Natalio Grueso descarta cambios en las facturas del Centro Niemeyer de Avilés

  • El exdirector del Centro Cultural Oscar Niemeyer de Avilés, Natalio Grueso, ha asegurado hoy ante el juez que en su etapa al frente de este equipamiento cultural no tuvo conocimiento ni dio orden alguna para que se cambiasen o alterasen facturas o documentos mercantiles.

Oviedo, 15 may.- El exdirector del Centro Cultural Oscar Niemeyer de Avilés, Natalio Grueso, ha asegurado hoy ante el juez que en su etapa al frente de este equipamiento cultural no tuvo conocimiento ni dio orden alguna para que se cambiasen o alterasen facturas o documentos mercantiles.

Así lo ha asegurado su abogado, Pelayo Fernández Mijares, después de que Grueso declarase ante el Juzgado de Instrucción número dos de Avilés sobre el caso de las supuestas irregularidades en las facturas que el Ayuntamiento de Avilés pagó en la inauguración de la cúpula del Centro Niemeyer.

Según ha señalado su abogado ante los medios de comunicación, Grueso señaló ante el juez que "nadie de la Fundación ha participado ni dio instrucciones para modificar y alterar ningún tipo de documento mercantil".

"Lo que dejó bien claro es que no tuvo intervención alguna en estos hechos y que más bien se trata en todo caso de un problema del Ayuntamiento de Avilés", ha señalado el letrado de Natalio Grueso, que ha explicado que su defendido ha dicho que "no tenía conocimiento ni ninguna modificación ni alteración de facturas".

Grueso, que apenas estuvo 10 minutos ante el juez, se fue de la sede judicial avilesina sin hablar con los medios de comunicación y antes de que compareciese ante el mismo juzgado la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela.

Ésta, que ha asegurado que ha salido "satisfecha" por haber podido explicar al juez "la verdad" sobre el caso, no ha querido entrar en el contendido y ha negado que hubiese irregularidades.

Tanto Pilar Varela como Natalio Grueso, que acudieron a la sede judicial avilesina por separado, fueron increpados por un grupo de miembros del partido político Podemos, que portaba unos carteles con el eslogan "Algunos pájaros deben ser enjaulados".

El edificio de los juzgados de Avilés estuvo custodiado en todo momento por tres furgones de la Policía Nacional para evitar posibles incidentes, que no se llegaron a registrar.

Mostrar comentarios