo aseguran que aún no han recibido ninguna comunicación ni instrucción que conlleve su movilización en la ciudad condal. Tampoco se ha dado la orden a las unidades UIP de otras provincias a que viajen para apoyar a los Mossos en todo lo que ocurra en los alrededores del estadio, especialmente antes de que el árbitro autorice el inicio del partido. A esto hay que sumar que la reunión que iban a mantener las dirección de las fuerzas estatales y catalanas programada para este jueves finalmente se ha cambiado de fecha. Lo que puede responder a que se estén revisando los operativos para el 18-D. 

Tsunami organiza sus autobuses

Lo que ocurra dentro del Camp Nou también es tema aparte. En este caso, evitar posibles incidentes será competencia de la seguridad privada del Barça. Al tratarse de un partido contra el Real Madrid, los efectivos que estarán pendientes de evitar interrupciones del juego o problemas en las gradas siempre suelen ampliarse. Pero con los avisos de Tsunami y la petición a sus simpatizantes de que saquen pancartas con el lema 'Spain, sit and talk', habrá un operativo especial en el que se implicará a muchos más empleados para ocuparse de estas tareas, según señalan las fuentes consultadas. 

Mientras tanto, Tsunami Democràtic continúa preparando su movilización para intentar entorpecer todo lo posible la celebración del partido. Los secesionistas se encuentran ahora en la fase de trasladar desde otros puntos de Cataluña a la mayoría de gente posible que quiera participar en las movilizaciones del 18-D en Barcelona. La opción que han escogido es la de que sus simpatizantes organicen viajes en autobús para ese día, los cuales anuncian a través de sus canales de difusión. En el servicio de mensajería Telegram mantienen más de 410.000 suscriptores y ya hay viajes organizados desde las localidades de Igualada y Figueres.

Esta falta de previsión por parte de la dirección del cuerpo autonómico ante un evento tan importante ha aumentado el enfado que existe entre sus trabajadores. Los agentes llevan meses quejándose de las condiciones en las que han tenido que desempeñar su labor. Unas críticas que alcanzaron su cenit con los disturbios en varias ciudades catalanas tras conocerse la sentencia del 'procés', que condenaba a cumplir altas penas de cárcel a líderes independentistas como Oriol Junqueras, Jordi Sànchez o Jordi Cuixart. En aquella semana, los Mossos denunciaron jornadas de más de 14 horas, a lo que hay que sumar el desgaste y el estrés por enfrentarse a situaciones de violencia durante varias noches seguidas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING