Viernes, 20.09.2019 - 14:53 h
Los entresijos de su ascensión

Del equipo Sugus a Moncloa: Sánchez usó Whatsapp y Twitter para llegar al poder

Se habla de una resurrección, pero el presidente del Gobierno lleva desde 2014 utilizando una agresiva estrategia en las redes sociales.

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. EFE

Pedro Sánchez ha logrado su sueño de llegar a La Moncloa, pero el camino no ha sido sencillo. Detrás de su éxito político se encuentra el trabajo en la sombra de un equipo de asesores que le acompañan desde 2014 y que son su extensión en Internet. Y es que las redes sociales han sido trascendentales en la trayectoria del ahora presidente del Gobierno. El socialista se fijó en ellas mucho antes que se conociera la estrategia de Trump e impulsó su presencia rodeado de un grupo de fieles que conformaron el llamado 'equipo Sugus'. Ellos fueron el embrión de un proyecto liderado por un hombre que en cuestión de cuatro años ha pasado de ser un diputado raso que entró en el Congreso de rebote a vivir en la residencia presidencial.

Sánchez se dio cuenta en 2014 que las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) eran trascendentales para llegar al poder. Por eso encargó a su jefe de campaña en las primarias que ganó a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias que diseñara un equipo de expertos en redes sociales. El ahora senador José Cepeda (que apoyó tres años más tarde a Susana Díaz) conformó un equipo con Juanma Serrano, su ex jefe de gabinete; Maritcha Ruiz Mateos, su jefa de comunicación; Chunda, histórico colaborador de José Bono; Guzman Garmendia, experto en tecnología y que fue director general de Gobierno Abierto y Nuevas Tecnologías del Ejecutivo de Navarra; Cris Papín; el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ahora hombre fuerte del PSOE; el diputado extremeño César Ramos; la parlamentaria del "no es no" Sofía Hernanz; el alcalde de Jun, la catalana Teresa Cunillera...

Todos ellos formaron parte del 'equipo Sugus' debido a que se sentaban alrededor de una mesa con un cenicero lleno de estos dulces en el medio. Se reunían en el hotel Vincci Soho de Madrid o en las sedes del PSOE en los distritos de Tetuán y La Latina. Ahí arrancó, en silencio y sin ninguna publicidad, el proyecto del sanchismo que años más tarde le ha llevado a La Moncloa tras una moción de censura que ni ellos mismos esperaban.

Pero, ¿en qué consistía su campaña? Según explican a La Información varios miembros del equipo, lo que hicieron fue tejer una malla de contactos para difundir sus mensajes y alcanzar a un mayor número de personas. Fue el ejército de Sánchez, un grupo compacto de militantes o simpatizantes anónimos del PSOE que se dedicó a impulsar su figura. Utilizaron Whatsapp como motor, Facebook fue la red social que les hizo dispararse, Twitter (crearon el hashtag #AhoraPedro), la web del candidato, un canal de televisión propio donde se emitían cortes pequeños... Y consiguieron ganar gracias a esta estrategia global en Internet a la que algunos criticaron por ser spam político. Tan importante eran los mítines o los actos del partido como el trabajo soterrado para llegar a los móviles y tabletas de sus potenciales votantes.

Un asesor de Sánchez rememora que esa "estrategia en cascada" fue clave para llegar a todos los rincones de España. Funcionaban así: decidían el mensaje que querían difundir y primero lo distribuían a personas de confianza (por eso la base de datos que manejaron fue esencial). Este entorno lo replicaba a su vez a sus allegados a través de las diferentes redes sociales. En total, hubo 50 embajadores repartidos por todo el territorio nacional y llegaron a tener un escuadrón de mensajeros de hasta 4.000 anónimos. Las encuestas que se publicaban no les eran de gran interés, lo importante era llegar y calar. "La gente se fía más de una persona cercana que de una marca", por eso fue tan importante esa "estrategia en cascada".

"Las redes sociales han sido vitales y cruciales en la trayectoria de Pedro", explica un colaborador de Sánchez. Como ejemplo basta comprobar cómo ha crecido su cuenta de Twitter en número de seguidores: en 2013 tenía 5.000 followers y hoy cuenta con más de 850.000. El propio hoy presidente del Gobierno se implicó en ello y preguntaba todos los días si los mensajes estaban calando y qué alcance tenían. A modo de anécdota recuerda un antiguo asesor que el 9 de junio el equipo de Sánchez lanzó un mensaje en su Twitter felicitando a todos los murcianos por el día de su región. Él lo leyó y preguntó que por qué no felicitaban también a los riojanos, que también celebran su festividad el 9-N. Su equipo le tuvo que explicar que el tuit dirigido a La Rioja estaba programado para más tarde.

En el entorno del nuevo jefe del Ejecutivo ofrecen más datos curiosos. Por ejemplo, recuerdan cómo pensaron en grabar "un vídeo que llegara al corazón" de quienes lo vieran. Y así surgió: "¿Quién es ese tal Pedro Sánchez?" En él se puede ver a un compañero de Estudiantes, Barbara Durkop (viuda de Enrique Casas), una alumna de la facultad de Económicas... y su mujer, Begoña, relatando cómo le conoció. Todo ello con imágenes inéditas de joven y una fotografía con sus hijas en la playa cuando eran niñas (el matrimonio es muy férreo con la intimidad de las menores). También aparece, por cierto, la recién nombrada ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, demostrando la amistad que han tenido desde hace años.

Fue el vídeo que mejor funcionó de toda la campaña que llevó a Pedro Sánchez a la secretaría general del PSOE por primera vez. Hay otros, como algunos en los que se ve al presidente del Gobierno en su etapa de diputado raso subirse a la tribuna de oradores del Congreso. Su estilo sigue siendo el mismo:

Esta "estrategia en cascada" en Whatsapp, Facebook, Twitter y demás se sigue aplicando a día de hoy en el PSOE. "Sí, las redes sociales de Pedro Sánchez están pintadas" con esas decisiones que puso en marcha el equipo Sugus, confirman en su equipo. Cuando llegó a Ferraz en 2014 hizo lo mismo, lo repitió en la etapa del "no es no" a Rajoy que le llevó a presentar la renuncia a su escaño y ahora, una vez alcanzado su sueño de ser presidente del Gobierno, también piensa continuar en la misma línea. Le esperan por delante tres procesos electorales y quiere mantener al PSOE unido y cohesionado en torno a su figura. Atentos a sus redes sociales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios