Sábado, 21.09.2019 - 07:19 h
La industria representa un 2,2% del PIB

La ONU y la cruzada contra la carne llevan al límite a un sector clave en la economía

La industria de la carne lucha por mantener su imagen y conservar el negocio pese a la constante presión de las asociaciones medioambientales.

Las exportaciones de carne porcina andaluza aumentan un 27% de enero a noviembre de 2016 y alcanzan los 141 millones
El sector cárnico representa el 2,2% del PIB del país. / Europa Press

El reciente informe de la ONU que penaliza las consecuencias del consumo de carne para evitar que su producción masiva tenga efectos perniciosos para el planeta, de forma general y sin concretar nada en un sector tan grande y heterogéneo, ha sido un jarro de agua fría para los industriales de este negocio, que se ven atacados por todas las partes.

De un lado, las asociaciones ambientalistas mantienen continuas campañas sociales en contra del supuesto maltrato que se da en las granjas y mataderos; de otro lado, la tendencia a llevar un estilo de vida vegano y las alertas sobre los efectos perniciosos del consumo de carne golpean el negocio en su línea más débil, el comercio minorista. 

La ONU ha sido especialmente cuidadosa de no atacar directamente a la industria, sino que se ha limitado ha explicar las consecuencias que trae mantener una dieta como la que hasta ahora reina a nivel mundial.  En un país en el que el sector cárnico ocupa el primer lugar en la industria de alimentos y bebidas, esto supone un golpe fuerte para la economía nacional, que en 2018 significó el 2,2% del PIB español.  

La entidad ha venido a poner la guinda en un ámbito que se esfuerza cada día en demostrar que tiene procesos sostenibles y saludables, sin que su mensaje cale en la sociedad de una forma efectiva. Los datos del Ministerio de Agricultra demuestran que el consumo de carne está en declive y tan solo en una año se ha reducido en un 2,6%, según el informe anual que presenta la entidad. 

¿Cómo afrontará el sector esta cruzada?

La Asociación Nacional de Industrias de la Carne en España (Anice) afirma que las ventas de las carnes significaron un ingreso de 26.000 millones de euros en 2018. En un país con una dieta carnívora establecida, las grandes empresas tendrán que seguir luchando por mantener su imagen ante una creciente conciencia social que exige procedimientos más transparentes y con menor carga para el medio ambiente.

Fuentes de Interporc, la organización agroalimentaria del sector porcino, afirman que "en España se siguen las más estrictas regulaciones a nivel internacional" a la hora de producir alimentos carnívoros.  A lo que añaden que "siempre hay espacio para avanzar y mejorar estas medidas". 

Confirman que desde la entidad llevan a cabo actividades concretas para reducir el impacto ambiental y ecológico."El propio sector es muy autoexigente", remarcan. Interporc declara que "han reducido los niveles de amoniaco por cada kilo de carne en un 47% desde 1990 y desde 2007 han reducido las emisiones de metano en un 15%". 

Por su lado, las entidades ecologistas critican constantemente el consumo de productos animales. La WWF en su página web dice que "si todo el mundo viviese como un europeo, se necesitaría el equivalente a 2,7 planetas" para que sea sostenible. Estas afirmaciones, si bien ciertas, tienden a generalizar la idea de que solo con reducir el consumo de productos animales la problemática se soluciona, cuando los implicados son muchos. 

"No todo recae en la industria de las carnes". La organización se defiende así de los ataques generales que se hacen de la industria. "Se están desarrollando sistemas de producción y nuevas técnicas con un menor impacto ambiental, con el objetivo de una reducción progresiva de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero", informa la plataforma de Carne y Salud, en respuesta a la reciente publicación de la ONU.

A estos se le suman otras fuentes del sector que agregan que, pese a los constantes esfuerzos que se hacen por desmentir las generalizaciones, los informes masificados hieren a una industria que en su mayoría se acota a los estándares nacionales y de la Unión Europea.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios