Obama anuncia el envío de 30.000 soldados más a Afganistán y asegura que en 2011 se retirarán

  • Con este envío Estados Unidos tendrá a casi 100.000 soldados en este país asiático. "Evitar que un cáncer vuelva a externderse en ese país", ésta es la justificación que ofreció el presidente a sus ciudadanos en un discurso televisado desde una academia militar.
Reuters
Reuters

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció esta madrugada a su país que enviará 30.000 soldados más a Afganistán, diciendo que desea mostrar al mundo que "nuestra causa es justa, y nuestra determinación inquebrantable". Sin embargo, también aseguró que la retirada se producirá a partir de 2011.

"Estamos en Afganistán para evitar que un cáncer vuelva a extenderse en ese país", dijo Obama en un discurso pronunciado en la Academia Militar de West Point, Nueva York. "Pero este cáncer también se ha arraigado en la zona de la frontera con Pakistán, por eso necesitamos una estrategia que funcione en ambos lados de la frontera", agregó.El escenario del anuncio, en un discurso de 35 minutos televisado para todo el país, era una de las claves, puesto que en la academia militar de West Point su predecesor, George W. Bush, defendió en 2002 su doctrina en favor de los ataques preventivos. Ayer le toco el turno a Obama, quien advirtió de que el movimiento talibán ha cobrado impulso y la red terrorista Al Qaeda mantiene sus refugios a lo largo de la frontera con Pakistán.Este refuerzo de las tropas, admitió Obama, no será barato. Lo cifró en cerca de 30.000 millones de dólares en un año, un millón de dólares por hombre. "Colaboraré estrechamente con el Congreso para hacer frente a estos costes, al tiempo que trabajamos para reducir el déficit", dijo el mandatario, que recordó que cuando asumió la presidencia en enero el costo de las guerras en Irak y Afganistán se acercaba a un billón de dólares.

El presidente estadounidense dijo que el objetivo de aumentar el total de tropas en Afganistán a casi 100.000 soldados es para reforzar el combate contra los talibanes, asegurar los centros fundamentales y entrenar a las tropas afganas para que puedan asumir la seguridad, permitiendo la retirada estadounidense a partir de julio de 2011.No obstante, el presidente estadounidense dejó abierto cuándo concluirá esta salida, algo que funcionarios estadounidenses habían indicado que dependerá de cómo evolucione la situación sobre el terreno. En este sentido, lanzó una dura advertencia a los dirigentes afganos y al Gobierno del presidente Hamid Karzai, a los que indicó que "se han acabado los días en los que recibían un cheque en blanco".

Obama afirmó que apoyará a los líderes "que combatan la corrupción y defiendan a la gente", pero al mismo tiempo espera "que los que no sean eficientes o sean corruptos tengan que rendir cuentas".El turno de los aliados

Obama agregó que la "seguridad común del mundo" también está en juego, por lo que espera una aportación de sus aliados. "Algunos han aportado ya tropas adicionales y tenemos confianza en que habrá nuevas contribuciones en los próximos días y semanas", indicó Obama. El primer ministro británico, Gordon Brown, ya ha anunciado 500 soldados más.

A finales de esta semana comienza una reunión ministerial de la OTAN en Bruselas, a la que tiene previsto asistir la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y los aliados abordarán la nueva estrategia estadounidense.

Poco después del discurso, el secretario general de la OTAN dijo que espera que sus aliados brinden al menos 5.000 soldados adicionales para Afganistán y posiblemente unos pocos miles más. "Hay 43 países en terreno bajo comando de la OTAN y estoy seguro de que otros aliados y socios también realizarán un aumento sustancial en sus contribuciones", dijo Anders Fogh Rasmussen en un comunicado.Reacciones al esperado anuncio

El comandante de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN y de la misión de Estados Unidos en Afganistán, el general Stanley McChrystal, aplaudió la "claridad" y el "compromiso" mostrados por el presidente estadounidense, Barack Obama, durante el discurso en el que comprometió el envío de 30.000 nuevos efectivos a la guerra en el país asiático.

En un comunicado, McChrystal, que pidió el pasado verano el envío de 40.000 soldados para revertir el auge talibán, declaró que la revisión de estrategia anunciada por el inquilino de la Casa Blanca proporciona "una clara misión militar y los recursos para cumplir los trabajos". "La claridad, el compromiso y la resolución resumidos en el discurso del presidente son pasos cruciales para lograr la estabilidad a Afganistán y eliminar los refugios de los terroristas que amenazan la seguridad regional y global", añadió.

En este sentido, declaró que el objetivo de las tropas de la ISAF sigue "igualmente claro" y consiste no sólo en mejorar la seguridad, sino en transferir la responsabilidad en la materia "rápidamente en cuanto las condiciones lo permitan" a las fuerzas de seguridad locales. Como parte de estos esfuerzos las tropas internacionales adiestran al Ejército y Policía afganos y desarrollan su capacidad logística.

Por su parte, el senador republicano John McCain dedicó aplausos y críticas a su antiguo rival en su carrera en la presidencia, Barack Obama. "Lo que no apoyo, y me preocupa enormemente, es la decisión del presidente de fijar una fecha arbitraria para comenzar la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán", indicó, en relación a la afirmación pronunciada por Obama poco antes y que situaba el inicio de la retirada en julio de 2011.

Mostrar comentarios