Tras su imputación en el caso Villarejo

Del Olmo ratifica el sistema de facturas falsas de Iberdrola y carga contra Galán

El directivo díscolo niega irregularidades sobre este documento que la eléctrica rechaza e insiste que se lo entregó al entonces número dos de Iberdrola. 

Directivos de Iberdrola ganan tiempo mientras el juez analiza nuevo material
Del Olmo ha declarado hasta en tres ocasiones como testigo en la Audiencia Nacional. 
L.I.

José Antonio del Olmo ha vuelto a defender en sede judicial el documento que elaboró en el año 2004 sobre un presunto sistema de facturas falsas en Iberdrola. Aunque el exdirectivo de control había comparecido hasta en tres ocasiones en calidad de testigo, esta vez lo hacía como imputado precisamente por su papel como validador de estos recibos que él mismo tilda de irregulares. Aunque su condición ha cambiado el mensaje sigue siendo el mismo de modo que ha negado cualquier ilicitud en el documento que llevó ante notario y ha mantenido su incriminación hacia el presidente de la eléctrica, José Ignacio Sánchez Galán. 

Así lo confirman fuentes jurídicas a este medio las cuáles precisan que el directivo díscolo con Galán ha vuelto a reiterar que se diseñó desde el departamento de Seguridad de la empresa para costear los pagos del primer proyecto que se encargó al entramado de Villarejo en el año 2004. De hecho, al final ya de su interrogatorio (en el que solo ha respondido a las preguntas de la Fiscalía y su abogado) ha apuntado directamente a Galán. En concreto ha asegurado que el actual presidente de Iberdrola lo conocía todo y que en la eléctrica no se hace nada sin que él lo sepa. Con todo, ha vuelto a respaldar el informe según el cual Iberdrola se había apoyado en su firma proveedora de seguridad, Casesa, para abonar los servicios del grupo Cenyt. La empresa contrató al entramado del agente encubierto un total de 13 años (entre 2004 y 2017) y pagó por todos estos servicios 1,1 millones de euros. 

Como ya ocurriera en otras piezas de la causa, los investigadores pusieron el foco en la figura que habría ordenado contratar con Villarejo teniendo en cuenta que prestó sus servicios mientras estuvo en activo en la Policía Nacional y que se valió además de medios públicos para sus trabajos de índole privada. Sin embargo, la aparición en escena de este documento provocó un giro en la causa hasta el punto de convertirse en un testigo de cargo en esta pieza septimodécima del caso. Del Olmo declaró hasta en tres ocasiones entre diciembre del año pasado y comienzos de este. En las mismas detalló este sistema triangular apuntando además que si no lo denunció antes fue por temor a represalias. Con todo, Anticorrupción propició un giro importante de los hechos al solicitar su imputación por delito de cohecho, diligencia a la que dio luz verde el magistrado Manuel García Castellón. 

Entrega de facturas

La petición se produjo después de escuchar en sede judicial a los directivos de la eléctrica imputados en esta pieza el pasado verano. Pablo Insunza, Carlos Rebollo y el que fuera número dos de Iberdrola, Luis San Pedro, explicaron que los pagos a Cenyt fueron legales e insistieron en que nunca llegaron a conocer la famosa hoja que puso contra las cuerdas a la eléctrica en este procedimiento penal. Igualmente también descartaron haber presionado a Del Olmo para que firmara un acta el pasado mes de diciembre en la que se dejaba constancia de que ese documento no se había encontrado en la compañía, tal y como concluyó el peritaje de PwC. Del Olmo, por su parte, se negó a firmar ese documento. 

Tras interrogar a los directivos, el juez tomó la decisión de acordar más diligencias en aras a esclarecer si el documento en cuestión se le remitió entonces a San Pedro o bien se trata de un papel elaborado "ad hoc" para su protocolización en la notaría de Luis Ramallo en Madrid. Se trata de una posibilidad a la que hizo referencia el que fuera director de Administración y Control, Fiscal y Regulación y que ahora el juez quiere indagar. Igualmente la eléctrica se ha desligado en todo momento del papel e incluso inició acciones penales contra su exempleado al que denunció ante la Fiscalía Anticorrupción y en un juzgado de instrucción de Bilbao. Este último se inhibió en favor de la Audiencia Nacional al alegar que los hechos objeto de investigación eran idénticos.

Ahora Del Olmo ha ratificado estos puntos y ha aportado abundante documental al juzgado, entre ella facturas que podrían corresponder a más contrataciones de este tipo, según las fuentes consultadas por este diario. Además ha añadido que el mismo 1 de diciembre de aquel 2004 fue a San Pedro y le exhibió el informe, si bien éste declinó hacer caso al papel, según su versión. Igualmente ha hablado del director de seguridad que tuvo la compañía antes del aterrizaje de Antonio Asenjo (que se produjo tras el nombramiento de Galán como consejero delegado). Al respecto ha explicado que tenía buena relación con el entonces jefe de seguridad, Marcos Peña, y que, una semana después de entregarle a San Pedro el documento, le contó este presunto sistema de facturas falsas. 

La reunión del 2 de diciembre

Tras detallarle estas supuestas irregularidades, Peña le recomendó que lo plasmara por escrito. Una vez redactado, éste último y un colaborador suyo, Ángel Zarabozo, le habrían hecho una serie de indicaciones y correcciones, según ha explicado. A finales de ese año lo llevaron ante el notario Ramallo, el cual es a su vez amigo de Peña. El hasta ahora testigo clave también ha hecho alusión al despido de su hija si bien fuentes de la investigación apuntan que no tenía un contrato por obra y servicio que no se renovó toda vez que concluyó. En lo que respecta a los hechos ocurridos el pasado mes de diciembre, Del Olmo ha explicado que, tras conocerse la existencia de su documento, le llamaron para reunirse con San Pedro y otros directivos imputados en el procedimiento. 

Según ha explicado, se produjo una reunión en Bilbao el 2 de diciembre y, en el marco de la misma, los entonces 'emisarios' de la eléctrica fueron recibiendo llamadas de otros directivos ante la preocupación que suscitaba la aparición de este informe. En concreto ha explicado que el director de los Servicios Jurídicos llamó en varias ocasiones durante ese encuentro a Rebollo y que el propio Sánchez Galán estuvo también al tanto del asunto. Tanto es así que, aunque este aspecto no lo relató en su anterior declaración, esta vez ha dicho que el presidente también llamó para preguntar por las negociaciones y para anunciar una reunión con ellos al término de la cita. 

Mostrar comentarios